alnavio.com

LO MEJOR DE 2018

La cuenta de Twitter de Yoani Sánchez es un desafío permanente a la censura en Cuba

domingo 30 de diciembre de 2018, 12:00h
Alonso Moleiro (ALN).- La periodista y luchadora social Yoani Sánchez ofrece en las redes una excelente panorámica de la cotidianidad cubana con sus altas, bajas y matices. Expone una realidad deslastrada de las consignas, la obediencia debida, el ceremonial impuesto y la opacidad informativa de los medios oficiales, controlados todos por la censura del Partido Comunista de Cuba.
Yoani Sánchez cuenta lo que ocultan los medios oficiales cubanos / Flickr: Casa de América
Ampliar
Yoani Sánchez cuenta lo que ocultan los medios oficiales cubanos / Flickr: Casa de América

Acaso una de las usuarias de la red más conocidas en Occidente, Yoani Sánchez es periodista y activista de derechos humanos y tiene 768.000 seguidores en Twitter. Sánchez vive en Cuba, dirige el portal 14 y medio, y casi a diario, junto a muchos de los compañeros de causa, tiene que lidiar con el talante represivo y la vocación para censurar del gobierno cubano.

Esta cuenta de Twitter está dominada por la foto de un vecindario de la ciudad de La Habana, donde reside, ejerciendo un contrapunto cotidiano ante el cerco de silencio que ejerce en ese país el Partido Comunista de Cuba. Su labor cotidiana, tesonera, persistente, la pasión por contar lo que sucede, más allá de lo políticamente conveniente, le ha merecido varios reconocimientos y la admiración de muchas personas, dentro de Cuba y en la comunidad internacional.

Los comentarios de Sánchez se constituyen en un excelente parámetro para palpar los matices de la controvertida realidad política y social cubana de hoy, a más de un año de la muerte del patriarca Fidel Castro.

En el tiempo reciente, el régimen cubano ha aflojado algunas tuercas dentro del hermético entramado legal del comunismo, sobre todo en materia económica, pero también, al mismo tiempo, orquesta duros embates en contra de la disidencia social organizada. Las subidas y bajadas de la marea represiva se pueden palpar en los tuits de Sánchez. Su labor cobra un valor agregado especial cuando reparamos en que el oficio se ejerce dentro de las entrañas mismas del monstruo. Sánchez trabaja y cuestiona el sistema dentro de Cuba, circunstancia que hace unas dos o tres décadas a cualquiera le hubiera resultado casi imposible.

Sánchez informa y comenta los hechos que ocurren en todo el planeta, procurando evidenciar, habitualmente, aquellos costados de la noticia que al Gobierno cubano le interesa orientar a su manera.

Pero también pone con mucha frecuencia el dedo en la llaga de los acuciantes problemas sociales cubanos, esos que irritan a la nomenklatura comunista, que en todo momento procura esconderlos y evadirlos.

Este tuit de carácter informativo describe muy bien la pequeña metamorfosis que se observa en la fisiología interna del comunismo cubano en relación con el resto de la sociedad. Sobre todo si la comparamos con la existente en tiempos de la Guerra Fría.

El teatro de operaciones de Sánchez no es el exilio. Parece sembrada en su país, en la capital, semana a semana y año tras año, viendo pasar las tormentas y desplegando vigor y fortaleza ante la adversidad. Su ojo y su testimonio, por lo demás, nos permiten actualizarnos con los vaivenes cubanos, escapando también del prejuicio y los estereotipos de aquellos que siguen juzgando la vida de Cuba desde el extrarradio. Sánchez lleva adelante una encomiable labor cumpliendo con uno de los deberes elementales del periodismo: contar las cosas tal y como vienen, sin caer en la tentación de colocar a los hechos un adjetivo de apellido.

Alonso Moleiro

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de ALnavío - Noticias de ida y vuelta -

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.