alnavio.com

Evo Morales pide en Twitter el mar para Bolivia y el poder eterno para él

Alonso Moleiro (ALN).- Muy activo en las redes durante estos meses, en su empeño de obtener un nuevo período presidencial en Bolivia con ayuda del Tribunal Constitucional, Evo Morales parece haber fracasado en su último intento, el de las elecciones judiciales. En Twitter, Morales sigue recordando a Fidel Castro, a Hugo Chávez, pidiendo una salida al mar para Bolivia y fustigando a sus adversarios políticos del pasado y del presente.
Evo Morales parece no acusar recibo de la derrota en las elecciones judiciales / Flickr: Sebastián Baryli
Ampliar
Evo Morales parece no acusar recibo de la derrota en las elecciones judiciales / Flickr: Sebastián Baryli

Aunque, en líneas generales, el “kilometraje” de su cuenta personal de Twitter no reporta demasiada actividad, Evo Morales, presidente de Bolivia, está por estos días muy activo en las redes.

Morales había estado promoviendo con todas sus fuerzas la movilización de sus copartidarios para elegir a los nuevos miembros del Poder Judicial mediante el voto popular -inusual figura de la arquitectura democrática, que Morales no se cansa de ponderar positivamente-; a partir de allí, tendría el camino allanado para aspirar a un nuevo mandato presidencial. Esto decía hace muy poco, antes de conocer el veredicto popular.

Las cosas, sin embargo, no le han salido como esperaba al líder indígena: atendiendo el llamado de la oposición, la mayoría de los bolivianos, más del 50%, ha decidido votar nulo en esta inusual consulta, y la palanca de velocidades para extender su presencia en el poder, por consiguiente, se le ha complicado a Morales. El mandatario boliviano parece no acusar recibo del veredicto.

Imbuido por completo, como ha estado, en las gestiones para desmalezar el camino a una nueva reelección presidencial, Morales ha tenido en su cuenta varios flancos discursivos abiertos. Dardos a los sectores conservadores chilenos, a quienes acusa de conspirar contra el acceso boliviano al mar; invectivas al Gobierno de Estados Unidos, que le está objetando este discutible nuevo intento por prolongar su mandato; y señalamientos a sus adversarios políticos, a Tuto Quiroga y Jaime Paz, a quienes responsabiliza de los males que han aquejado a Bolivia durante estos años.

En la cuenta, Morales dedica algunos tuits a sus aliados políticos, conmemorando efemérides que soplen a su favor. Morales ha decidido obrar con responsabilidad fiscal y ha permitido respirar al sector privado, con lo cual, paradójicamente, ha regalado a su país varios años de inusual estabilidad y crecimiento económico. Las solidaridades automáticas y las afiliaciones en el terreno simbólico, sin embargo, cuentan mucho para este dirigente político y sindical empeñado en lucir ese peinado de los tiempos del Festival Internacional de la OTI.

De forma pretendidamente pedagógica, Morales conmemora sus efemérides. Las postales de familia con sus amigos. Por ejemplo, el desembarco desde México del yate “Granma”, que dio inicio a la guerra que abrió las puertas al poder a Fidel Castro, en 1956.

O recuerda el fracaso del paro petrolero que sectores opositores organizaran en contra de Hugo Chávez, en 2002.

Originario, popular, étnico. Quien lo escuche hablar y no lo conozca podría presumir erróneamente que no sabe dónde está parado. A diferencia de algunos de sus predecesores, Evo Morales ha resultado un hueso muy duro de roer en Bolivia: ha podido combinar de manera plausible la concreción de algunos resultados económicos y sociales objetivos, sin dejar de lucir su identidad antiyanqui e indigenista.

Los bolivianos, sin embargo, parecen prevenidos ante esta obsesión de Morales por seguir gobernando. El discurso en torno a “nacionalizar la justicia”, para salvar a los jueces de los conciliábulos neoliberales, no lo ha salvado a él de una derrota en las urnas. Una nueva derrota, pues ya el año pasado había “besado la lona” cuando quiso plantearle a sus compatriotas la posibilidad de un nuevo período constitucional, aunque luego el Tribunal Constitucional le allanara el terreno. Veremos qué pasa.

Alonso Moleiro

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.