alnavio.com

¿Por qué la embajadora de EEUU ante la ONU le renunció a Donald Trump?

jueves 18 de octubre de 2018, 16:00h
Leopoldo Martínez Nucete (ALN).- Cuando tenía a buena parte del mundo hechizado por su carisma, la exgobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, renunció a su cargo como embajadora de los EEUU ante las Naciones Unidas. ¿Qué habrá pasado?
Nikki Haley es vista como el futuro del Partido Republicano / Flickr: Nikki Haley
Ampliar
Nikki Haley es vista como el futuro del Partido Republicano / Flickr: Nikki Haley

Nikki Haley es vista por muchos analistas como el futuro del Partido Republicano, capaz de liberarlo del largo secuestro en el que lo han mantenido los singulares extremismos que hoy confluyen en la figura de Donald Trump. Exitosa gobernadora, hija de inmigrantes de la India, de agenda conservadora en lo económico y moderada en lo social, su liderazgo transpira un sentido común que se echa en falta en Trump.

Tracemos un poco de contexto. Muchos republicanos han preferido diferir la pelea con el excéntrico magnate y concentrarse en las coincidencias entre este y la agenda del Partido Republicano. Esto, sin caer en las provocaciones del ruido generado por la procaz narrativa política de Trump, y pensando que podrán “temperar” sus impulsos populistas y francamente xenófobos y autoritarios. Al fin y al cabo, Trump ha complacido al liderazgo de su partido en tres cosas:

1) Recortes de impuestos y desregulación financiera o económica.

2) Nombramiento de jueces extremadamente conservadores en su perspectiva social.

3) Capitulación absoluta ante el “lobby” de la National Rifle Association, sin importar los horribles impactos y la violencia en una sociedad armada hasta los dientes y sin control.

Los que quieren llevar al Partido Republicano por otros derroteros, más cercanos a lo que pensó en su fundación Abraham Lincoln, están conscientes de que esta pelea no es fácil. Unos han decidido confrontar a Trump. Otros, navegar en las turbulentas corrientes de su demagogia... por ahora.

Nikki Haley es vista como el futuro del Partido Republicano, capaz de liberarlo del largo secuestro en que lo han mantenido los singulares extremismos de Trump

Nikki Haley tiene poco que ver con Trump y con sus ideas xenófobas y racistas, tampoco con su disfuncional manejo del tema económico o la agenda populista y nacionalista que pregona en lo internacional, entre otras cosas, pero sabe que su carrera exige paciencia. Aceptó el muy clave cargo de embajadora ante las Naciones Unidas donde seguro refrescó, en el contacto cara a cara, la mediocre agenda internacional de Trump y su negativa imagen. La presencia de Haley enviaba una señal importante: Trump no es totalmente representativo de los EEUU ni de su propio partido. Figuras como Haley así lo confirman. Se puede estar en desacuerdo con algunas de sus propuestas, pero obviamente personas como ella devuelven el discurso político al civismo democrático y bipartidista que dinamitan individuos como Trump.

Al salir del cargo, Trump programó una rueda de prensa conjunta con Haley. Había que enterrar los rumores de desacuerdos e incluso la especulación de que sectores del Partido Republicano ven en ella una posible candidata para enfrentar a Trump en una inusual primaria para evitar su reelección. Le funcionó, porque ella afirmó dos cosas: que hará campaña por la reelección de Trump; y que había sido un honor prestar servicios en la ONU. Dijo más. Haley dijo que el mundo respeta al gobierno de Trump, y que los EEUU son respetados en el mundo. “Muchos gobiernos pueden estar en desacuerdo con las políticas de Trump, pero nos respetan”, afirmó.

Al decir eso, Haley demuestra que además de política, aprendió diplomacia. Esa misma semana, el prestigioso Centro PEW publicó una de sus siempre sólidas y contundentes investigaciones estadísticas, libres de sesgo partidista. En la encuesta que periódicamente mide el liderazgo de los EEUU en el mundo surgen dos tendencias muy claras:

1) Todo el planeta, particularmente las naciones democráticas, apuesta al liderazgo de los EEUU como necesario y positivo.

2) Trump tiene el mayor desprestigio que cualquier otro presidente haya acumulado en el planeta. En todas las regiones del mundo, salvo en Israel (donde tampoco mejora la imagen con relación a otros presidentes anteriores). La caída del prestigio de su liderazgo es abismal cuando se compara con anteriores presidentes y, muy especialmente, con el prestigio que acumuló Barack Obama. En América Latina y Europa, el rechazo a Trump es monumental. Nadie podrá olvidar cómo un nervioso Trump intentaba solapar las risas frente a su discurso en la ONU con un gesto compartido por él mismo. Como quien levanta los brazos triunfante ante una rechifla, intentando hacerla pasar como aplauso.
Donald Trump es el presidente más desprestigiado del mundo / Foto: Casa Blanca

¿Cuál será el nuevo destino de Haley?

Se ha especulado sobre por qué se retira Haley. Todo indica que lo hizo para preservar capital político sin entrar en una diatriba partidista. Se aleja como una leal republicana de un presidente tóxico, pero al fin y al cabo, coyunturalmente empoderado por la base de una organización política cuyo ADN sociológico ha cambiado, inflamado por la retórica y la ansiedad socioeconómica de estos tiempos.

Nikki Haley también debe tener claro que no se puede estar demasiado tiempo junto a la candela sin quemarse. De momento, ella ha preferido ponerse a buen resguardo

Alguien podría detectar grietas que separan a Haley de algunas decisiones de la Casa Blanca, como retirar a los EEUU del Consejo de los Derechos Humanos, abandonando así con posturas unilaterales la lucha diplomática en tan importante foro multilateral. Pero al margen de todo ello, Nikki Haley conoce la encuesta de PEW… y sus palabras cuidadosamente escogidas lo dicen todo, sin desagradar a Trump, cuya vanidad es infinita: todo el planeta respeta a los EEUU. Cómo no respetar a una nación con esa historia y que, además, es simultáneamente la primera economía del globo y la fuerza militar, convencional y tecnológica, más poderosa que haya conocido la humanidad.

Todos los países aspiran que el gigante del norte juegue un papel edificante en la lucha por los derechos humanos y la democracia, en la cooperación para el desarrollo social y económico, en la promoción de soluciones sanitarias y humanitarias donde más se necesitan y, como dijo la propia Haley: “Puede que no estén de acuerdo con las políticas que esta Administración promueve, pero nos respetan”.

Claro que el respeto también se gana con miedo, y no siempre con liderazgo persuasivo y positivo. Eso lo sabe Nikki Haley, quien también debe tener claro que no se puede estar demasiado tiempo junto a la candela sin quemarse. De momento, ella ha preferido ponerse a buen resguardo. Es evidente que se reserva para otros destinos, más elevados. ¿Acaso el más encumbrado de cuantos puedan imaginarse?
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de ALnavío - Noticias de ida y vuelta -

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.