alnavio.com

El videojuego que puede enseñar a Maduro a administrar el petróleo de Venezuela

jueves 12 de julio de 2018, 10:00h

Daniel Gómez (ALN).- Un gran hallazgo petrolero y muchos interrogantes. Esa es la trama de Petronia, un videojuego del Natural Resource Governance Institute que pone al jugador al mando del país. De saber gestionar los recursos depende su éxito. De esta manera, con casos de estudio desarrollados por expertos, tablas de datos y animaciones, Petronia enseña a los participantes a administrar el petróleo. Lo cual no le vendría nada mal al presidente de Venezuela.

El jugador no está solo. Cuenta con el apoyo de estos tres asesores / Foto: NRGI
Ampliar
El jugador no está solo. Cuenta con el apoyo de estos tres asesores / Foto: NRGI

“¡Hallado petróleo en nuestras costas!”, proclama el gobierno. “¡Habrá más dinero, más hospitales, más escuelas!”, gritan los ciudadanos. La noticia cayó como una fiesta. Todos en el país se volcaron con el anuncio de la presidenta.

Los niños lo celebran. Los jóvenes lo celebran. Los adultos lo celebran. Pasada la euforia, comienzan a surgir las preguntas. El pescador del pueblo está preocupado. ¿Se quedará sin trabajo por culpa del hallazgo? ¿Podrá pescar alrededor del pozo? Si no es así, ¿el gobierno le dará otro empleo?

La presidenta también duda. Los inversores se agolpan en la puerta de su despacho. El magnate petrolero no para de llamarla. Luego está la gente. Los que aspiran a un futuro mejor. El pescador. ¿Qué hacer? ¿Cuándo hacerlo? Necesita ayuda. La tuya. La de quien quiera jugar a Petronia.

La gran misión de Petronia

El cielo está azul pero unas pocas nubes tapan el sol. Uma Syala, la presidenta de Petronia espera en el despacho presidencial. Está preocupaba. El éxito de su mandato depende del éxito del petróleo. Quiere ayuda. Y la quiere ya. Petro Pantera, la gran petrolera, le está presionando para que actúe. También sus asesores y ministros, todos con puntos de vista diferentes. Todos barriendo para casa.

“Nuestras instituciones democráticas son jóvenes. Fui elegida en nuestra segunda elección libre. Debemos aprender de otros países ricos y construir un buen gobierno pronto. Si no lo hacemos, pagaremos un alto precio”, explica.

La presidenta pone las condiciones. Quiere un proceso transparente. Pero sabe que no es fácil manejar un hallazgo así. “Como experto independiente”, dice Syala, refiriéndose al jugador, “debes responder a las preocupaciones, ayudarnos a considerar el riesgo de los recursos y ayudarlos a hacer recomendaciones bien formadas”.

He ahí la primera misión. Cortejar a los ministros y empresarios que llaman a la puerta de la presidenta. Por suerte, el jugador no está solo.

El economista Joao Pelho aportará análisis fiscales y detalles de la industria. Imogen Crick, abogada, brindará su dilatada experiencia sobre legislación petrolera, así como su pericia negociadora. No pierde una. Por último, para asesorar en cuestiones más teóricas, el profesor Franz Sakic también aparece.

Grand Theft Petro

Si ya confunde la ficción con la realidad, no se preocupe. Petronia es un videojuego del Natural Resource Governance Institute (NRGI). Esta organización, con sede en Nueva York y Londres, independiente y sin ánimo de lucro, se involucra en las discusiones de gobernanza relacionadas con los recursos naturales. Aparte de investigar, también ofrece formación. De ahí Petronia.

El videojuego explora los desafíos políticos de un país ficticio, Petronia, que comienza a producir petróleo. Una experiencia en la que el jugador se une al equipo de asesores del gobierno nacional. Entonces aparecen los retos y casos de estudio desarrollados por los científicos del NRGI.

El diario británico The Economist tuvo a bien bautizarlo como Grand Theft Petro. No porque comparta temática con el mítico Grand Theft Auto, basado en crímenes, robos y prostitutas. Sino porque este también se basa en un lugar ficticio.

Todo el que quiera ponerse a prueba y aprender cómo administrar los recursos petroleros puede probar suerte. Incluso Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, un país que bien podría parecerse a Petronia.

Con Maduro la producción petrolera en Venezuela está bajo mínimos / Foto: PDVSA

La debacle petrolera de Venezuela

Venezuela es conocida por tener las mayores reservas de petróleo del planeta. Unas reservas que también son las peor administradas. Cuando Maduro llegó a la Presidencia en 2013, la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) producía diariamente unos 2,5 millones de barriles de petróleo.

En 1999, cuando Hugo Chávez llegó al poder, la producción era de 3,7 millones de barriles al día. Casi 20 años de revolución bolivariana para que hoy la producción de crudo apenas supere el millón de barriles.

En 2017, la producción diaria de PDVSA fue de 1,3 millones de barriles y para 2018 los expertos estiman que rondará un millón al día (Leer más: La increíble y triste historia del colapso petrolero de Venezuela).

Casi 20 años de revolución bolivariana para que hoy la producción de crudo apenas supere el millón de barriles al día

La hazaña petrolera de Maduro no está completa. Hubo un tiempo en el que las oficinas de PDVSA eran ocupadas por expertos petroleros. Incluso en la época de Chávez ocurrió así con Rafael Ramírez, quien no por socialista deja de ser ingeniero y un reputado gestor de recursos naturales.

Lo que ocurre es que, en este momento, al frente de la petrolera estatal está un general retirado, Manuel Quevedo, y una “muchachada” de jóvenes revolucionarios, quienes con más pasión que ingenio, pretenden devolver a PDVSA al olimpo del negocio.

Por eso Petronia les puede venir bien. En el videojuego tienen cuatro misiones, de unas dos horas cada una, en las que hay animaciones, gráficos, casos de estudio y análisis de datos para que ese ficticio país salga adelante. Todo de forma gratuita.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de ALnavío - Noticias de ida y vuelta -

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.