alnavio.com

Los “16 de Lima” ya avanzan para imponer sanciones a Nicolás Maduro

martes 17 de abril de 2018, 13:00h
Ernesto J. Tovar (Lima/ALN).- A la par de la impostergable ayuda humanitaria para millones de venezolanos dentro y fuera de su país, las cancillerías de los 16 países que suscribieron la ‘Declaración sobre Venezuela’ contra Nicolás Maduro y su gobierno estudian cómo concretar sanciones que ayuden al pueblo venezolano a promover un cambio en la situación del régimen chavista-madurista.
16 países suscribieron la 'Declaración sobre Venezuela' / Foto: Cancillería Perú
Ampliar
16 países suscribieron la 'Declaración sobre Venezuela' / Foto: Cancillería Perú

En la Cumbre de las Américas en Lima, Perú, la retórica de los vecinos de Venezuela contra el gobierno de Nicolás Maduro subió exponencialmente el tono.

Un total de 16 países, incluyendo Estados Unidos, decidieron suscribir una declaración donde desconocen a la Asamblea Constituyente de Maduro y reconocen a la Asamblea Nacional elegida en 2015 y de mayoría opositora, como única legítima; donde llaman al chavismo a realizar elecciones libres y democráticas; donde piden que la OEA y otros entes promuevan el regreso a la democracia en Venezuela; y donde también manifiestan su apoyo a que se “amplíen y fortalezcan medidas para restablecer la democracia en el país caribeño”.

Y de acuerdo con lo expresado por varios mandatarios, el Grupo de Lima y EEUU ya están envueltos en articular nuevas decisiones y sanciones, según fuentes diplomáticas que tuvieron reuniones con los cancilleres y que conversaron con ALnavío.

“Todos los países” están estudiando cómo tomar acciones sobre Venezuela, indicaron las fuentes, lo que tendría consonancia con lo manifestado por el presidente peruano, Martín Vizcarra, al término de la Cumbre en Lima: “están en estudio las medidas que puedan llevar a un cambio de la actitud de las autoridades en Venezuela”.

En la capital peruana la Cumbre de presidentes fue el marco de una intensa actividad política y de cabildeo. Las reuniones se sucedieron entre diplomáticos de Estados Unidos, el senador por Florida Marco Rubio, el vicepresidente estadounidense Mike Pence, las cancillerías de Chile y Argentina, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, y los activistas de derechos humanos y líderes opositores venezolanos, como Julio Borges, Antonio Ledezma, David Smolansky, Carlos Vecchio y Tamara Suju.

Los mismos protagonistas tuvieron varios foros y reuniones públicas donde se denunció la pretensión de Nicolás Maduro de seguir adelante con unas elecciones que desconocen la Unión Europea y el Grupo de Lima (Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú) más Bahamas, Guyana, Santa Lucía y Estados Unidos.

De esas reuniones se conoció, según miembros de la delegación venezolana, que Argentina y Chile serían la punta de lanza de esa ofensiva diplomática contra Maduro y su régimen, en favor de los venezolanos.

El presidente chileno Sebastián Piñera fue consultado sobre esto directamente en la Cumbre, a lo que respondió que se había “conversado con muchos de los presidentes” y que se estudiaban “nuevas acciones” para avanzar en la recuperación democrática de Venezuela.

Y el cariz de esas acciones pareciera ya haberse definido por las palabras del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, quien dijo en la plenaria de la Cumbre que “hemos sido y seguiremos siendo generosos con el pueblo venezolano, pero seremos implacables con su régimen represor que tanto daño nos está haciendo a la región”.

La ayuda también viene por la vía económica, pues los 16 millones de dólares que anunció Estados Unidos serán el primer aporte para un fondo regional

La ayuda también viene por la vía económica, pues los 16 millones de dólares que anunció Estados Unidos a través de la Agencia para el Desarrollo Internacional (conocida como USAid) serán el primer aporte para un fondo regional, según indicaron las fuentes consultadas, que ayudará a paliar la situación de cientos de miles de emigrantes venezolanos que huyen por tierra, y que por ejemplo, han colapsado los servicios públicos en ciudades como Cúcuta en Colombia, o en el estado Roraima en Brasil, ambos en la frontera terrestre con Venezuela.

Según el Grupo de Lima, al menos dos millones de venezolanos han salido del país por la extrema crisis humanitaria, con falta de alimentos y medicinas, provocada por el ruinoso modelo económico chavista, que al cierre de 2018 habrá destruido la mitad del PIB venezolano en apenas seis años, y que según previsiones del FMI tendrá una inflación de 13.000% al cierre del año.

La subida de los precios ya fue de 2.400% en 2017, lo que ha vuelto inaccesibles muchos bienes y servicios, incluyendo alimentos básicos, lo que se ha reflejado en que 64% de los venezolanos, en promedio, han perdido 11 kilos de peso en el último año.

Elecciones o embajadores

Otro aspecto fundamental de lo discutido en Lima son las elecciones convocadas por el régimen venezolano para el próximo 20 de mayo.

Con las principales figuras opositoras, como Leopoldo López, Henrique Capriles o Antonio Ledezma presos, inhabilitados o en el exilio, el gobierno de Nicolás Maduro (cuya aprobación ronda 25% y el rechazo llega a 75%) diseñó un proceso electoral a su medida, con la ‘oposición’ más cómoda que pudo conseguir, en la figura del exgobernador del estado Lara, Henri Falcón, un disidente del chavismo, que ha tratado de posicionarse como una tercera vía en la polarización entre el madurismo y la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática que, valga destacar, fue ilegalizada bruscamente por el árbitro electoral.

En este escenario los países del Grupo de Lima, capitaneados por Perú, Chile, Colombia, y Argentina, más Estados Unidos, fueron explícitos en señalar que el evento electoral de mayo en Venezuela será desconocido por la comunidad internacional.

Otro aspecto fundamental de lo discutido en Lima son las elecciones convocadas por el régimen venezolano para el próximo 20 de mayo

“Ningún país ni ninguna persona que realmente se compromete con los valores y principios democráticos puede reconocer una elección que no está siguiendo las reglas básicas de una elección democrática“, dijo el presidente chileno.

Santos, por su parte, no se guarda munición contra Maduro ahora que ya está presto a dejar el poder en Bogotá. “Un régimen que se quiere perpetuar en el poder convoca a unas elecciones que deben ser desconocidas. No reconocemos elecciones maquilladas por una dictadura”, dijo el mandatario colombiano al participar en la plenaria de la Cumbre.

Para el excanciller y abogado peruano Luis Gonzales Posada, en declaraciones para ALnavío, hay que “destacar la voluntad de no reconocer las elecciones si se llevan a cabo”.

Enumera que ya son 16 los países firmantes de la ‘Declaración sobre Venezuela’, “y podrían ser más”, que desconocerían las elecciones y la eventual permanencia de Maduro en el poder.

“Esto tendría que llevar al retiro de los embajadores” de estos países, lo que “dejaría al Gobierno venezolano en la ilegitimidad internacional”.

A ello añade que también debe contarse el rechazo de los 28 de la Unión Europea, más los siete europeos no comunitarios.

“Estaríamos hablando de casi 50 países”, que le darían la espalda a Maduro y su régimen, acusado de violar derechos humanos y por lo cual la Corte Penal Internacional ha recibido denuncias y ha abierto una investigación preliminar (Leer más: La Fiscal de La Haya se toma en serio las denuncias de Luisa Ortega Díaz contra Nicolás Maduro).

“La Cumbre ha sido una enorme derrota para Maduro, que cada día está más aislado, más repudiado. Los 16 países además no reconocen los actos de la Asamblea Constituyente (ni los contratos públicos que deben examinarse por ley en el Parlamento legítimo), así que es una derrota en todos los sentidos. Y su única respuesta como siempre ha sido el insulto”, concluye Gonzales.

Ernesto J. Tovar

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de ALnavío - Noticias de ida y vuelta -

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.