alnavio.com

Las sanciones de Estados Unidos contra Venezuela apuntan al corazón de la economía

martes 01 de agosto de 2017, 13:00h

Redacción (ALN).- Las posibles multas del gobierno de Donald Trump al petróleo de Venezuela supondrían un salto cualitativo por parte de Washington, que según expertos, podría dar el golpe de gracia y acercar a PDVSA “a un default financiero”. El 40% del crudo venezolano tiene como destino EEUU.

Casi el 40% del petróleo venezolano tiene como destino EEUU / Foto: PDVSA
Ampliar
Casi el 40% del petróleo venezolano tiene como destino EEUU / Foto: PDVSA

El gobierno de Donald Trump podría elevar esta semana la presión a Venezuela tras el voto de la Asamblea Constituyente del domingo con sanciones al corazón de la economía suramericana, el petróleo, que supone el 92% de sus exportaciones y de las que casi el 40% tiene como destino Estados Unidos.

“Continuaremos tomando acciones firmes y rápidas contra los arquitectos del autoritarismo en Venezuela, incluidos los que participan en la Asamblea Nacional Constituyente como resultado de la defectuosa elección de hoy”, indicó en un comunicado, recogido por la agencia EFE, la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert.

De momento, el embargo petrolero no está sobre la mesa, pero sí otras acciones más específicas que afectarían a la importación de crudo venezolano, sanciones a ejecutivos de la compañía estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) o el bloqueo parcial del acceso al sistema financiero de EEUU. Los expertos señalan como más probable el primer escenario, mediante la limitación de la compra de petróleo venezolano.

EEUU ha impuesto varias rondas de sanciones, pero todas individuales a funcionarios venezolanos

La creciente producción nacional en EEUU, gracias a la expansión en los últimos años del fracking o fracturación hidráulica, ha aliviado la tradicional dependencia del crudo venezolano y ha dado más margen de maniobra a Washington en este sentido. Actualmente, compra cerca de 750.000 barriles diarios de Venezuela, lo que supone alrededor del 8% del total de importaciones y es casi la mitad de lo que hacía una década atrás.

Para el gobierno del presidente Nicolás Maduro, que enfrenta una prolongada recesión y una inflación que se prevé supere el 700% este año, supondría un grave quebradero de cabeza, ya que tendría enormes dificultades para compensar esta pérdida de ingresos.

El principal problema para Caracas, que produce unos dos millones de barriles de petróleo diarios (bpd), es que casi el 40% que va a EEUU es de lo poco rentable y genera las necesarias divisas internacionales para financiar la “revolución bolivariana”.

 Las sanciones de EEUU al crudo venezolano supondrían un grave quebradero de cabeza para Maduro / Foto: PDVSA

“500.000 bpd van a pérdida en el mercado interno, 500.000-650.000 bpd van a pago de deudas con China, Rusia y socios de las empresas mixtas, y cerca de 100.000 bpd son todavía enviados con subsidios y financiados a Cuba y Petrocaribe”, señaló a EFE Francisco Monaldi, profesor de Políticas de Energía de la Universidad Rice de Texas.

Como resultado, Monaldi subrayó que solo “unos 800.000 bpd generan caja, que en su mayoría van al mercado estadounidense”, por lo que “aún en el mejor escenario, el flujo de caja se vería dramáticamente afectado” en PDVSA.

Subiría el precio de la gasolina en EEUU

Dada la estrecha e histórica relación petrolera entre EEUU y Venezuela, la economía estadounidense también registraría efectos negativos, especialmente en la costa del Golfo de México donde varias refinerías están diseñadas para procesar el característico petróleo ultrapesado venezolano, aunque los efectos serían menos abruptos.

“EEUU puede encontrar fácilmente sustituto para el crudo venezolano, pero a más alto costo, de Canadá, México, Colombia y el Golfo Pérsico, por lo que subiría ligeramente la gasolina y caerían los márgenes de los refinadores”, explicó Monaldi. Precisamente, la pasada semana, la asociación de Productores Estadounidenses de Combustible y Petroquímicos envió una carta al gobierno de Trump advirtiendo las consecuencias y el posible alza de los precios para los consumidores.

El principal problema para Caracas es que casi el 40% del petróleo venezolano va a EEUU

En una carta, Chet Thompson, presidente de este grupo, afirmó que las sanciones al sector energético de Venezuela probablemente “dañen a los negocios y consumidores estadounidenses, a la vez que fallen a la hora de encarar los muy reales problemas en Venezuela”.

Otra opción son las medidas directas contra ejecutivos de PDVSA, o incluso la prohibición de acceso parcial al sistema financiero estadounidense. Hasta ahora, EEUU ha impuesto varias rondas de sanciones, pero todas individuales y específicas a funcionarios del Gobierno venezolano, como las de la semana pasada a 13 altos cargos y ex altos cargos por abusos de derechos humanos, corrupción y acciones para minar la democracia.

Apuntar al petróleo supondría un salto cualitativo por parte de Washington, que podría dar el golpe de gracia y acercar a PDVSA a “un default (suspensión de pagos) financiero”, concluyó Monaldi.

Redacción

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de ALnavío - Noticias de ida y vuelta -

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.