alnavio.com

Donald Trump no puede ganar las elecciones si no gana en Florida

jueves 01 de agosto de 2019, 09:00h
Leopoldo Martínez Nucete (ALN).- Las encuestas, aplicadas al tablero de los colegios electorales, apuntan a que Donald Trump no puede ganar las elecciones presidenciales sin Florida y que necesitaría repetir, como en 2016, en el grueso del Midwest, si no puede compensar con otras conquistas electorales en estados que son cuesta arriba para él.
Menos del 41% de los ciudadanos en Florida cree que Trump debe reelegirse / Foto: WC
Ampliar
Menos del 41% de los ciudadanos en Florida cree que Trump debe reelegirse / Foto: WC

Esta semana los demócratas celebran su segunda jornada de debates por la candidatura presidencial en Detroit, Michigan, lugar tan simbólico como el elegido para la primera ronda de debates: Miami, sitio emblemático porque el estado de la Florida es de comportamiento pendular en las elecciones. Digámoslo de una vez, sin este estado Donald Trump no puede ganar la reeleccion presidencial.

Un estudio dirigido por el profesor Eduardo Gamarra, de Florida International University, sobre el comportamiento electoral del éxodo venezolano, revela que, si bien reconoce y agradece los esfuerzos de Trump en la búsqueda de una solución para Venezuela, el 60% de los encuestados se inclina por los demócratas y, entre otras prioridades, toma cuerpo la idea de apoyar a quienes promueven el TPS (protección migratoria temporal) para los venezolanos.

Las encuestas de la Universidad de Quinnipiac muestran dos tendencias: 1) menos del 41% de los ciudadanos en Florida cree que Trump debe reelegirse; y 2) todos los candidatos demócratas le ganarían en Florida (Joe Biden, el mejor colocado, derrotándolo por 9%). Mientras que los sondeos de Latino Decisions indican que, salvo en la comunidad cubano-americana (dividida en partes iguales entre demócratas y republicanos, con los más jovenes a favor de los demócratas), el voto hispano es abiertamente adverso a Trump, muy particulamente el boricua en el corredor central de dicho estado. Más aún, un estudio dirigido por el profesor Eduardo Gamarra, de Florida International University, sobre el comportamiento electoral del éxodo venezolano, revela que, si bien reconoce y agradece los esfuerzos de Trump en la búsqueda de una solución para Venezuela, el 60% de los encuestados se inclina por los demócratas y, entre otras prioridades, toma cuerpo la idea de apoyar a quienes promueven el TPS (protección migratoria temporal) para los venezolanos, iniciativa abanderada por el partido y los legisladores demócratas, ante la oposición republicana y la irrestricta negativa de la Casa Blanca. Fue, precisamente, para afianzar esa tendencia que los primeros debates demócratas convocaron el activismo de todos sus candidatos en Florida.

El caso de Michigan es diferente, aunque de similar simbolismo. El Midwest americano (que se extiende desde Ohio hasta Wisconsin, pasando por Pensilvania y Michigan), es un mosaico donde se entremezclan ámbitos agrarios con urbes y suburbios de sectores industriales tradicionales, algunos como el automotriz, en franca recuperación gracias a las políticas del expresidente Barack Obama, así como otras industrias que enfrentan tanto la competencia de China como los efectos de la robotización o automatización que ha desplazado mano de obra calificada, por décadas sostén de millones de familias en la subregión. Naturalmente, en este corredor industrial son muy importantes los sindicatos, veta de inclinación demócrata.Joe Biden derrotaría a Trump en Florida por 9% / Foto: @JoeBiden

Los demócratas han dominado tradicionalmente las elecciones presidenciales en Wisconsin, Michigan y Pensilvania, con excepcion de las dos veces que favorecieron abanderados republicanos: Ronald Reagan y Donald Trump. Ohio ha sido un hueso más difícil de roer, pues suele tener, como Florida, un comportamiento pendular, de tendencia republicana en momentos críticos. Las encuestas apuntan a que, aplicadas al tablero de los colegios electorales, Trump no puede ganar sin Florida y que necesitaría repetir, como en 2016, en el grueso del Midwest, si no puede compensar con otras conquistas electorales en estados cuesta arriba para él.

Los demócratas podrían ganar sin Florida, pero -y esto es lo más importante-, si recuperan al menos dos del trío Pensilvania, Michigan y Wisconsin, con los mismos estados que ganó Hillary Clinton en 2016, se alzan con la Presidencia. Incluso, los demócratas podrían perder Florida o algún otro estado que sumaron en la cuenta en 2016, pero si suman a Ohio también derrotarían a Trump. He aquí el peso del debate en Detroit como ciudad emblemática del Midwest.

¿Por qué Trump no otorga la protección temporal a los venezolanos? (Hay 150.000 en Florida)

Leer más

Otra encuesta, la del Glegariff Group, advierte que Trump no está bien en el Midwest y que en Michigan menos del 36% de los electores estaría de acuerdo con su reelección. De hecho, las elecciones de mitad de periodo, en 2018, expresaron la fuerza del “come-back” demócrata, incluso en lugares como Wisconsin, donde se retomó el control de la gobernación. Pero algo muy revelador y sintomático, en Ohio, el más difícil de los estados del Midwest para los demócratas, la medición arrojó algo desvastador para Trump: allí perdería contra Joe Biden por 9% (al igual que en Florida). En realidad, los sectores de clase trabajadora industrial que apoyaron a Trump o no votaron por Hillary Clinton (bien porque se abstuvieron o porque prefirieron las opciones minoritarias de Gary Johnson o Jill Stein), no están viendo concretarse la oferta de Trump en términos prácticos. Hay crecimiento económico, pero sin mejoras salariales, y tampoco aumentan las plazas de trabajo en la industria tradicional, como prometió Trump con sus “guerras arancelarias o comerciales” con China o México. Una gira hace poco a Milwaukee nos mostró algo más, el índice de embargos a granjas de productos lácteos (rubro en que ese estado es líder nacional) alcanzó un récord histórico, incluso han aumentado los suicidios entre las familias de granjeros. La causa está en las guerras arancelarias de Trump, que han traído como consecuencia que en retaliación los países en conflicto impusieran aranceles a los quesos de Wisconsin. Trump no termina de entender que su retórica populista se estrella contra la realidad: está ciego ante la inviabilidad económica de lo que propone para buscar votos.

Trump coloca la xenofobia como eje central de su discurso electoral

Leer más
En Detroit habrá dos días de propuestas y argumentaciones, que esperamos constructivas, entre demócratas sobre cómo abordar los asuntos que interesan a ese vital sector (económica y políticamente) de la geografía estadounidense. También veremos a los precandidatos en sus estrategias para posicionarse mejor frente al líder de las encuestas que sigue siendo por mucho Joe Biden. Algo está claro: el descontento con respecto a Trump crece y su discurso va quedando al desnudo. El desafío demócrata es conciliar posiciones a partir del debate y las primarias, así como buscar votos con entusiasmo y en unidad para poner fin a una Presidencia disfuncional y atípica, además de nociva para la democracia y para la clase trabajadora americana.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de ALnavío - Noticias de ida y vuelta -

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.