alnavio.com

¿Está preparado el segundo país más pobre de América del Sur para convertirse en el más rico?

domingo 02 de febrero de 2020, 16:00h
Leopoldo Martínez (IQLatino/ALN).- A pesar de estar ubicada en la costa norte de América del Sur y de la frontera con Brasil y Venezuela, así como con Surinam, generalmente tenemos poco conocimiento de la República Cooperativa de Guyana. Además, existe poca información sobre ese país en los medios de comunicación en español.
Guyana podría ser el país con el mayor porcentaje de su territorio en disputa / Foto: Wikipedia
Ampliar
Guyana podría ser el país con el mayor porcentaje de su territorio en disputa / Foto: Wikipedia

Guyana es casi desconocida para la mayoría de sus vecinos. Por lo tanto, vale la pena declarar y ordenar algunos hechos relevantes. Su superficie es relativamente pequeña: casi 215.000 kilómetros cuadrados, lo que la ubica en el puesto 85 en el ranking mundial de expansión. Recordemos que Guyana podría ser el país con el mayor porcentaje de su territorio en disputa: casi el 81,4%. Una parte sustantiva, que asciende al 74,2%, se compone del reclamo venezolano sobre el territorio del Esequibo. El 7,2% restante proviene de su vecino oriental, la República de Surinam.

Una de las particularidades de este país es la alta concentración de su población en la región costera: alrededor del 90% de los guyaneses viven cerca del mar. La población total de Guyana es de 790.000 habitantes. En su capital, Georgetown, se congregan actividades administrativas y comerciales, así como una parte sustancial de los intercambios económicos. A través del puerto de Georgetown, que está frente al océano Atlántico, la mayoría de las importaciones y exportaciones del país entran y salen.

Históricamente, la economía de Guyana se basaba en la agricultura. Haciendo uso del método de arrastre, que consiste en obtener tierra para el mar y luego dedicarla a la agricultura, pudieron producir arroz, tubérculos, vegetales y cocoteros. Otras regiones se destacan por la producción de azúcar, café y cacao. Además, el país tiene riqueza mineral, como aluminio, oro y diamantes.

Primero hablamos de depósitos que contendrían 4.000 millones de barriles. Más tarde, en algún momento de 2019, la cifra aumentó a 6.000 millones de barriles, lo que podría significar grandes ingresos de hasta 300.000 millones de dólares.

El Observatorio de Complejidad Económica (creado en MIT Media Lab), que se especializa en la recopilación y gestión de datos relacionados con el comercio internacional, registró las exportaciones guyanesas en una tabla correspondiente a 2017. Como resultado, conocemos que el oro en diferentes presentaciones constituye 41% de sus exportaciones; contenedores de transporte, 12%; arroz, 11%; minerales y concentrados de aluminio, 7,6%; azúcar de caña, remolacha y otros productos derivados, 4,6%; madera cruda y otros productos derivados como celulosa y pastas, 3,2%; crustáceos, especialmente camarones, 3,1%. Evidentemente, es una economía con una base sólida en la agricultura, la madera y la minería.

En 2017, según este informe, las exportaciones, que totalizaron poco más de 2.000 millones de dólares, excedieron el número de importaciones que alcanzaron 1.880 millones, lo que resultó en un saldo favorable de 173 millones.

Varios informes identifican a Guyana como uno de los países más pobres del mundo, cuyo producto interno per cápita es de alrededor de 8.000 dólares por año. Esta estadística es similar a la de El Salvador y Guatemala.

El capítulo dedicado a Guyana, en el Balance preliminar de las economías de América Latina y el Caribe, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe de la ONU (Cepal) informa un crecimiento del 4,5% durante el primer semestre de 2018. Se basa, entre otros factores, en el crecimiento de la demanda interna y el aumento de la producción agrícola, ganadera y mineral, que compensa la disminución de la producción de azúcar y oro. La inflación anual estimada sería del 2%.

En enero de 2017, The New York Times informó que Exxon Mobil y Hess perforaron con éxito un pozo de petróleo de aguas profundas, a 190 kilómetros de la costa de Guyana. El fondo marino de este país contiene importantes depósitos de petróleo y gas natural. El potencial es de tal magnitud que significa que “Guyana podría convertirse en el nuevo gran productor del hemisferio”. Sólo un campo petrolero, llamado Liza, tiene el potencial de producir 1.400 millones de barriles de petróleo mezclado con gas natural, lo que lo califica como uno de los más grandes del continente.

La nota de The New York Times agrega un comentario que tiene importancia: dado que Guyana tiene una población pequeña, podría exportar gran parte de lo que produce. Desde el momento en que se publicó el artículo hasta ahora, las expectativas han crecido. Primero hablamos de depósitos que contendrían 4.000 millones de barriles. Más tarde, en algún momento de 2019, la cifra aumentó a 6.000 millones de barriles, lo que podría significar grandes ingresos de hasta 300.000 millones de dólares. Para lograr objetivos tan ambiciosos, Guyana tendrá que comenzar un programa para construir infraestructura y tuberías que cambiarán radicalmente la fisonomía y las condiciones de vida de al menos una parte de la región norte del país. También vale la pena mencionar las tensiones que podrían surgir si la explotación de este recurso se extiende a las aguas del Atlántico que podrían considerarse parte del territorio del Esequibo, como dijimos, en un reclamo de Venezuela.

Los 700.000 millones de dólares que ni el exZar de PDVSA sabe dónde están

Leer más

Esta bonanza inusual, inminente e inmensa hace feliz a la mayoría, pero también es motivo de graves preocupaciones para muchos. En mayo de 2019, Simon Baybin de BBC News tituló su informe con esta frase: ¿Puede Guyana convertirse en el país más rico del mundo? Luego escribió: “El segundo país más pobre de América del Sur se está preparando para un auge petrolero que podría catapultarlo a la cima de las naciones más ricas no sólo en el continente sino también en el mundo”. Las estimaciones son ensordecedoras. Por ejemplo, la producción de petróleo podría ser de 750.000 barriles por día para 2025, y el PIB puede crecer entre 300% y 1.000%. En la primera etapa, la expectativa es que habrá una caída significativa en la tasa de desempleo, que hasta 2018 fue de alrededor de 12-13%, pero muy pronunciada entre los jóvenes. Del mismo modo, esperan que haya un aumento notable en el capital de trabajo, el consumo y la importación de bienes de todo tipo.

Los grupos ambientalistas han advertido sobre el alto costo ecológico que la operación podría causar en esa área del Atlántico, en un país que no tiene experiencia en el manejo de tales riesgos. También existen preocupaciones legítimas de que el auge petrolero podría ser tan perturbador y abrumador que debilitará o pondrá fin al resto de la actividad productiva del país, especialmente la agricultura y la pesca, que requirió un esfuerzo de casi un siglo para establecerse y consolidarse.

Cabe agregar que Guyana no tiene una estructura universitaria que le permita enfrentar, de inmediato, la demanda de recursos profesionales que provendrá del sector petrolero, lo que requerirá importar profesionales y servicios que puedan satisfacer las urgencias productivas. Quizás la mayor preocupación expresada por académicos, periodistas y líderes sociales es que la llegada de la riqueza petrolera aumentará la corrupción. Además, advierten que la riqueza torrencial prometida no puede transformarse en beneficios estructurales para la sociedad, sino que se concentrará en un pequeño grupo, específicamente, en sectores de la clase política y la élite empresarial.

Las tareas que tendrá que enfrentar la sociedad guyanesa son enormes y significativas. Es la primera vez que se le presenta al país la oportunidad de resolver sus problemas desde 1966, cuando salió de la dominación inglesa. Entre los problemas que enfrenta están su infraestructura y carreteras muy pobres (las carreteras pavimentadas representan menos del 10% del total), su precario sistema de salud y, sobre todo, el estado de su sistema educativo (el más pobre del mundo, de acuerdo con la inversión que el Estado realiza en él, equivalente, aproximadamente, a menos del 0,02% del PIB). Este auge debería contribuir a resolver problemas sociales de gran magnitud, como la muy alta tasa de homicidios (entre 18 y 20 por 100.000 habitantes); el promedio inusualmente alto de suicidios (que supera tres veces la tasa mundial); o expresiones de desigualdad, como la tasa de analfabetismo, que llega al 15% de la población.La producción de petróleo de Guyana podría ser de 750.000 barriles por día para 2025 /Foto: Sten

A lo largo de las más de cinco décadas de la vida republicana de Guyana, la política ha estado marcada por la inestabilidad constante. Sería imposible resumir los altibajos, confrontaciones, fraudes, crisis y acusaciones derivadas de la rivalidad conflictiva entre los partidos políticos. El Congreso Nacional del Pueblo (PCN) responde a los criterios étnicos entre los afro-guyaneses. Y el Partido Popular Progresista (PPP) representa a los indo-guyaneses. Una y otra vez, los portavoces de estas y otras organizaciones políticas han sostenido públicamente el beneficio de eliminar los argumentos étnicos del debate político, pero esto finalmente no cruza la línea de las promesas incumplidas.

El 2 de marzo, Guyana irá a elecciones generales, una vez que el gobierno de David Granger (NCP), haya perdido en el Parlamento, “un voto de desconfianza”. Granger se enfrentará a Irfaan Ali, un exministro de vivienda, que es el candidato del PPP. El ganador tendrá, junto con su equipo de gobierno, inmensas responsabilidades. Si fracasa en el camino de la riqueza repentina, como ha sucedido en muchos países, seguirá los pasos de Hugo Chávez en Venezuela que es, en este momento, el más emblemático y cercano de todos. O si logra el éxito, como sucedió en Noruega con su Fondo del Petróleo, lo convertirá en una fuente de desarrollo sostenible y políticas públicas para mejorar la calidad de vida de los habitantes y consolidar el Estado de derecho y la democracia del país.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de ALnavío - Noticias de ida y vuelta -

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.