alnavio.com

Los padres fundadores de EEUU no aceptarían ni a Obama ni a Trump

Antonio José Chinchetru (ALN). La Declaración de Independencia de EEUU no es solo uno de los documentos políticos más transcendentales de la Historia. Es un texto único y sorprendente en su forma liberal de entender el poder, del que los diferentes inquilinos de la Casa Blanca se han ido alejando cada vez más.
Foto: Wikimedia Commons
Ampliar
Foto: Wikimedia Commons
El llamado Segundo Congreso Continental, donde estaban representadas las poblaciones de las 13 colonias, aprobó el 4 de julio de 1776 uno de los documentos políticos más trascendentales de los últimos siglos. John Hancock fue el primero de los 56 signatarios que estamparon su firma en la Declaración Unánime de los trece Estados unidos de América, más conocida simplemente como Declaración de Independencia de EEUU. Se trata de un texto innovador, y en numerosos aspectos único todavía hoy.

La Declaración de Independencia estadounidense es posiblemente el texto más liberal de este tipo que se haya escrito jamás. Recorta como ningún otro, incluso mucho más que la propia Constitución de Estados Unidos (aprobada en 1787), el poder que puede ejercer el Gobierno. De hecho, desde entonces, los sucesivos Ejecutivos de la actualmente mayor potencia mundial se han ido alejando progresivamente de los principios y valores contenidos tanto en uno como en otros documentos fundacionales del país. No solo eso, el discurso nacionalista de Donald Trump entra en diversos puntos en clara contradicción con lo firmado aquel 4 de julio.

Independentismo no nacionalista

Uno de los aspectos más llamativos de este documento es que se señala la existencia de un “pueblo” y una “patria”, pero nunca de una “nación”. Dicho término, que está presente prácticamente en la totalidad de las declaraciones de independencia firmadas desde el siglo XVIII, no aparece en ninguna ocasión en el texto aprobado por el Segundo Congreso Continental. Es más, tampoco lo hace en la Constitución de Estados Unidos de once años después. En esta Carta Magna tan solo figuran dos referencias a la “milicia nacional”.
La Declaración de Independencia estadounidense es posiblemente el texto más liberal de este tipo que se haya escrito jamás

Pero la Declaración estadounidense no es solo única por tratarse de un texto independentista no nacionalista. A diferencia de la mayor parte de textos similares aprobados en otros lugares, muchos de los reproches que se hacen al poder del que se quieren independizar no hacen referencia a la violación de supuestos derechos colectivos, sino a la conculcación de libertades individuales. Presenta una “crónica de repetidas injurias y usurpaciones”, por parte del Rey, “todas ellas dirigidas al establecimiento de una tiranía sobre estos estados”.

Esa lista de agravios no solo se refiere a las medidas contra los representantes de los Estados y sus leyes. También incide mucho en las acciones tomadas contra los individuos. Alguna de ellas se le podría reprochar a Donald Trump, aunque también a otros presidentes como a Barack Obama (que expulsó del país a tres millones de “sin papeles”), Bill Clinton o cualquiera de los Bush. En concreto, se recrimina al monarca británico que haya “obstaculizado las Leyes de Naturalización de Extranjero” y que se haya negado a “aprobar otras que alienten la inmigración”.

Una defensa del libre comercio internacional

La Declaración de Independencia de EEUU es un texto innovador y único todavía hoy / Wikimedia Commons La Declaración de Independencia de EEUU es un texto innovador y único todavía hoy / Wikimedia Commons

En 2017 el presidente de Estados Unidos apuesta por el proteccionismo económico. En 1776, los “padres fundadores” reprochaban al monarca que obstaculizara “nuestro comercio con otras partes del mundo”. Además, en ese listado de agravios que hacían del Rey de Inglaterra un tirano, había uno que conectaba directamente con las ideas del español Juan de Mariana (1536-1624), al que muchos de ellos habían leído. Se referían en concreto a la subida de impuestos sin consentimiento de los representantes de los ciudadanos. No falta, además, el rechazo a la presencia de contingentes militares en tierras de Estados Unidos. De hecho, la idea con la que fundaron el país es que éste nunca tuviera un ejército permanente.

Otra novedad, para aquel momento, es que rompe con la idea de que un gobernante puede ser legítimo tan solo por causas hereditarias o el uso de la fuerza. En la primera parte del texto se sostiene que los poderes de los gobiernos han de derivar “del consentimiento de los gobernados”.

La Declaración Unánime de los trece Estados unidos de América es, en definitiva, un texto político y jurídico único en su tipo. Da más importancia que cualquier otro a la libertad individual y establece las bases de cuándo un gobierno ha de ser considerado tiránico. La cuestión es que la mayor parte de los Ejecutivos actuales, de Estados Unidos y de cualquier otro país, lo tendrían muy difícil para contar con el visto bueno de los 56 firmantes de lo aprobado en Filadelfia aquel 4 de julio de 1776.

@chinchetru

Antonio José Chinchetru

Periodista en Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.