alnavio.com

Cuál es el impacto global del coronavirus y cómo enfrentan la crisis en Asia, Europa, EEUU y Venezuela

jueves 02 de abril de 2020, 09:00h
Leopoldo Martínez Nucete (ALN).- Corea del Sur es un ejemplo a seguir en materia sanitaria. Estados Unidos aprobó un paquete de medidas económicas por dos billones de dólares. Acciones similares han sido adoptadas en Francia y España, así como en otros países. La respuesta en toda Latinoamérica se hace sentir bajo el método de ensayo y error, con muy limitados recursos financieros, sanitarios y profesionales. ¿Y Venezuela? ¿Será posible un acuerdo político que permita enfrentar la pandemia?
Corea del Sur es un ejemplo a seguir en materia sanitaria / Foto: WC
Corea del Sur es un ejemplo a seguir en materia sanitaria / Foto: WC

Lo primero, esperamos que todos nuestros lectores estén sanos y a salvo de la pandemia, y aquellos cuya salud -o la de sus familiares- se encuentre afectada por el coronavirus, reciban nuestras palabras de apoyo y solidaridad.

Si bien los expertos en medicina, fármacos, infectología y sanitaristas luchan en todo el mundo, junto a los gobiernos, para responder efectivamente a esta pandemia -reconociendo, además, que tenemos mucho que aprender de la excelente respuesta de Corea del Sur frente a esta desafortunada situación-, es inevitable mirar a la economía. Los mercados de valores no cesan en su volatilidad tras una caída abismal, a pesar de las medidas agresivas de intervención de la FED y los bancos centrales.

Una lección de esta crisis es que todo gobierno debe tener (o cofinanciar a nivel de organismos regionales), con la asesoría de la Organización Mundial de la Salud y los organismos multilaterales, unidades especializadas en atender pandemias, que estén siempre estudiando y preparando escenarios de contención, respuesta y cooperación.

Las grandes industrias, como las aerolíneas, ya tienen un número flotante de la cantidad de inversiones que necesitan para evitar un colapso, en el rango de 50.000 millones de dólares, y el Congreso de los Estados Unidos ya acordó de forma bipartidista, un paquete de medidas de estímulo económico, que van más allá, proponiendo créditos blandos a las pequeñas empresas por el orden de los 350 millardos de dólares, a las corporaciones en general por el orden de los 500 millardos, y otras medidas que, en conjunto, suman dos billones de dólares, para fortalecer el sistema de salud, proteger la fuerza laboral, y financiar los seguros estadales contra el paro forzoso, entre otras cosas, que pasan incluso por 1.200 dólares de subsidio directo por persona con ingresos inferiores a los 75.000 anuales, y hasta 2.400 dólares, más 500 por cada menor de edad dependiente en los hogares de parejas con menos de 150.000 dólares en ingreso familiar. Medidas similares han sido adoptadas en Francia y España, así como en otros países.

¿Será posible una tregua política en Venezuela?

Mientras tanto, ha surgido otro problema en medio de la crisis. La pandemia de Covid-19 podría afectar en mayor medida a los países frágiles y extremadamente vulnerables. Venezuela, que se ha convertido en el epicentro de quizás la crisis de refugiados más grande en la historia, es especialmente vulnerable dada la crisis humanitaria desencadenada por la incompetencia económica de su régimen opresivo en las últimas dos décadas. Se estima que cinco millones de personas han huido de Venezuela en los últimos años, de las cuales más de dos millones han emigrado a Colombia en menos de dos años. Con un sistema de salud débil, existe la necesidad de una respuesta adecuada de la comunidad internacional.

Eso requeriría dejar de lado el conflicto político y el estancamiento del país, dividido entre el régimen dictatorial “de facto” de Nicolás Maduro y el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, quien es reconocido como presidente interino por más de 50 países, incluyendo a los Estados Unidos.

Algunos expertos, incluido Jeffrey Sachs, economista de Harvard con inmenso prestigio mundial, argumentan que, dada la crisis actual, Estados Unidos debe levantar las sanciones contra Venezuela, Irán y Cuba. Otros, como Frank Mora (ex subsecretario adjunto de Defensa para el Hemisferio Occidental con el expresidente Barack Obama y director del Centro Latinoamericano y del Caribe Kimberly Green de la Florida International University), creen que las sanciones podrían continuar y utilizarse para incentivar cambios en el régimen de Venezuela a través de elecciones y formas de transición negociadas para democratizar el país, mientras se implementan programas de asistencia humanitaria para remediar, entre otros asuntos, la pandemia del coronavirus, financiados y administrados por la ONU y organizaciones internacionales.

Ya no es una: son 2 pandemias las que amenazan al mundo

Leer más

A medida que se desarrolla el debate, las condiciones de una economía dependiente del petróleo del país empeoran con la caída de los precios, que han alcanzado menos de 25 dólares por barril. Al mismo tiempo, el Fondo Monetario Internacional respondió que la asistencia financiera de 5.000 millones de dólares solicitada por el régimen de Maduro no podía aprobarse dado que, literalmente: “El compromiso del FMI con los países miembros se basa en el reconocimiento oficial del gobierno por parte de la comunidad internacional, como se refleja en la membresía del FMI. No hay claridad sobre el reconocimiento en este momento”.

Queda claro, entonces, que para articular una respuesta inmediata de cooperación gestionada internacionalmente, lo cual es indispensable para evitar una tragedia en el caso de Venezuela, ambas partes del conflicto político tendrían que llegar a un acuerdo con base en una tregua política, facilitando la ayuda financiera para rescatar a una nación que es muy vulnerable a la pandemia, que ya está progresando en todo el territorio, de modo semejante a su expansión en otras partes del mundo. Quizás esto sea el catalizador o el lubricante necesario, en medio de una desafortunada situación, para facilitar acuerdos de mayor alcance que permitan los cambios que ya no se pueden diferir en Venezuela.

Hay lecciones que aprender

Entre tanto, la respuesta al coronavirus en toda Latinoamérica se hace sentir bajo el método de ensayo y error, con muy limitados recursos financieros, sanitarios y profesionales. Países desarrollados como los Estados Unidos continúan desbordados por la crisis; gobiernos como el de España, con una de las mejores redes sanitarias y de salud pública del mundo, igualmente luchan sin controlar todavía la pandemia, en medio de la adversidad.

Todo lo cual nos convoca a una reflexión. ¿Cuáles son los verdaderos desafíos de seguridad nacional que enfrentan los Estados en estos tiempos? ¿Cuánto podemos confiar en los resultados de una economía en expansión, si de pronto, se nos viene encima un enemigo invisible como este virus?

La humanidad ha conocido situaciones similares, desde los tiempos de la llamada gripe española (1918), que se originó en los Estados Unidos, concretamente en Kansas, y llegó en tiempos de guerra a toda Europa, haciendo estragos, ocultados por los gobiernos de los países en conflicto para no desmoralizar a las tropas, hasta que el corresponsal de The Times en Madrid (siendo España un país neutral) encontró espacio para reportar la gravedad de la misma al mundo.EEUU aprobó un paquete de medidas económicas por dos billones de dólares / Foto: Casa Blanca

Y he allí quizás la primera lección histórica frente a este tipo de crisis, que algunos mandatarios como Donald Trump y otros líderes en el mundo parecen resistentes a aprender: El ocultamiento, o la conducta evasiva y dubitativa de los gobiernos, por cualquier razón -incluido el impacto económico o los intereses políticos-, acelera la velocidad y alcance geográfico del contagio, porque reduce el tiempo para tomar las medidas necesarias de distanciamiento social. El costo de estas conductas se paga en vidas, en el colapso de los sistemas de salud y en peores impactos económicos, producidos por la prolongación de la pandemia.

En pocas palabras, mientras los tres frentes de respuesta, las pruebas de contagio, la vacunación y la medicación no estén resueltos, nada puede sustituir, relajar o flexibilizar las cuarentenas. Y en eso, todo gobierno debe reconocer en Corea del Sur un modelo exitoso en el manejo de la pandemia. Una de las herramientas clave de ese éxito para contener el contagio, fue la aplicación inmediata de protocolos de cuarentena, contención o atención clínica temprana a la población más vulnerable, la administración masiva y gratuita de exámenes para determinar la presencia del virus –en escuelas, farmacias, lugares públicos y puertos o aeropuertos-.

Lo otro que logró Corea del Sur fue usar la tecnología para levantar mapas de riesgo de contagio con base en la data obtenida mediante la geolocalización de los teléfonos móviles y los consumos en tarjeta de crédito de los pacientes tratados por contagio. Esa inmensa base de datos permitió reconocer dónde actuar a tiempo.

¿Cuáles son las armas de Alemania y Corea del Sur que no tienen España e Italia para enfrentar al coronavirus?

Leer más

En síntesis, una lección de esta crisis es que todo gobierno debe tener (o cofinanciar a nivel de organismos regionales), con la asesoría de la Organización Mundial de la Salud y los organismos multilaterales, unidades especializadas en atender pandemias, que estén siempre estudiando y preparando escenarios de contención, respuesta y cooperación. El presidente Barack Obama había dejado esta capacidad instalada en la Casa Blanca, basado en las experiencias del virus ébola y la llamada gripe porcina (HIN1) que debió enfrentar en sus ocho años de mandato. Esa oficina fue desmantelada por la administración Trump, con las consecuencias de las que todos somos testigos: una incapacidad general de respuesta a la altura del momento.

Y es que en los últimos años hemos visto un fenómeno de recurrencia en este crítico escenario de las pandemias. Entre 1918, momento de la influenza conocida como “gripe española”, y 2002, cuando explotó la crisis del SARS, tuvieron lugar seis pandemias en 84 años. Mientras que, desde 2009 hasta hoy (una década), hemos conocido ya tres pandemias.

Vale la pena anotar que, antes de la pandemia de la gripe española en 1918, la última pandemia conocida fue la del cólera que se presentó en seis fases a partir de 1816 y en distintas épocas, afectando diferentes regiones del planeta hasta 1899, con diferentes intensidades y alcances. Es decir, junto al cambio climático, las pandemias afloran como la segunda forma de amenaza existencial a la humanidad en estos tiempos. Ya es hora de enfocar recursos y esfuerzos de forma sistemática para atender estos dos problemas que, quizás en su respuesta sistémica, refuercen la transición hacia una sociedad más saludable, próspera y sustentable.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios