alnavio.com

La tentación sobre Venezuela que Mario Vargas Llosa no puede resistir

domingo 20 de octubre de 2019, 11:11h
Caleb Zuleta.- Mario Vargas Llosa siempre tiene una opinión sobre Venezuela. Y no resiste la tentación de hablar sobre lo que él define como un caso triste, un caso trágico. El Premio Nobel mantiene una conexión sentimental con Venezuela. Y le preocupa Venezuela. Por estos días Mario Vargas Llosa no ha dejado de hablar de la crisis de Venezuela. Su nueva novela. Tiempos Recios, le ha servido la oportunidad.
El Premio Nobel mantiene una conexión sentimental con Venezuela.  Y le preocupa Venezuela / Foto: WC
Ampliar
El Premio Nobel mantiene una conexión sentimental con Venezuela. Y le preocupa Venezuela / Foto: WC

Cuando presentó la novela, Tiempos Recios en Casa América de Madrid, Mario Vargas Llosa dijo que no iba a hablar de política, y no pudo evitarlo. Habló de Venezuela. Habló de las dictaduras ideológicas. Y allí mencionó al chavismo. “Hoy sólo grupos muy insignificantes creen que Cuba, Corea del Norte y Venezuela ayudan a salir del subdesarrollo. Hay que ser ciegos y fanáticos”, dijo.

Vargas Llosa quiere el cambio en Venezuela. Para que se acabe el sufrimiento de los venezolanos. Para que regrese la democracia. El progreso. Y para que aquellos no sigan abandonando el país. Por ello, no puede evitarlo. Y por ello opina, insiste y vuelve sobre la tragedia de Venezuela.

Quienes apoyan a Cuba, Corea del Norte y Venezuela son “ciegos” y “fanáticos” dice Mario Vargas Llosa

Leer más

Cuando terminó la presentación en Casa América, firmó algunos ejemplares y ya se iba, ya había terminado el acto, tenía prisa, pero de pronto, una periodista le dijo:

-Don Mario, un mensaje para Venezuela.

Y él, casi de forma automática, se volteó, y comenzó a hablarle al pequeño dispositivo que lo grababa. De allí salió un vídeo que Jessica Rosales colgó en Periodista Digital.

-La gran mayoría de los venezolanos está contra el régimen y quiere recuperar la democracia y creo que hay que apoyar a esa Venezuela democrática, hay que apoyarla internacionalmente y creo que la presión que se está haciendo no es todavía suficiente pero es una presión que si continúa va a ser efectiva y al final va a devolverles a los pobres venezolanos a los desdichados venezolanos la democracia.

Esto dijo Vargas Llosa, y Jessica Rosales celebró la exclusiva. Otro periodista le dijo: Lo lograste. Y ella respondió, contenta. Lo logré. Tiene su mérito. Y sin restarle méritos a su trabajo, también es verdad que Vargas Llosa oye Venezuela, y ya está allí, diciendo algo. Es un compromiso. Es una de sus preocupaciones. Que ha contagiado a Isabel Preysler. Pues hace poco un par de venezolanos de visita en Caracas, cenaron con el Nobel y su mujer, y esta no dejó de hacer preguntas de cómo era la vida cotidiana en Caracas, y cómo hacían ellos para seguir allí. Fue incisiva.

Este sábado, Vargas Llosa volvió sobre el tema Venezuela. Lo hizo en el suplemento Cultural del diario ABC. Y fue él quien sacó el punto.

En la entrevista, con motivo de Tiempos Recios, hizo suya la versión de que quien está detrás de las protestas de Ecuador es Nicolás Maduro: “¿Quién está detrás de esta operación para acabar con el Gobierno de Lenín Moreno? Desde luego, Venezuela, desde donde se dirigen prácticamente las acciones insurreccionales, y está Correa, el expresidente populista, nacionalista, que llevó prácticamente a la ruina al Ecuador. Lenín Moreno mantiene enderezada esa política, la ha movido hacia un centro más realista, más presentable y quieren acabar con la democratización del Ecuador que vino con él”.

Entonces, la periodista Laura Revuelta, secuencia lógica, comenta y pregunta:

-Venezuela salió a relucir, ¿dedicaría una novela a contar su historia reciente?

Lo dijimos primero: Cuál será el tema de la nueva novela de Mario Vargas Llosa

Leer más

-Venezuela tiene muy buenos novelistas, no me necesitan a mí. Pero tiene muy buenos temas ahí. Mire, el país, probablemente más rico de América Latina y uno de los potencialmente más ricos del mundo, como Venezuela, convertido en la ruina en la que está. Yo creo que no hay precedentes en la historia de América Latina, y acaso del mundo, de un país al que una ideología colectivista y estatista arruina, hasta expulsar a más de cuatro millones de venezolanos que tienen que huir para no morirse de hambre, literalmente. ¿Qué mejor ejemplo para el mundo de que el comunismo no es la solución, que el comunismo solo trae problemas a los que quería resolver? Y es el caso trágico, absolutamente trágico, de Venezuela. Yo creo que hoy en día hay una mayoría, inmensa seguramente, que está en contra del régimen y quiere volver a la democracia, pero tampoco hay que olvidarse de que tuvieron cinco elecciones libres, los venezolanos, y votaron por Chaves. Había que ser ciego para no darse cuenta de que ese militarón demagogo iba a arrastrar a Venezuela a una catástrofe. Ha sido peor de lo que podría sospecharse, pero mire, a veces los pueblos se equivocan y votan mal. La ventaja de la democracia es que esas equivocaciones se pueden corregir. En cambio, en las dictaduras, es mucho más difícil corregirlas.

Caleb Zuleta

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de ALnavío - Noticias de ida y vuelta -

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.