alnavio.com

El presidente de Telefónica reivindica el peso de América Latina en las cuentas de la compañía

lunes 19 de junio de 2017, 16:00h
Daniel Gómez (ALN).- José María Álvarez-Pallete conoce Latinoamérica a la perfección. La región aportó 6.540 millones de euros en el primer trimestre de 2017. La importancia va, sin embargo, más allá de lo económico. No hay discusión en el mundo de las telecomunicaciones en la que Telefónica no tenga algo que decir.
José María Álvarez-Pallete ocupó el cargo que le cedió el anterior presidente, César Alierta / Foto: Telefónica
Ampliar
José María Álvarez-Pallete ocupó el cargo que le cedió el anterior presidente, César Alierta / Foto: Telefónica

La internacionalización es una prioridad para los grandes grupos españoles. El último en ratificarlo fue Telefónica. Su presidente, José María Álvarez-Pallete, destacó este domingo en una entrevista con el periódico El País que buena parte del éxito cosechado por la multinacional se ha producido gracias a la expansión del negocio, en especial hacia Latinoamérica. “Telefónica no sería lo que es hoy si no se hubieran hecho las inversiones que se hicieron en su momento en América Latina”, afirmó.

Telefónica opera en casi toda la región: Brasil, Argentina, Chile, Colombia, México, Uruguay, Ecuador, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, El Salvador y Venezuela. Una suma de negocios que, según el informe de cuentas del grupo relativo al primer trimestre de 2017, aportó 6.450 millones de euros (7.418 millones de dólares). Más que ningún otro mercado.

La primera vez que Telefónica traspasó fronteras fue en 1988. Pero no fue sino hasta la llegada de César Alierta, en 2000, cuando la internacionalización tuvo un peso destacado. Hoy no hay discusión en el mundo de las telecomunicaciones en la que el grupo no tenga algo que decir.

La senda que eligió Alierta convirtió a Telefónica en un actor global de referencia. El triunfo no lo cosechó solo: contó con el apoyo de José María Álvarez-Pallete. El hombre al que unos años después cedió la presidencia había dirigido por nueve años la filial de América Latina y por otros cuatro la europea.

Brasil es el primer mercado de Telefónica

En estos momentos, Brasil se presenta como un destino clave para el grupo de Álvarez-Pallete. “Telefónica fue la única compañía de telecomunicaciones que creció cuando las cosas no iban bien”, dijo el presidente en declaraciones recogidas por el diario ALnavío durante la presentación de los resultados del primer trimestre.

América Latina aportó 6.450 millones de euros en el primer trimestre de 2017 / Foto: Telefónica

Telefónica lidera el mercado brasileño de las telecomunicaciones con casi 100 millones de clientes. Sobrevivieron a la crisis con inversiones y beneficio. En 2016, el peor año que recuerda el país fruto de la recesión, turbulencias políticas y la caída del gigante Odebrecht, la compañía creció un 22,6% y registró beneficios de 1.255 millones de euros (1.319 millones de dólares).

La tendencia continuó en 2017. Brasil fue el primer mercado en las cuentas de Telefónica del primer trimestre. Logró un beneficio de 3.165 millones de euros (3.639 millones de dólares), superando el obtenido en España: 3.066 millones de euros (3.526 millones de dólares). Habrá que ver cómo afecta en el semestre el escándalo de corrupción que pone en jaque la continuidad del presidente Michel Temer y el crecimiento económico de la nación. Mientras tanto, Álvarez-Pallete reitera confianza. Véase lo que subrayó en la entrevista de El País:

-Hemos invertido casi 65.000 millones de euros, lo que nos coloca como primer inversor del país. En mitad de la crisis brasileña, cuando el PIB [Producto Interior Bruto] caía un 3%, nuestra compañía creció en ingresos y compramos GVT [Global Village Telecom], invirtiendo 7.500 millones de dólares. Lo que vemos, es que hay incertidumbres políticas y situaciones como las hay en muchas partes del mundo. Pero, como economía, lo que ha hecho Brasil en los últimos 20 años es muy importante y la naturaleza de nuestra inversión es de muy largo plazo.

Ganar posiciones en México

Telefónica también es un actor protagonista en Argentina, Chile y Perú. Ahora quiere serlo en México, pues el mercado permite la competencia ante América Móvil, el conglomerado dirigido por Carlos Slim. “El entorno regulatorio en México ha cambiado, se han producido asimetrías que yo creo que eran importantes para poder crecer. Éramos una compañía muy de prepago, y tenemos que evolucionar a ser una compañía más de pospago, es decir, más de contrato”, dijo Álvarez-Pallete en la entrevista.

La gestión de Telefónica en Venezuela es “espectacular”, según Álvarez-Pallete

El negocio de la multinacional en Latinoamérica, sin contar Brasil, se incluye en las cuentas del grupo en el apartado de Hispanoamérica. La región aportó 3.285 millones de euros (3.680 millones de dólares) hasta marzo.

Por otro lado, está Venezuela. Telefónica sigue funcionando a pesar del colapso político y económico. La inflación supera el 700% y podría superar el 2.000% en 2018, según el Fondo Monetario Internacional (FMI). Con estos dígitos, ofrecer una lectura nítida resulta imposible y en los informes del grupo ocupa un lugar irrelevante.

Sin embargo, tal como declaró Álvarez-Pallete a El País, la idea de Telefónica es aguantar. “En Venezuela hemos aguantado. Tenemos, desde mi punto de vista, la mejor compañía de telecomunicaciones del país. En moneda local, más allá de los efectos inflacionarios, crecemos muy fuertes. Nos gustaría que las restricciones que tenemos de incorporar equipos o terminales fueran menores pero la operación en sí en Venezuela, desde el punto de vista de gestión, es espectacular”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de ALnavío - Noticias de ida y vuelta -

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.