alnavio.com

Mientras otros negociaban John Bolton se opuso a cualquier tipo de contacto con Maduro

lunes 30 de diciembre de 2019, 18:00h
Daniel Gómez (ALN).- El exasesor de Seguridad Nacional de Donald Trump nunca quiso negociar el régimen en Venezuela. John Bolton siempre apostó por la línea dura. De ahí que se opusiera a los contactos que trataba de establecer el excongresista republicano Pete Sessions con Nicolás Maduro. Conversaciones coordinadas por el propio Departamento de Estado.
Bolton siempre defendió una línea dura contra el régimen en Venezuela / Flickr: Gage Skidmore
Ampliar
Bolton siempre defendió una línea dura contra el régimen en Venezuela / Flickr: Gage Skidmore

John Bolton se convirtió en asesor de Seguridad Nacional de Donald Trump en abril de 2018. Duró poco más de un año en el cargo. Fue despedido, entre otros motivos, por sus posiciones extremas con Venezuela. “Se pasaba de la raya”, dijo el presidente de Estados Unidos.

Al poco de tomar las riendas del Consejo de Seguridad Nacional, John Bolton escuchó una propuesta: establecer un canal de comunicación con Nicolás Maduro. Se opuso.

Este domingo, The Washington Post reveló que Rudolph Giuliani, abogado de Trump, mantuvo en septiembre de 2018 una conversación telefónica con Maduro; su esposa, Cilia Flores; la vicepresidenta, Delcy Rodríguez; y su hermano y ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez.

El artífice de estas conversaciones fue el excongresista republicano Pete Sessions, quien, movido por los intereses de sus electores en Texas en Venezuela, siempre apostó por una solución pacífica para la crisis que está viviendo el país latinoamericano.

Estos esfuerzos de Sessions primero se materializaron con una visita a Caracas en primavera, y meses más tarde con la llamada a Maduro en la que participó Giuliani.

Según afirmó el portavoz de Sessions, Matt Mackowiak, la visita de su jefe a Venezuela fue coordinada por el Departamento de Estado que dirige el canciller, Mike Pompeo. El Departamento de Estado, agregó el portavoz, también organizó que Sessions se hospedara en la casa del boliburgués y dueño de Globovisión, Raúl Gorrín, sancionado por EEUU e incluido en la lista de los más buscados por el Servicio de Inmigración y Aduanas.

¿Qué tiene que ver Raúl Gorrín con las negociaciones entre el abogado de Trump y Maduro?

Leer más

¿Qué pensaba de las gestiones de Sessions el Consejo de Seguridad Nacional que dirigía John Bolton? ¿Qué pensaba de una posible negociación entre EEUU y Maduro?

“No había absolutamente ningún interés o apetito por las negociaciones”, dijo al diario estadounidense exfuncionario de la Casa Blanca en condición de anonimato. “En general, no agradecimos esfuerzos como este. No era consecuente con nuestros objetivos de política. Lo vimos como una molestia y una distracción”.

“No había absolutamente ningún interés o apetito por las negociaciones”, dijo al diario estadounidense exfuncionario de la Casa Blanca en condición de anonimato. “En general, no agradecimos esfuerzos como este. No era consecuente con nuestros objetivos de política. Lo vimos como una molestia y una distracción”.

Y tanto que no los agradecieron. Según relata la información, cuando Sessions y Giuliani contactaron a Maduro, un funcionario de la Casa Blanca informó a John Bolton de la llamada. Este los llamó para que les informaran de sus planes. Cuando se los contaron, agrega The Post, Bolton “los rechazó con vehemencia”.

John Bolton nunca confió en Nicolás Maduro. Este agosto estuvo en Perú, en una reunión con los países del Grupo de Lima. Todavía era asesor de Seguridad Nacional y en ese momento estaban de actualidad las negociaciones entre Maduro y Juan Guaidó lideradas por Noruega. Entonces Bolton se opuso a ella. Dijo que Nicolás Maduro “no era serio”. Que usaba los diálogos como balón de oxígeno.

“No había absolutamente ningún interés o apetito por las negociaciones”, dijo al diario estadounidense exfuncionario de la Casa Blanca en condición de anonimato. “En general, no agradecimos esfuerzos como este. No era consecuente con nuestros objetivos de política. Lo vimos como una molestia y una distracción”.

“Lo único que hay que negociar con Maduro es el avión que debe abordar para irse de Venezuela”, declaró entonces el asesor de Seguridad Nacional.

Pese a los esfuerzos de John Bolton para que el gobierno de EEUU no negociara con el chavismo, a finales de agosto se supo que Washington y Caracas mantuvieron contactos “al más alto nivel”. Lo confirmó Maduro, y lo confirmó Trump. Contactos que se produjeron en Venezuela entre el número dos del chavismo, Diosdado Cabello, y el encargado para Latinoamérica y el Caribe de EEUU, Mauricio Claver-Carone.

A estas informaciones John Bolton reaccionó así: “Como el presidente ha declarado en repetidas ocasiones, para poner fin al robo de los recursos del pueblo venezolano y la continua represión, Maduro debe irse. Los únicos elementos discutidos por aquellos que están llegando a espaldas de Maduro son su marcha y elecciones libres y justas”.

Tres semanas después de este tuit, Donald Trump despidió a Bolton. Lo sustituyó Robert O’Brien. La posición intransigente del exasesor de Seguridad Nacional hizo que Nicolás Maduro lo definiera como “viejito perverso” este 28 de diciembre, en un acto de fin de año con la Fuerza Armada.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de ALnavío - Noticias de ida y vuelta -

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.