Edición testing
1 de abril de 2020, 23:41:46
Informe Confidencial


En la estrategia de Josep Borrell y la UE, Nicolás Maduro y Luis Parra son figuras ilegítimas

Por Daniel Gómez

Daniel Gómez (ALN).- La Unión Europea tiene clara la estrategia: Sancionará a los responsables del golpe de Estado contra el Parlamento de Venezuela, y también presionará para que Nicolás Maduro se siente a negociar con Juan Guaidó. “Lo hemos hecho en el pasado en vano. Pero lo ocurrido con la directiva de la Asamblea Nacional exige esforzarnos todavía más”.


Josep Borrell vuelve a marcar la pauta de la política de la Unión Europea hacia Nicolás Maduro y Juan Guaidó, aunque esta vez lo hace como jefe de la diplomacia europea y no como canciller español, por lo que su voz cobra todavía más fuerza.

- “Se deteriora la situación en Venezuela”.

- “Por los ataques contra la Asamblea Nacional”.

- “Y porque hay un presidente ilegítimo [Luis Parra] que ha querido acceder al poder”.

- “Juan Guaidó es el presidente legítimo de la Asamblea”.

- “Y es el hombre al que seguimos apoyando” en Europa.

En la Eurocámara populares, socialistas, liberales y VOX condenan a Maduro y Luis Parra

Leer más

Borrell intervino este martes en el Parlamento Europeo. En el que se abordó el golpe de Estado contra la Asamblea Nacional. Un pleno en el que los grupos mayoritarios se cuadraron en apoyo a Juan Guaidó y en contra de Maduro.

De hecho, todos exigieron sanciones contra los responsables, y nombraron al autoproclamado Luis Parra como ilegítimo, siguiendo la pauta de Borrell. Se repite la misma historia que hace un año cuando Borrell, entonces como ministro de Asuntos Exteriores de España, señaló a Nicolás Maduro como un presidente ilegítimo y su voz fue seguida en Bruselas y el mundo.

Esta intervención de Borrell se produjo horas después de que Maduro, con toda la pompa, para demostrar que es el hombre del poder en Venezuela, presentara la Memoria y Cuenta de 2019. Le acompañaron militares y diplomáticos afines, pero hay un detalle clave: hizo el acto en la Asamblea Nacional Constituyente, también considerada ilegítima, y no en la Asamblea Nacional, el Parlamento que intentó asaltar sin éxito.

A partir de estos puntos la ruta de la Unión Europea es clara:

- “Necesitamos medidas contra los que ponen en peligro la democracia de Venezuela”.

- “Medidas que no afecten a los venezolanos”.

- “Pero también necesitamos vías constructivas para resolver el conflicto”

- “Tenemos que seguir contribuyendo para encontrar un espacio para negociar y dialogar”.

“La solución sólo puede salir de una negociación”. Una negociación que como explicó Borrell, requiere del apoyo de toda la comunidad internacional. De ahí que vaya a movilizar al Grupo de Contacto Internacional liderado por la UE, pero en el que también participan países latinoamericanos como Ecuador, Bolivia y Costa Rica. Y también al gobierno de Noruega, que por un tiempo facilitó una negociación entre Maduro y Guaidó, frustrada también por la falta de apoyo internacional, así como por las maniobras del régimen para ganar tiempo.

“El pueblo necesita más esfuerzos a favor de elecciones democráticas y libres. Lo hemos hecho en el pasado en vano. Pero lo ocurrido con la directiva de la Asamblea Nacional exige esforzarnos todavía más”, apuntó Borrell.

Sobre la negociación, el jefe de la diplomacia europea también fue claro con los objetivos:

- “Hay que restaurar las instituciones democráticas”.

- “Estas son la Asamblea Nacional y la junta electoral”.

- “Seguiremos haciendo un esfuerzo para que haya elecciones libres, democráticas y presidenciales”.

Este último punto es clave. La UE seguirá insistiendo este domingo en que haya elecciones presidenciales. Ahora, a diferencia de lo que ocurrió en el pasado, contará con el respaldo de Washington, decidido tras la marcha de John Bolton a una negociación entre Guaidó y Maduro. Una negociación, la planteada por EEUU, que comparte los mismos puntos que defiende Josep Borrell. Y los mismos puntos que Guaidó dejó sobre la mesa en la negociación en Barbados que paralizó Nicolás Maduro. Allí Guaidó hablaba de un gobierno de unidad, un nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE) y elecciones en menos de un año. Noruega también apoyaba esos puntos, y como dijo al diario ALnavío Benedicte Bull, directora de la Red Noruega de Investigación sobre Latinoamérica, si EEUU, la UE y las partes en Venezuela se ponen de acuerdo, el gobierno de Oslo plantearía una nueva negociación.

ALnavío - Noticias de ida y vuelta - .  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  alnavio.com