alnavio.com

El milagro económico chileno: un modelo para el mercado de valores venezolano

sábado 18 de mayo de 2019, 10:00h
José Miguel Farías (ALN/Rendivalores).- En 1973, Chile tenía una inflación de 340%, la escasez era abundante y la crisis afectaba a toda la población. A partir de 1975, un año después de que comenzaran las reformas liberales, el crecimiento y la recuperación del país suramericano fueron tales, que se le catalogó como el “milagro económico chileno”. Varias de estas medidas pueden ser tomadas en cuenta para Venezuela.
Chile es hoy la nación más próspera de América Latina / Foto: WC
Ampliar
Chile es hoy la nación más próspera de América Latina / Foto: WC

En la década de los 70, Chile era un país devastado por las políticas intervencionistas de Salvador Allende. A la debacle socioeconómica que sufría el país, se le sumó la falta de libertades políticas, lo cual dilapidaba cualquier incentivo que pudiesen tener los agentes económicos. En 1973, y tras un golpe de Estado de las Fuerzas Armadas, se puso fin al gobierno de Allende. El cambio de gobierno, junto a la labor de unos jóvenes liberales influenciados por los trabajos de Milton Friedman, originaron un cambio en las políticas económicas de Chile, lo cual dio inicio a la apertura de su economía.

Entre las propuestas que podemos tomar en cuenta para Venezuela destaca de forma primaria levantar los controles y liberar precios. Es importante liberar los precios con el fin de que haya incentivos para producir. Esa fue una de las primeras luchas de Sergio de Castro, uno de los “Chicago Boys” que se desempeñó como ministro de Hacienda y Economía en la segunda mitad de la década de los 70

La llegada al poder de la Junta Militar tras el golpe de Estado, se encontró con un Chile en una situación económica grave, que si bien tenía una tasa de desempleo controlada -alrededor de 4,6%-, presentaba altas tasas de pobreza.​ Al principio, muchas de las medidas de la Junta Militar fueron típicamente intervencionistas y se generó un gasto público elevado. Para tratar de enderezar el rumbo, el gobierno chileno confió el manejo económico a unos jóvenes egresados de la Universidad Católica de Chile, la mayoría con postgrado en la Universidad de Chicago. De aquí vendría el apodo por el que fueron conocidos, los “Chicago Boys”. El plan económico de los “Chicago Boys” consistió en una economía no regulada, abierta al mundo, con un Estado pequeño y subsidiario, de riguroso equilibrio fiscal, y el funcionamiento libre del mercado. Sus ideas estaban marcadas por las de Milton Friedman y otros exponentes del liberalismo económico, que influyeron a los jóvenes durante su estancia en Chicago.

El mercado de valores chileno

El mercado de valores fue un elemento clave y una pieza fundamental en el desarrollo económico de Chile. Las mejoras en términos de liquidez y capitalización del sistema financiero, la creación de nuevos instrumentos e instituciones, condujeron a un aprendizaje constante a los distintos agentes del mercado chileno. El crecimiento de su economía en las últimas décadas es difícil de comprender sin la consideración de estos factores.

De igual forma, el mercado de valores permitió canalizar los ahorros hacia inversiones productivas, facilitando una mejor diversificación del riesgo y ejerciendo un control corporativo más eficiente. A la par, la mayor movilidad del capital y el aumento de las oportunidades de diversificación entre los agentes estimularon el crecimiento de la economía.

Privatización de empresas y apertura internacional

En 1984, en el marco del plan establecido, el gobierno chileno inicia la privatización de importantes empresas públicas, siendo la Bolsa de Santiago la entidad principal a través de la cual se desarrolló este proceso. A partir de dicha privatización, el mercado experimentó un desarrollo extraordinario, caracterizado por un crecimiento de las operaciones bursátiles, emisiones de valores, diversificación de los instrumentos transados y apertura hacia nuevos mercados. La participación privada en la extensión del mercado y la existencia de un mercado unificado y competitivo fueron los principios fundamentales de las reformas económicas neoliberales que se ejecutaron en esos años.La Bolsa de Santiago fue la entidad principal en la privatización de empresas públicas / Foto: WC

Chile hoy: crecimiento económico sostenido

De acuerdo con el Banco Mundial, Chile ha sido una de las economías latinoamericanas que más rápido ha crecido en las últimas décadas, debido principalmente a un marco macroeconómico sólido, que le ha permitido reducir la proporción de la población considerada pobre (5,5 dólares por día).

De igual manera, y de forma comparativa, Chile ha seguido gozando de una prosperidad económica ejemplar para el contexto latinoamericano desde su regreso a la democracia en 1990. Logró un crecimiento de 4% en 2018, el mayor en cinco años, gracias al renacer de la inversión interna. Asimismo, el Fondo Monetario Internacional estima que en 2022 Chile será el primer país de la región en alcanzar un PIB per cápita de 30.000 dólares dólares, similar al de algunas naciones europeas como Hungría o Portugal.

¿Qué puede aprender Venezuela?

En 1973, Chile tenía una inflación de 340%, la escasez era abundante y la crisis afectaba a toda la población. A partir de 1975, un año después de que comenzaran las reformas liberales, el crecimiento y la recuperación del país suramericano fueron tales, que se le catalogó como el “milagro económico chileno”.

Otro de los pilares del “milagro chileno” fue la apertura de los mercados. El país se abrió a la competencia, bajó unilateralmente los aranceles y los empresarios tuvieron que aprender a competir. Esta apertura trajo inmensos beneficios: mayor competitividad, menores precios y mayor calidad. Esas, y no una debacle en la economía nacional, son las consecuencias del libre mercado

Entre las propuestas que podemos tomar en cuenta para Venezuela destaca de forma primaria levantar los controles y liberar precios. Es importante liberar los precios con el fin de que haya incentivos para producir. Esa fue una de las primeras luchas de Sergio de Castro, uno de los “Chicago Boys” que se desempeñó como ministro de Hacienda y Economía en la segunda mitad de la década de los 70.

Otro de los pilares del “milagro chileno” fue la apertura de los mercados. El país se abrió a la competencia, bajó unilateralmente los aranceles y los empresarios tuvieron que aprender a competir. Esta apertura trajo inmensos beneficios: mayor competitividad, menores precios y mayor calidad. Esas, y no una debacle en la economía nacional, son las consecuencias del libre mercado.

Asimismo se efectuó una gran reforma laboral y de pensiones. José Piñera, ministro de Trabajo a finales de los 70, fue el arquitecto del nuevo sistema de pensiones privado. Antes de Piñera, el sistema de pensiones era el clásico de reparto estatal: una especie de esquema Ponzi en el que el dinero de los trabajadores activos financia la jubilación de los retirados. En la actualidad, la pensión de los trabajadores depende de lo que han ahorrado toda su vida. Cada trabajador cotiza en una cuenta individual administrada por fondos privados de pensiones. Y por último, podemos hablar de las privatizaciones y el recorte del gasto estatal.

Los hechos son innegables: Chile es la nación más próspera de América Latina. En la actualidad, cuenta con el PIB per cápita más elevado de la región, es el segundo país con menor porcentaje de pobreza en Latinoamérica, la tasa de desempleo se ha mantenido de manera constante en un dígito y los ciudadanos tienen una expectativa de vida superior a los 80 años. Chile es el ejemplo a seguir.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • El milagro económico chileno: un modelo para el mercado de valores venezolano

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    729 | Francisco - 18/05/2019 @ 23:25:37 (GMT)
    Es una vergüenza el proselitismo político a un sistema social de mercado fracasado que es el chileno(...) Primero: intervención político económico de las "democracias" mediante boicot La intervención de parte de EEUU con R.Nixon y Kissinger al expresar literalmente que harían "chillar la economía chilena" se hace alusión al contexto histórico de los planes de boicot y sabotaje desde el plan track ONE y track two que buscaban por todos los medios que Allende no asumiera el poder, haciendo uso de técnicas antidemocráticas y boicot a procesos electorales contraveniendo las libertades políticas y soberanas de países libres( informe hinchey). Es más con toda las acciónes político económicas desde los bloqueos financiero y económicos influyeron en la destrucción de una sociedad democrática, por lo que el paladín de la "demócracia" instauró mediante la doctrina del shock un sistema autoritario militar facista que duró 18 años tomando el poder mediante una tiranía que fue avalada por EEUU los falsos "republicanos" desestimando todo proceso legal y democratico que había imperado con salvador Allende. Por lo que toda esa monserga de orden institucional a través de un golpe fomentando por una élite que poco y nada le interesa la democracia, y la pobreza instauró mediante la política del enemigo interno asesinatos, masacres y desaparecidos en nombre de la libertad, destruyendo generaciones enteras mediante la persecución política y policíal... Segundo: milagro chileno una pesadilla A lo igual que el milagro alemán no fue más que un proceso solapado de políticas de fijación del dólar para igualar la moneda local con la divisa americana para crear momentáneamente una esfera de estabilidad, que en el 82 explotó de la forma más cruenta en la historia chilena, dejando en la absoluta pobreza a más de 85% de los chilenos, donde se amortizo la deuda a 100 años con el banco interamericano y el FMI. Por lo que el milagro chileno aún persiste hoy en día con una deuda del 37% del PIB impagable, con un 7% de cesantia, sumando con 3 millones de pobreza multidimensional (fuente:casen) agregando que las familias chilenas están sobrendeudadas, con un salario mínimo de 400 USD, y con el valor de un alquiler de 600 USD, por lo que ni siquiera alcanza para la canasta básica, donde bajo el prisma economíco social de mercado no existe salud muriendo por año cerca de 9 mil personas en lista de espera auge, con cerca de el 45% de la población analfabeta funciónal según datos de la (universidad de chile) incluso ahondando más la desigualdad social en la región siendo unos de los países más desiguales económicamente. Chile ha experimentado una recesión económica que va de la mano con las políticas neoliberales que han prácticamente usurpado empresas públicas como luz, aguas, telefonías, ferrocarril, cobre y litio siendo los dueños de esta los más grandes empresarios de América, pero que no contribuyen ni con un solo peso para el desarrollo de chile, dejando entrever que existen dos clases ricos y pobres, siendo esta última su mayoría donde el salario promedio es de 500 usd, muy por debajo de lo 30 mil percapita que muestran los indicadores gini. Es más solo el 1% de la élite conserva el 47% del PIB nacional (fuente sol) lo que deja entrever que chile es un país de los más altos contrastes entre riqueza y pobreza siendo similar a los países de la África subsahariana, por lo que estamos lejos de ser un país modelo. Tercero: el gasto público minimo en dictadura En la dictadura militar el gasto público fue ínfimo, donde se desestimó el gasto a salud, viviendas y educación privatizandola a manos de terceros todas las necesidades básicas de la sociedad, dejando una debacle social incalculable, debido a que Miles de chilenos tuvieron que emigrar del país debido a que las condiciones eran precarias un estudio del destacado académico Manuel Castell indico que " a raíz de la crisis económica de 1982, la dictadura ya hizo un primer cambio al modelo estableciendo regulaciones estatales de carácter pragmáticas – que promovieron la recuperación del crecimiento económico -, pero regresivas – pues aumentaron desempleo, pobreza y desigualdad" muy lejano al aumento del gasto público, por qué el estado estaba minarquizado, por lo que toda la monserga politica para reivindicar un modelo social de mercado desgastado es estéril. Cuarto: mercado de valores en decadencia La apertura al corporativismo financiero marco un antes y un después en la sociedad chilena, debido a que las administradoras de fondos previsionales (AFP) han sumido en la pobreza generaciónes de trabajadores, por la que en su primera instancia era generar mejores condiciones de jubilación, en desmedro del sistema de reparto, y vociferando que no necesitarian del estado como pilar para el aumento de capitalización, siendo hoy en día un fraude, debido que mediante el pilar solidario y aumento del % de los descuentos legales, que hoy en día se están debatiendo en la cámara debido a los bajas jubilaciónes, altas comisiones de las administradoras, ha quedado en evidencia que la sociedad en su conjunto no desea más AFP. Es más en términos financieros las AFP sus utilidades son del 100% y mal distribuyendo solo un 30% de las ganancias al total de los cotizantes dejando una brecha desigual a los dueños del capital (trabajadores) por debajo de las administradoras, que aúnan el 70% de las ganancias a sus actividades dejando entrever un sistema fraudulento que presta servicios a privados con dinero de toda una nación. En términos de liquidez la capacidad de convertir activos en capital circulante se debe a las políticas monetarias del banco central, si bien es cierto que sirve como base financiera para préstamos de Capital a inversionistas y como base bancaria, solo se presta para la acumulación de riqueza por parte de la élite, transformandose en una falla de mercado, con un crecimiento económico por debajo del 2% y con una sociedad en crisis. Quinto: el irregular proceso de privatización Citando a la destacada María Olivia Mönckeberg, Premio Nacional de Periodismo y directora del Instituto de la Comunicación e Imagen de la Universidad de Chile, en su libro “El saqueo de los grupos económicos al Estado de Chile”, entre 1985 y 1990 fueron privatizadas entre otras la Empresa Nacional de Electricidad (Endesa), la Compañía de Acero del Pacífico (CAP), la Industria Azucarera Nacional (Iansa), la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (Entel), la Línea Aérea Nacional (Lan Chile), Laboratorios Chile y la Sociedad Química y Minera de Chile (Soquimich), que quedó en manos de Julio Ponce Lerou, ex yerno del propio dictador. “Detrás de cada una de ellas y de las otras privatizaciones y normalizaciones de entonces existe una historia que se tejió a espaldas de la ciudadanía. Mostró el lado más inhumano del capitalismo y es la pleonexia, forma insaciable de acaparar y acumular riqueza propio de los enfermos patologícos, dejando cerca de su totalidad de los chilenos sin capacidad de autosustentarse, quitando bienes de uso público, y privando de lo elemental, para ser amos y señores de forma corrupta de empresas que eran de todos los ciudadanos. Es más el aumento en los mercados se debe a la exportación monoproductivista, que no genera valor agregado, y que sólo acumula capital un consorcio limitado en detrimento de la sociedad chilena, por lo que si se redistribuye el excedente de capital a través del mercado muestra una vez más que el modelo económico cápitalista extremo no genera nada nuevo, solo crea miseria y desigualdad. Sexto: crecimiento económico sostenido un invención mediocre a la falta de competencia. En los últimos años según el banco central de chile el crecimiento ha Sido menor a lo proyectado por el ejecutivo. Si bien el banco mundial estimaba un crecimiento del 3.5% en la economía chilena, este año comenzó con un 2.4% muy por debajo de las expectativas de. Entidades financieras, si bien siendo objetivos es un crecimiento bajo, sigue siendo crecimiento se debe más que nada al consumo o demanda agregada en la economía nacional la que tiene un aumento del PIB lo que tiene incidencia en la productividad, por lo que el crecimiento sostenido no es tal. Yendo a datos desagregados en el último tiempo se han contaminado datos estadísticos por parte de entidades como INE, modifico el índice precio consumidor para manipular Intencionalmente efecto inflaciónarios, trayendo como consecuencia la destrucción de la entidades, aumento de Isapre, aumento de la canasta básica etc... Teniendo una disparidad entre el crecimiento sostenido, y "modelo a seguir" con la realidad imperante. Séptimo: ¿Que que cosas en limpio puede sacar Venezuela? Si bien chile no tiene bloqueo financiero, ni economíco el modelo social de mercado es muy diferente a lo que unos tecnócratas imaginan de una sociedad, soy chileno profesional y puedo corroborar de forma empírica que los datos estadísticos son solo meras representaciones o estimaciones que son interpretativas, pues la realidad en chile no es un modelo a seguir con su economía capitalista periférica, quizás Suecia, Suiza, Holanda si son modelos a seguir pero son diferentes a los sudamericanos por que ellos tiene una cultura de productividad diferente a la rentista de los capitalistas sudamericanos que vanaglorean sistemas caducos, y fracasados. Ya lo quiso experimentar Argentina, y hoy en día sin tienen boicot político financiero es una sociedad símil a Venezuela. No crean en los cantos de sirena del capitalismo extremo, son solo mentiras.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de ALnavío - Noticias de ida y vuelta -

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.