alnavio.com

El presidente de Argentina abandona el Vaticano preocupado por la crisis humanitaria de Venezuela

lunes 03 de febrero de 2020, 12:01h
Daniel Gómez (ALN).- La crisis de Venezuela fue uno de los temas que abordó el presidente de Argentina, Alberto Fernández, con el Papa Francisco. También con el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin. La situación humanitaria fue la preocupación principal.
La crisis humanitaria preocupa al Papa y a Alberto Fernández / Foto: Casa Rosada
Ampliar
La crisis humanitaria preocupa al Papa y a Alberto Fernández / Foto: Casa Rosada

Alberto Fernández, presidente de Argentina, confirmó que la crisis de Venezuela se abordó en la reunión con el Papa Francisco. No se aportaron más detalles que los señalados en el comunicado oficial del Vaticano en el que, sin hacer referencias específicas, se apuntó: “Se abordaron temas de interés común en el ámbito regional”.

Se infiere que uno de estos temas es Venezuela. La crisis que vive el país. De hecho, en el encuentro que Alberto Fernández mantuvo más tarde con el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, dijo: “Estoy muy preocupado por la emergencia humanitaria interna en Venezuela”, al tiempo que manifestó “voluntad de cooperar” con una solución.

Se sabe que para Pietro Parolin la solución es el diálogo. Parolin apoyó la negociación entre Juan Guaidó y Nicolás Maduro facilitada por Noruega manteniendo una reunión con el enviado especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams, revelada por el diario ALnavío.

No es la primera vez que el secretario de Estado, quien se desempeñó como nuncio en Caracas, apuesta por una solución de este tipo. Ya en 2016 participó en el diálogo entre oposición y régimen.

¿Y cuál es la postura del Papa?

Como si de una coincidencia se tratase el Papa habló sobre Venezuela tras el encuentro con Alberto Fernández. Lo hizo a través del cardenal Peter Turkson, quien reconoció que el Sumo Pontífice sigue de cerca la crisis y está “al lado de la gente que sufre”.

El cardenal recordó que “la Iglesia no apoya a ningún bando sino a los venezolanos”.

La neutralidad del Vaticano en la crisis de Venezuela es la misma que predica el presidente de Argentina. Desde que Alberto Fernández asumió el gobierno dejó de considerar a Juan Guaidó como mandatario, reconociendo, de paso, al régimen de Nicolás Maduro. Aunque esto no significa que se ponga de su lado. Alberto Fernández condenó el golpe del régimen contra la Asamblea Nacional el 5 de enero.

En Buenos Aires definen su estrategia hacia Venezuela como “una tercera posición”. En declaraciones al portal Infobae una fuente de Cancillería explica que el objetivo es promover “un diálogo con sacrificios de todos y con garantías para perdedores y no sólo para ganadores de cualquier proceso que venga”.

De hecho, en Estados Unidos consideran a Alberto Fernández como un interlocutor válido para mediar con Maduro. Lo dijo el propio Elliott Abrams en una entrevista con Clarín. Y se sabe que otro interlocutor reconocido es el Vaticano. De ahí los contactos entre Abrams y Parolin.

Cabe recordar que ahora la negociación cobra más fuerza que nunca tras la gira internacional de Guaidó. En Europa y Canadá al presidente encargado de Venezuela le insistieron en negociar para lograr elecciones libres. Guaidó, por su parte, les pidió presión contra Maduro para que este se tome en serio la negociación.

Este lunes Alberto Fernández estará en Berlín. Se reunirá con la canciller alemana, Angela Merkel, quien también mantuvo un encuentro con Guaidó en el Foro de Davos. No se puede descartar, por tanto, que Venezuela sea uno de los puntos sobre la mesa.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de ALnavío - Noticias de ida y vuelta -

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.