alnavio.com

¿Cuál es la solución de los eurodiputados para la crisis de Venezuela?

miércoles 13 de marzo de 2019, 18:00h

Daniel Gómez (ALN).- Juan Guaidó es el presidente encargado. La Asamblea Nacional, el único órgano de representación legítimo. El objetivo final: que con una transición pacífica los venezolanos decidan su futuro en las urnas. Esta es la hoja de ruta de la Unión Europea para Venezuela. La que defienden prácticamente todos los eurodiputados. Luego aparecen los matices.

La causa de Juan Guaidó une a la mayoría de eurodiputados / Foto: WC
Ampliar
La causa de Juan Guaidó une a la mayoría de eurodiputados / Foto: WC

¿Cuánta presión ejercer contra Nicolás Maduro? Este es el interrogante que anima el debate en la Unión Europea. Quedó palpado este martes en Estrasburgo, donde celebró un pleno en el Parlamento Europeo centrado en Venezuela, su crisis, y cómo no: el apagón.

Hay consenso en reconocer a Juan Guaidó como presidente encargado. Consenso en decir que la Asamblea Nacional es el único órgano de representación legítimo en Venezuela. Consenso también en el objetivo: que la transición sea pacífica y que los venezolanos decidan su futuro en las urnas. ¿Cómo lograrlo? Ahí comienzas las dudas.

Neven Mimica, comisario de Cooperación Internacional y Desarrollo, defendió en Estrasburgo la posición de Bruselas: “Solución política y pacífica. Que se liberen los presos políticos. Que haya elecciones en las que todos los líderes políticos compitan en los mismos términos”.

En definitiva, Mimica lo que defiende es el Grupo de Contacto impulsado por la jefa de la diplomacia de la UE, Federica Mogherini, y en el que participan países como España, Francia y Alemania. Un grupo que interacciona con el equipo de Guaidó, pero también con el de Maduro. De ahí las críticas de buena parte de los eurodiputados.

Los eurodiputados piden más contundencia

“Con el Grupo de Contacto la UE está haciendo el ridículo”, apuntó Beatriz Becerra, del Grupo de la Alianza de los Liberales y Demócratas (ALDE). “Lo único que debe hacer Europa es llamar al presidente Guaidó y preguntarle qué es lo que puede hacer por él, y por los venezolanos”.

Javier Nart, también del grupo ALDE, insiste en reforzar las sanciones. “Pido toda la solidaridad para el pueblo venezolano y, para la repulsiva clase cleptocrática madurista, todas las sanciones”.

Esta línea la siguió Esteban González Pons, del Partido Popular Europeo. Pidió incrementar “la lista de sancionados y de sanciones” y pidió también que los europeos se pongan en la piel de los venezolanos.

“Si nosotros nos quedáramos sin electricidad, en una hora morirían todos los pacientes que están en cuidados intensivos, en 15 horas nos quedaríamos sin insulina, en 20 horas sin agua del grifo. En un día se estropearían las comidas en las neveras. En dos días morirían los bebés que están en unidades de neonatos. En tres días el agua almacenada dejaría de ser potable. Y a partir del quinto día morirían los pacientes que necesitan diálisis”.

Pons estructuró así la intervención para que la gente empatizara. Se pusiera en lugar de los venezolanos que ahora resisten en el país. Un país que acumula más de 100 horas sin electricidad, donde la luz va y viene, donde la gente acude a las cloacas a tomar el agua que no tiene.

Nicolás Maduro es metáfora de la muerte. Y su régimen es la muerte misma. Si de verdad creemos que ser europeos es ser cuestión de principios, no dejemos solo al pueblo venezolano”, concluyó el eurodiputado.

Paulo Rangel, como representante de los Populares Europeos, instó a Bruselas a ejercer más presión diplomática contra Maduro. Siguió el discurso de su grupo, pero también hizo un ejercicio de autocrítica. “En la UE nos hemos quedado mucho tiempo parados para reconocer que Maduro es un dictador”.

A Maduro, las cosas claras

Ramón Jáuregui, de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas, comparte el diagnóstico de Pons, pero no la solución. Su postura va en la línea que implementa la UE con el Grupo de Contacto, pues piensa que un endurecimiento en el discurso podría interrumpir la solución política para Venezuela.

“Es hora de hacer pronósticos serios y dramáticos. No sólo por la falta de luz. Están creciendo los riesgos de un enfrentamiento interno en Venezuela. La ruina del país puede acabar en una contienda social, o peor. La UE está acertando en una negociación pacífica. Los únicos que pueden hablar en este momento en Venezuela son la UE y el Grupo de Contacto. No hay otro camino para evitar la contienda social y para que la salida sea democrática y pacífica”, dijo.

Ana Gomes, también de los socialistas, agregó que en estos momentos “lo más importante” es velar por el pueblo y conseguir unas elecciones. Pero, al mismo tiempo, “hay que dejar bien claro que los líderes del régimen se van a enfrentar a la justicia internacional, que van a pagar caro la destrucción de su país. La UE tiene que ser clara en esto”.

También hablaron claro los eurodiputados que defienden al chavismo. “Saquen sus manos de Venezuela”. Esta consigna, repetida mil veces por Maduro para cargar contra “el imperialismo estadounidense”, fue repetida por Javier Couso Permuy, Lidia Senra y Konstantinos Papadakis, representantes de la Confederal de la Izquierda Unitaria Europea, los únicos que en la UE todavía apoyan al chavismo.

Ayuda humanitaria, embajador alemán y petróleo a Cuba

Al margen del debate más político y de la exposición de problemas en el país latinoamericano, también aparecieron planteamientos concretos. “No vamos a ayudar a Venezuela si no vamos a seguir la ayuda humanitaria”, señaló Bogdan Andrzej Zdrojewski, del Partido Popular Europeo.

Junto al diálogo, la ayuda humanitaria es prioridad en Bruselas. En este sentido, el comisario Mimica aclaró “que la ayuda humanitaria será para cubrir las necesidades de la población y no de la agenda política. Este es un tema que no debe politizarse”.

Al margen del debate más político y de la exposición de problemas en el país latinoamericano, también aparecieron planteamientos concretos. “No vamos a ayudar a Venezuela si no vamos a seguir la ayuda humanitaria”, señaló Bogdan Andrzej Zdrojewski, del Partido Popular Europeo

Por este último motivo, la UE quiere abrir un canal humanitario con las Naciones Unidas y con organizaciones independientes del país. Un canal en el que no participen los bloques políticos que ahora trabajan en Venezuela. “La ayuda tiene que entregarse de forma independiente”.

Otra propuesta específica vino de María Teresa Giménez Barbat, de ALDE. “La UE tiene que contribuir para detener los envíos de petróleo a Cuba por parte del régimen”. Tal como anunció Guaidó esta semana.

Y entre tanto debate, de 40 minutos, una intervención de menos de un minuto de José Ignacio Salafranca Sánchez-Neyra, de los populares, sirvió para recordar que el embajador de Alemania en Venezuela, Daniel Kriener, uno de los más activos denunciando al régimen, fue expulsado de Caracas por Maduro.

“Ni una protesta por la expulsión del embajador de Alemania”, dijo Salafranca.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de ALnavío - Noticias de ida y vuelta -

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.