alnavio.com

Andrónico Luksic reclama 113 millones de euros invertidos en Banco Popular

lunes 19 de marzo de 2018, 18:45h

Redacción (ALN).- Aeris Invest, del chileno Andrónico Luksic, ha reclamado formalmente al Banco Santander la devolución de más de 113 millones de euros invertidos en el Popular antes de sus absorción por la entidad de Ana Botín.

El Grupo Luksic reclama formalmente 13 millones invertidos en el Popular / Foto: Canal Youtube Andrónico Luksic
Ampliar
El Grupo Luksic reclama formalmente 13 millones invertidos en el Popular / Foto: Canal Youtube Andrónico Luksic

El magnate chileno Andrónico Luksic, propietario del Grupo Luksic, ha reclamado formalmente al Santander más de 113 millones de euros invertidos en acciones de Banco Popular a través de Aeris Invest, que resultaron amortizadas tras la resolución de la entidad el pasado 7 de junio, según ha informado la agencia EFE. En una nota de prensa, la sociedad, que en el momento de la operación era titular del 3,45% de los títulos del Popular, expone que el Santander “obtuvo un enriquecimiento injusto en la compra” del banco por el precio simbólico de un euro, y lo acusa de incurrir en “abuso de derecho y competencia desleal”. A través de una carta dirigida a la presidenta del grupo financiero, Ana Botín, Aeris Invest insta al desembolso de dicha cantidad más intereses legales o a una “solución alternativa satisfactoria” como paso previo a un posible inicio de acciones civiles “y de toda índole”. Un procedimiento que, señala, discurriría en paralelo a los ya interpuestos por el vehículo inversor del Grupo Luksic contra el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) en la Audiencia Nacional española y la Junta Única de Resolución (JUR), organismo comunitario del que partió la decisión, ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE). En la misiva sostiene que la compraventa “no se ajusta a la legalidad vigente ni al derecho comunitario en el que se pretende amparar la JUR”, afirmación que ampara en análisis encargados la propia Aeris Invest tanto de la información pública disponible desde el comienzo del proceso, como de la versión no confidencial de la valoración provisional realizada por Deloitte. De todo ello deduce una “actuación que se traduce en un enriquecimiento injusto, un abuso de derecho y una competencia desleal, consentida, conocida e instrumentalizada en beneficio del Banco Santander”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios