alnavio.com

Nos estamos poniendo viejos mientras se repiten las propuestas y ¿no hay solución para Venezuela?

sábado 04 de abril de 2020, 16:00h
Ysrrael Camero (ALN).- El gobierno de Estados Unidos ha vuelto a poner en el tapete aquello que los representantes de Nicolás Maduro y del presidente Juan Guaidó habían discutido, bajo el patrocinio de los noruegos y con el apoyo de la comunidad internacional, tanto en Oslo como en Barbados, esto es, un acuerdo que facilitara la realización de unas elecciones presidenciales competitivas, sin Maduro y sin Guaidó. Cuando esto fue planteado, como parte de la negociación, el régimen de Maduro decidió bloquear cualquier acuerdo, lanzándose nuevamente por el tobogán de intransigencia que nos tiene a todos atrapados en una pesadilla. Henos aquí, muchos meses después, ¿qué ha cambiado?
¿Qué ha cambiado desde las negociaciones de Oslo y Barbados? / Montaje: ALN
¿Qué ha cambiado desde las negociaciones de Oslo y Barbados? / Montaje: ALN

Todos hemos perdido mucho más que tiempo desde aquella ocasión. Todas las fuerzas internas nos hemos debilitado, y la sociedad venezolana no sólo se ha empobrecido a niveles decimonónicos, sino que se encuentra absolutamente vulnerable, a la intemperie, ante una pandemia global.

El régimen de Nicolás Maduro ha perdido acceso a recursos externos, convirtiéndose sus líderes en parias globales, percibidos como criminales y quedándose en compañía de otros autoritarios, quienes usan a Maduro como incómoda barajita intercambiable en su propio tablero geopolítico. La perspectiva no es halagüeña.

Pero no se puede negar que también las fuerzas democráticas se han visto afectadas. Conservando la legitimidad derivada de los votos, la legalidad derivada de la Constitución y el apoyo de la comunidad internacional democrática, ha mermado en su capacidad de movilización masiva. La dilatación en el tiempo de una crisis sin resolución reta a la mayoría democrática en la Asamblea Nacional, y a la Presidencia encargada de Juan Guaidó. El almanaque se acorta y el año 2020 entra en su segundo trimestre. La sombra del 5 de enero de 2021 se proyecta sobre cada decisión.

La pandemia global del coronavirus es el último elemento en la emergencia humanitaria que conmueve a los venezolanos, impulsando el aislamiento social y la individualización de la experiencia crítica. Sin sistema sanitario, sin servicios públicos, sin acceso a alimentos regulares, mucho menos a medicinas, el fantasma de lo que ocurre en Guayaquil planea sobre las ciudades venezolanas.

¿Es posible un gobierno de transición en Venezuela sin que Trump y Guaidó le ofrezcan garantías a Maduro?

Leer más

Somos actores agotados en una lucha cuyo guión se repite, una y otra vez, una y otra vez, mientras envejecemos, y se difumina nuestra capacidad de percibir un horizonte distinto al eterno retorno de la represión, los resentimientos, las rabias y los deseos de venganza. Todos hemos perdido mucho más que el tiempo desde que Maduro decidió bloquear los acuerdos en Barbados.

En este contexto llega el último movimiento de la administración Trump hacia Venezuela. Con el incentivo de la recompensa que pesa sobre Maduro y sus amigos se abre la opción de hacer posible una salida electoral pactada. La comunidad internacional democrática ha vuelto a realinearse, alrededor de una solución negociada a la crisis, que pase por un gobierno unitario de emergencia y unas elecciones competitivas. Por ejemplo, importante es el apoyo del gobierno portugués, fruto de una coalición progresista de izquierda, que puede funcionar como puente entre las partes.

Sin embargo, más allá de la presión externa la resolución depende finalmente de los actores internos. Ante la llegada de la pandemia global el presidente Juan Guaidó coloca la iniciativa de creación de un gobierno de emergencia, que sea expresión de una nueva unidad nacional, que permita a los venezolanos enfrentar la emergencia y avanzar en la reconstrucción de una convivencia social en libertad y seguridad, es decir, la vida democrática, y la reactivación de las fuerzas productivas venezolanas, destruidas por dos décadas.

La unidad necesaria a pesar de la desconfianza

Una legítima desconfianza se proyecta sobre la idea de un gobierno unitario que supere las fronteras de la oposición. Pero la construcción de una unidad transversal es un imperativo, político e histórico, para volver a darle viabilidad al proyecto nacional republicano venezolano. La destrucción sistemática de las redes comunitarias, que ha demolido la convivencia cotidiana, de las fuerzas productivas, que nos ha hecho dependientes exclusivos de los flujos externos, y la desaparición de un Estado que sólo sobrevive como fuerza represiva, donde lo hace, ha puesto en duda al proyecto nacional.Las conversaciones entre Trump y Putin muestran el aumento de la presión internacional/ Montaje: ALN

Porque la necesidad de gobierno de unidad nacional va más allá del enfrentamiento de la pandemia del coronavirus. Ha desaparecido la idea de una esfera pública común. Hay varias esferas, escasamente vinculadas, de debate en torno a lo público, cada una de las cuales asume su carácter universal y monopolizador de la totalidad. Ese es el engaño de las “redes sociales”.

Ningún actor debe perder de vista el horizonte: la democratización y la reconstrucción son procesos imperativos que se han de dar en simultáneo. Eso implica abrirse a la existencia del otro, no sólo no hay una salida sin la participación activa del chavismo que se encuentra en el poder, sino que la comunidad nacional está incompleta sin esa perspectiva. No hay democracia sin reconocimiento del pluralismo político y social, así como de la existencia de un conjunto de conflictos que atraviesan, y atravesarán, a nuestra sociedad.

En política no hay que confundir deseos con realidades. Los incentivos son más determinantes que las apelaciones a la buena fe de los actores. El encuentro conflictivo de voluntades, que es consustancial a la política, implica que no se llega a donde se quiere, sino hasta donde se puede.

El régimen chavista se encuentra aislado, incapaz de levantar los recursos necesarios para su propio sostenimiento, las fuerzas democráticas agrupadas en la Asamblea Nacional, y lideradas por Guaidó, tienen dificultades para movilizarse y menguan junto con la población. Es un imperativo político, para ambas partes, desarmar las trincheras y avanzar en la construcción de un campo común, convenir unas reglas de convivencia política y social, y aprovechar la iniciativa de un gobierno de unidad nacional.

Exministro antidrogas señala que es urgente liberar a Venezuela del secuestro criminal de Maduro

Leer más

¿Quién tiene la solución?

Se corre el riesgo de que el centro de gravedad de la resolución de la crisis venezolana pase a los actores externos, colocando el tema de Venezuela en manos de un entramado geopolítico que se torna cada día más caótico.

Las conversaciones entre Vladímir Putin y Donald Trump, la movilización de las fuerzas antinarcóticos en el Caribe, la dependencia del régimen de Maduro para con las élites de Beijing, La Habana y Moscú, muestran una nueva escalada en la presión internacional. Tanto Estados Unidos como la Unión Europea, así como el Grupo de Lima, presionan para que la resolución sea interna y negociada.

Es otro imperativo preservar la preeminencia de los actores internos, y allí la iniciativa de Juan Guaidó presenta ventajas para todas las partes. Esto se resuelve desde dentro, o la resolución será ilusoria y precaria.

El puente se establece entre los moderados de un lado y los moderados del otro lado. La estrategia dominante de las fuerzas democráticas ha sido recurrentemente moderada, electoral y dialogada. ¿Dónde están los moderados del bloque de poder del chavismo? Los avances en materia electoral son expresión de su existencia, pero avanzar les exige una mayor presencia pública Por su bien, por el nuestro, y por el de todos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios