alnavio.com

El duelo de poder entre 2 mujeres líderes del MAS rompe el plan de unidad de Evo Morales

jueves 19 de diciembre de 2019, 14:00h

Daniel Gómez (ALN).- La presidenta del Senado, Eva Copa, también conocida por ser la dirigente del MAS que facilitó la transición con el gobierno interino de Jeanine Áñez, carga contra los sectores radicales del partido y señala a Adriana Salvatierra. Esta joven política presidió el Senado hasta que Evo Morales renunció. Entonces ella también lo hizo. ¿Por qué? Según Eva Copa, para defender a su padre, el exministro Hugo Salvatierra, de un caso de corrupción. Y en esta acusación está el origen de un conflicto que puede complicar al MAS.

Una declaración de Eva Copa fue el detonante de la polémica / Foto: WC
Ampliar
Una declaración de Eva Copa fue el detonante de la polémica / Foto: WC

La imagen de unidad que Evo Morales y el Movimiento Al Socialismo (MAS) presentaron en Argentina se desvaneció pronto. Algunos de sus rivales se pelean en Bolivia, pero también lo hacen las dos mujeres más poderosas de su partido: Eva Copa y Adriana Salvatierra.

Eva Copa, de 32 años, es la presidenta del Senado. Su figura ha sido clave en la pacificación de Bolivia. En un momento en el que los sectores radicales no hacían otra cosa que avivar las protestas, Copa se cuadró con la presidenta interina, Jeanine Áñez, para armar una transición y firmar un acuerdo de elecciones prontas.

Esta imagen de conciliadora le ha hecho ganar posiciones entre sectores moderados, quienes la tienen en cuenta como posible candidata del MAS.

Adriana Salvatierra también suena como candidata. Presidió el Senado antes que Eva Copa, pero dimitió al mismo tiempo que Evo Morales en lo que se entendió como una estrategia para generar caos a través de un vacío de poder. Se sabe que Salvatierra es una mujer cercana al expresidente. La prueba es que la semana pasada estuvo con él en Buenos Aires. Eva Copa no.

Salvatierra, pese a tener 30 años, es una veterana de la política. Milita en el MAS desde los 16. De ahí que también Evo Morales la postulara como candidata. Además, su padre, Hugo Salvatierra, fue ministro de Desarrollo Rural. Un ministro cuestionado por la corrupción. Una auditoría de 2007 lo señala como responsable de presuntas irregularidades en la adjudicación de unos tractores Fiat que costaron 84.000 dólares a Bolivia.

Es precisamente este escándalo -que sigue sin definirse- el motivo por el que las dos mujeres más poderosas del MAS están peleando.

El pasado fin de semana, mientras algunos dirigentes del MAS acudieron a Argentina al encuentro con Evo Morales, desde Bolivia Eva Copa aseguró que la renuncia de Adriana Salvatierra atendió a intereses personales.

“Por su propia voz manifestó, en una reunión de bancada, que renunció a la presidencia del Senado porque lo único que tenía era a su papá y mamá, que no podía asumir el cargo porque le podían reactivar el proceso por los tractores a su padre. Es una decisión que ella tomó. Eso nos dejó cojos a nosotros y hemos tenido que asumir una decisión responsable y madura”, declaró la presidenta del Senado.

“Por su propia voz manifestó, en una reunión de bancada, que renunció a la presidencia del Senado porque lo único que tenía era a su papá y mamá, que no podía asumir el cargo porque le podían reactivar el proceso por los tractores a su padre. Es una decisión que ella tomó. Eso nos dejó cojos a nosotros y hemos tenido que asumir una decisión responsable y madura”, declaró la presidenta del Senado.

Adriana Salvatierra ha guardado silencio. No así los sectores más radicales de Cochabamba, quienes este martes pidieron la renuncia de Eva Copa, y su “inmediata” sustitución por el senador Pedro Montes.

En ese momento, el diputado del MAS Lino Cardenas salió en defensa de Eva Copa diciendo que “ni hay que ratificar ni cambiar a la senadora que ejerce la presidencia del Senado: se trata de respetar su mandato”.

Mientras, este martes, el ministro interino de Desarrollo Rural y Tierras, Mauricio Ordóñez, solicitó a la Fiscalía y a la Asamblea Legislativa Plurinacional reactivar la investigación del caso de los tractores, suspendida en 2008.

En las declaraciones de Eva Copa que desataron la polémica, esta también lanzó una crítica al MAS y a Adriana Salvatierra: “Toda la población boliviana sabe que hay personas identificadas que tienen posiciones muy radicales, que no le hacen bien al país, una de ellas es Adriana”.

El radicalismo que denuncia Eva Copa también le está pasando factura en lo personal. El martes, en entrevista con la radio Compañera que reseña La Razón de Bolivia, aseguró que funcionarios de Salvatierra han torpedeado su trabajo.

“Es que sus funcionarios no dejan trabajar a los que dejó. No puedo yo trabajar con personas que no son de mi confianza y no pueden ellos tratar de hacernos incurrir en cosas que no están dentro de la normativa”, afirmó.

Eva Copa se refirió a Eduardo del Castillo, oficial mayor del Senado y afín a Salvatierra. Este se resistió a dejar su puesto de trabajo. Argumentó inamovilidad paterna por el hecho de que su pareja, jefa de gabinete de Vicepresidencia, se encuentra en estado de gestación.

“Le llamo a la reflexión a este señor y le pido que me deje trabajar y que entienda su expresidenta, que es Adriana Salvatierra, que ahora la presidenta soy yo y que ya ella ha cesado y que me dejen concluir mi gestión que es muy corta”, dijo Copa.

Ahora la pregunta es: ¿Cuál será la posición de Evo Morales en este conflicto?

Hugo Carvajal analiza a Bolivia: a Hugo Carvajal lo va a traicionar su egoísmo cuando escoja el candidato presidencial

Leer más

Desde Buenos Aires el expresidente busca trasmitir una imagen de unidad. Y de victimismo. Sigue empeñado en que le dieron un golpe de Estado. Niega haberse robado las elecciones, como determinó la auditoría de la Organización de Estado Americanos (OEA). Incluso le exige al gobierno interino elecciones “libres, sanas y transparentes”.

Evo Morales también asegura que regresará a Bolivia. Que le da igual si lo meten preso. Que lo único que quiere es acompañar al MAS para ganar las elecciones. Para algo lo nombraron jefe de campaña.

Sin embargo, Evo Morales sigue sin decidir quién será su candidato. Por el momento sólo Andrónico Rodríguez, un joven dirigente cocalero, está montado en las encuestas. Empatado en intención de voto con Fernando Camacho y Marco Pumari, los líderes cívicos que encabezaron las protestas contra Morales. Sin embargo, sondeos recientes a los que ha tenido acceso el diario ALnavío muestran cómo Camacho despunta por encima de Pumari y de Andrónico Rodríguez.

El diario prorruso RT lanza una lista de cinco candidatos del MAS con opciones de presentarse a las elecciones. Excluye a Eva Copa, aunque desde la prensa en Bolivia la colocan como una posible candidata.

En ese listado hablan de líderes jóvenes como Adriana Salvatierra y Andrónico Rodríguez. Pero también de otros veteranos del núcleo duro de Morales como Luis Arce, Diego Pary y David Choquehuanca.

Arce es el ministro de Finanzas que obró el milagro económico de Bolivia. Pary fue el último canciller que tuvo Evo Morales en el gobierno. Choquehuanca, secretario general de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), estuvo al frente de la Cancillería por más de una década hasta 2017.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios