alnavio.com

¿Qué papel juegan el sistema de salud y el Obamacare en el debate electoral de EEUU?

domingo 13 de octubre de 2019, 10:00h
Leopoldo Martínez Nucete (ALN).- Desde la llegada de Donald Trump a la Presidencia de EEUU, este ha intentado derogar el Obamacare. La alternativa, interesante por su progresismo pragmático y viable al estilo Obama, la propone Joe Biden, quien postula defender el sistema Obamacare y construir, a partir de este, mejoras legislativas que lo perfeccionen e incluso introduzcan la opción pública para que sean los ciudadanos, en la competencia entre el sistema asegurador privado y la oferta pública, quienes decidan qué hacer.
Biden propone defender el Obamacare con mejoras legislativas que lo perfeccionen / Foto: @JoeBiden
Ampliar
Biden propone defender el Obamacare con mejoras legislativas que lo perfeccionen / Foto: @JoeBiden

El sistema de salud estadounidense contiene lo mejor y lo peor del mundo como oferta para los ciudadanos. Nadie duda que en EEUU hay enclaves de excelencia médica al más alto nivel; pero al mismo tiempo, en ningún otro país desarrollado el sistema sanitario, los medicamentos y los seguros son tan costosos para el usuario.

Aun cuando el sistema universal de salud pública es muy atractivo como propuesta, la opción presentada por Biden es, sin duda, un camino más viable (y según las mismas encuestas menos controversial entre los electores); sobre todo si pensamos en el difícil y empedrado camino que ha tenido el Obamacare. El impacto fiscal de la propuesta de Biden, por otra parte, es también gradualista, lo cual es importante, no porque aceptemos la premisa de los economistas conservadores, quienes alegan que el sistema universal de salud pública sería impagable, sino porque esa gradualidad fiscal se suma al argumento de la viabilidad política.

En la Administración de Barack Obama se dio un paso gigantesco y cualitativo en la ruta del derecho a la salud, con la Ley de Cobertura Accesible a la Salud (conocida por sus siglas en inglés “ACA” o por la etiqueta Obamacare). Obama llegó a la Presidencia con ese proyecto entre sus compromisos más urgentes. El estadio superior del modelo del ACA era un sistema universal de contribución única fiscal, como existe en Canadá, toda Europa, Japón, Australia... en fin, el sistema adoptado con éxito por todos los países del espectro capitalista que han asumido el derecho a la salud como derecho humano. Obama, consciente de las dificultades políticas que una estructura así encontraría en los Estados Unidos, por su inviabilidad parlamentaria, asumió avanzar con una fórmula intermedia en la que el seguro privado se hace obligatorio creando un sistema de mercado promovido por el gobierno, que facilitó la competencia entre distintas opciones que cumplen con los requerimientos mínimos de cobertura previstos en la ley, desmontando lo que era antes un mercado controlado por monopolios regionales o acuerdos oligopólicos en detrimento del asegurado. Esa alternativa incluyó subsidios federales para los sectores más vulnerables, y entre muchas otras conquistas, introdujo una fundamental: la obligatoriedad para las aseguradoras de dar cobertura a personas con condiciones preexistentes en su perfil clínico.

El modelo Obamacare, obstaculizado desde el primer día por los gobernadores afiliados al Partido Republicano, viene funcionando de mejor manera en aquellos estados cuyos gobiernos no participan del boicot a su operatividad. De hecho, en algunos estados como Virginia con gobernadores demócratas se introdujeron, con apoyo de aportaciones federales previstas en la ley que se suman a los recursos del gobierno regional, reformas legislativas para expandir el alcance del Medicaid, sistema esencial para los sectores más vulnerables.

Este es el poder latino que Donald Trump no puede borrar del mapa de los EEUU

Leer más

Lo más irónico de la oposición sistemática de los republicanos al Obamacare, es que este se inspira en una ley promovida por el republicano Mitt Romney cuando era gobernador de Massachusetts, con apoyo bipartidista y hasta el visto bueno de economistas conservadores, incluidos los de la Heritage Foundation. Hasta ahí la narrativa de soluciones bipartidistas… Bastó que Obama hiciera federal la idea de Romney para que se le declarara la guerra. Era la previsible respuesta al obsceno cabildeo de las compañías aseguradoras y la industria farmacéutica. Gracias al ACA de Obama, más de 20 millones de personas alcanzaron cobertura médica a un costo razonable, llevando la cobertura básica total en el país por primera vez a niveles del 90% de la población al cierre de 2016. Este cuántico avance legislativo se logró en los primeros dos años del gobierno de Obama, exclusivamente con el apoyo de los legisladores demócratas. Por fortuna, Obama puso todo su empeño en cumplir con esa prioridad legislativa, porque en las primeras elecciones de mitad de período perdió la mayoría en la Cámara y luego la perdería también en el Senado. De otra manera, millones de familias para quienes los médicos eran simplemente impagables, se hubieran sumido en el caos o desbarrado a la situación de bancarrota.

Desde la llegada de Donald Trump a la Presidencia, este ha intentado derogar el Obamacare, con el apoyo de Mitch McConnell en el Senado, sin éxito y, por cierto, sin ofrecer alternativa. Lo que sí han hecho es agujerearlo desde la trinchera administrativa, mediante regulaciones que han dificultado la instrumentación de esa legislación. Como resultado del boicot de Trump las primas de seguro han crecido en ciertos estados y lamentablemente el índice de personas sin seguro médico ha subido un 3%.Trump ha intentado derogar el Obamacare sin ofrecer alternativa / Foro: Casa Blanca

En todas las encuestas, el drama sanitario aparece como prioridad en la escala de preocupaciones de los estadounidenses, lo mismo que la demanda colectiva por un mejor sistema. En la primaria demócrata este es un asunto fundamental del debate y todos los candidatos son partidarios de que el derecho a la salud es un derecho humano, e incluso un grupo de ellos, encabezados por Elizabeth Warren y Bernie Sanders, aboga por una nueva reforma que dé el salto definitivo hacia un sistema sanitario universal. La alternativa, interesante por su progresismo pragmático y viable al estilo Obama, la propone Joe Biden, quien postula defender el sistema Obamacare y construir, a partir de este, mejoras legislativas que lo perfeccionen e incluso introduzcan la opción pública para que sean los ciudadanos, en la competencia entre el sistema asegurador privado y la oferta pública, quienes decidan qué hacer.

Aun cuando el sistema universal de salud pública es muy atractivo como propuesta, la opción presentada por Biden es, sin duda, un camino más viable (y según las mismas encuestas menos controversial entre los electores); sobre todo si pensamos en el difícil y empedrado camino que ha tenido el Obamacare. El impacto fiscal de la propuesta de Biden, por otra parte, es también gradualista, lo cual es importante, no porque aceptemos la premisa de los economistas conservadores, quienes alegan que el sistema universal de salud pública sería impagable, sino porque esa gradualidad fiscal se suma al argumento de la viabilidad política. En realidad, el sistema sanitario de los Estados Unidos, financiado entre aportes fiscales y el bolsillo de los ciudadanos que pagan primas a las aseguradoras, ya cuesta más que el de los países con un sistema universal de salud pública con contribución única fiscal. De hecho, EEUU invierte el 17,9% del PIB de su economía en salud, mientras que Alemania, Suiza, España, Canadá o el Reino Unido no llegan al 12% del PIB, siendo el caso que la cobertura en todos estos países es universal, total y con calidad superior en las enfermedades y situaciones sanitarias que afectan a las grandes mayorías de los ciudadanos. De hecho, todos los indicadores de salud pública de esos países son superiores a los de los EEUU.

En un reciente viaje a Taiwán, como parte de una delegación del Partido Demócrata, pudimos constatar, en reuniones con las autoridades sanitarias de ese gobierno, que a Taiwán el sistema sanitario -basado en la opción pública con complementos privados subsidiarios- le cuesta cerca del 6% del PIB, y también exhibe mejores indicadores de salud pública que los EEUU. Interpelados sobre el origen de su legislación, los funcionarios expusieron con gran sencillez que se basó en el asesoramiento de expertos estadounidenses de las universidades de Harvard y Johns Hopkins. Es decir, ¡existe una solución totalmente americana, desechada por la diatriba política republicana, que funciona maravillosamente en Taiwán! Luz para la calle y oscuridad para la casa.

Llegó la hora del “impeachment”: Esta vez Trump fue demasiado lejos

Leer más
Ciertamente, el debate político, degradado por los escándalos de la Administración Trump, ha perdido de vista la deliberación sobre cuestiones fundamentales. Lo que sí está claro es que mientras en la Casa Blanca de Trump se incuba la mayor amenaza para la salud, el Partido Demócrata tiene como prioridad un mejor sistema sanitario para el pueblo estadounidense.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • ¿Qué papel juegan el sistema de salud y el Obamacare en el debate electoral de EEUU?

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    1230 | Cesar Arellano - 14/10/2019 @ 00:27:43 (GMT)
    E l politico que escribe este articulo,es miembro del Partido Democrata Aamericano,es ademas Venezolano y supongo que contara con la Ciudadania Americana,sin querer desmerecer la veracidad de lo que sostiene,hay que tomar en cuenta que tiene su sesgo politico y ademas en plena campaña elctoral

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de ALnavío - Noticias de ida y vuelta -

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.