alnavio.com

Así es el empresario que sobrevivió a un accidente de avión y al régimen de Daniel Ortega

lunes 02 de julio de 2018, 14:00h
Daniel Gómez (ALN).- En 1989, un Boeing 727 destino Honduras se estrelló poco antes de aterrizar. De los 158 pasajeros, sólo sobrevivieron 10. Dos de ellos eran de las personas más influyentes de Nicaragua, los magnates Carlos Pellas Chamorro y su esposa Vivian Pellas. Se recuperaron de la catástrofe y consolidaron un imperio que el régimen de Daniel Ortega quiso arrebatarles en los años 80. Hoy la historia transcurre por otros derroteros.

Carlos Pellas Chamorro sobrevivió a un trágico accidente aéreo y también al régimen de Daniel Ortega en Nicaragua.

El propietario del Grupo Pellas, uno de los conglomerados empresariales más poderosos de Centroamérica, se salvó en la catástrofe de la aerolínea hondureña SAHSA, en 1989. El avión, un Boeing 727, se estrelló poco antes de aterrizar en el Aeropuerto Internacional Toncontín, en Tegucigalpa, Honduras. Murieron 148 pasajeros. Hubo 10 supervivientes. Entre ellos, Pellas Chamorro y su esposa Vivian Pellas.

El destino quiso dar una oportunidad a la saga empresarial más influyente de Nicaragua en el último siglo. En los años 80, Carlos Pellas Chamorro, cuarta generación del apellido, inició la reconquista del imperio.

Ocurrió que, tal como narra el periódico mexicano El Financiero, el ejército guerrillero del Frente Sandinista de Liberación Nacional, encabezado por un joven Daniel Ortega, actual presidente del país, embargó los bienes de los grandes empresarios nicaragüenses cuando llegó al poder en 1979. Fueron años de declive para la fortuna Pellas.

Para reflotar el grupo, Pellas Chamorro creó BAC Credomatic Network en colaboración con General Electric. Un negocio innovador para la época pues se trataba de un banco online.

El éxito quedó demostrado varias décadas después. En 2010, el Grupo Aval de Colombia compró BAC por 1.920 millones de dólares. De hecho, 25% de ese dinero fue a parar a manos del empresario nicaragüense, lo que equivale a unos 480 millones de dólares.

BAC marchó bien desde el principio, como también lo hicieron otras inversiones que Pellas Chamorro realizó en el sector bancario estadounidense. Sin embargo, el accidente de avión lo mantuvo fuera de juego hasta 1992.

El empresario perdió las falanges de cuatro dedos de su mano izquierda y sufrió quemaduras en el brazo. Pero la peor parte se la llevó su esposa. El fuego quemó casi todo el cuerpo de Vivian, sufrió 62 fracturas y le tuvieron que reconstruir el rostro con más de 20 cirugías.

La experiencia marcó un antes y un después en la familia Pellas. En 1991, el matrimonio fundó Aproquen, con sede en Managua. Lo que comenzó como un pequeño espacio de atención para niños quemados en el hospital Fernando Vélez Paiz, acabó siendo, en 2004, un centro de salud especializado independiente y gratuito.

La asociación, presidida por Vivian Pellas, también produce ropa compresiva, máscaras y férulas. Artículos difíciles de conseguir en cualquier lugar del mundo y que, gracias a Aproquen, están disponibles en Centroamérica y Estados Unidos sin costo alguno.

Vuelta a los negocios en Nicaragua

Pellas Chamorro reinició su periplo empresarial en 1992, coincidiendo con la elección de Violeta Chamorro como presidenta (1990-1997). La exmandataria guarda parentesco con el empresario. Ambos vienen de la rama de los Chamorro.

Ella fue esposa de Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, periodista, dueño y director del periódico La Prensa, opositor al régimen de Anastasio Somoza Debayle y líder de la Unión Democrática de Liberación. Por eso, el somocismo asesinó al marido de Violeta Chamorro, desencadenando un malestar social que permitió al ejército sandinista terminar con la dictadura.

En el mandato de Chamorro se devolvió a los empresarios lo expropiado por Ortega. Fue así como el Grupo Pellas recuperó el poderío en Nicaragua. Y es que en el país conocen el apellido desde hace más de un siglo.

Alfredo Francisco Pellas Canessa llegó a Nicaragua en 1877. Este inmigrante italiano primero incursionó en el transporte marítimo. Gracias a las ganancias de su flota de barcos de vapor se convirtió en el extranjero más rico del país.

Pero lo fue aún más cuando descubrió el negocio del azúcar. Junto a otros empresarios del lugar, Pellas Canessa explotó una industria inexistente en Nicaragua y lograron cubrir las necesidades de toda la nación. Con el ingenio azucarero empezó la historia de un apellido que hoy firma como conglomerado empresarial.

Tras la concesión de Violeta Chamorro, la familia Pellas no sólo recuperó su posición histórica, sino que la reforzó. Pellas Chamorro gestó una fortuna que supera los 1.000 millones de dólares, según el índice Bloomberg. Es la primera vez que ocurre algo así en Nicaragua, el Estado más pobre de la parte continental de América Latina.

Hoy el Grupo Chamorro tiene negocios en toda Centroamérica, Panamá y Estados Unidos. Siguen destacando en el ingenio del azúcar, sobre todo en la producción y venta de licores a través de la firma Ron Miel de Palma. También operan en sectores tan diversos como el bancario, informático, automotor y sanitario.

Cómo sobrevivir a Daniel Ortega

Daniel Ortega se volvió a cruzar en el camino de los Pellas en 2006. Ese año recuperó la Presidencia, pero entonces, la historia fue diferente. No reeditó las expropiaciones del periplo sandinista y garantizó estabilidad jurídica. Era una maniobra pensada para lograr el visto bueno de los empresarios, y así alejarlos de la política. Tú a lo tuyo, yo a lo mío.

Con mejor prosa lo explicó el escritor peruano Mario Vargas Llosa en el diario El País: “Nicaragua tendrá que producir algún día la novela que eternice la historia de Daniel Ortega, este alucinante personaje que, luego de dirigir la revolución sandinista contra los Somoza, se fue convirtiendo él mismo en un Somoza moderno, es decir, en un dictadorzuelo corrompido y manipulador que, traicionando todos los principios y aliándose con todos sus enemigos de ayer y tras antes de ayer, ha conseguido gozar de un poder absoluto a lo largo de 20 años, haciéndose reelegir en unas elecciones de circo, y, a pesar de todo ello, gozando todavía -por extraordinario que parezca- de cierta popularidad”.

Pellas Chamorro fue un pionero de la banca digital en Centroamérica / Foto: Grupo Pellas

La maniobra del mandatario nicaragüense también la narró Sergio Ramírez, novelista y exvicepresidente de Nicaragua en los primeros años del sandinismo. Lo hizo en un texto escrito para El País antes de que se produjera el cantado triunfo de las presidenciales de 2016.

“El régimen se había valido hasta ahora de su alianza con la empresa privada, que aprendió a no temer al discurso virulento de Ortega en contra del imperialismo yanqui, el capitalismo y la oligarquía. La regla de oro de esta relación era que los asuntos políticos quedaban excluidos de las mesas de concertación donde se tratan los temas económicos, que se ajustan al marco aconsejado por el Fondo Monetario Internacional”, comentó.

Se puede decir que la fórmula descrita por Ramírez fue un éxito. Le funcionó a Ortega, y también a los empresarios. Véase la maniobra del magnate nicaragüense en 2017, cuando en agosto de ese año, el Grupo Pellas recuperó el negocio bancario en Nicaragua con la compra del banco ProCredit.

De esta manera, Pellas Chamorro recuperaba un nicho que era suyo. En 1953, la familia Pellas fundó el Banco de América, uno de los más importantes en el sistema mercantil nicaragüense hasta que cayó en manos de Ortega. Como ya el régimen no entra en estos menesteres, el Banco ProCredit aspira a ser el primer banco de Nicaragua.

Las protestas en Nicaragua

Lo cierto es que Pellas y Ortega aprendieron a soportarse. A partir del 18 de abril de 2018, todo cambió. Ese día, el pueblo nicaragüense se alzó en protestas contra el régimen. Una rebelión pacífica que pronto se bañó de sangre. En un acto de intimidación política, de la mano del ejército y los paramilitares, el presidente reprimió las quejas de sus ciudadanos.

"Se necesita un nuevo modelo de nación que permita la convivencia inclusiva, democrática, institucional y pacífica"

El 19 de abril se contabilizó el primer muerto, y a partir de ahí, comenzó una espiral de violencia que aún perdura. Hasta el punto de que en la actualidad hay 285 muertos, más de 1.500 heridos y al menos, 156 desaparecidos, según la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos.

A los 43 días de protestas, Pellas Chamorro se pronunció. “El modelo que traía el país se agotó. Se necesita de forma urgente un nuevo modelo de nación que permita la convivencia inclusiva, democrática, institucional y pacífica de todos los nicaragüenses”, dijo al diario nicaragüense La Prensa.

En la entrevista, el empresario no responsabilizó directamente a Ortega de los crímenes, al tiempo que pidió una transición pacífica para Nicaragua. “Hay que encontrar una solución dentro del marco constitucional hasta una nueva convocatoria de elecciones”, apuntó.

Pellas Chamorro prefirió ser cauto a la hora de opinar sobre las protestas. Consciente de lo que se está jugando, no quiso tirar por la borda lo que tantos años le costó recuperar. Y es que, para hablar de supervivencia, nadie está más cualificado que este nicaragüense.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de ALnavío - Noticias de ida y vuelta -

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.