alnavio.com

¿Quién es el nuevo objetivo de Maduro en la guerra contra la oposición?

miércoles 22 de abril de 2020, 17:00h
Pedro Benítez (ALN).- Acusaciones, amenazas, detenciones arbitrarias, el régimen chavista ha hecho de la pandemia del coronavirus otro capítulo de su guerra sin fin. Ahora le ha tocado el turno a uno de los cuatro gobernadores de oposición, Alfredo Díaz, del estado Nueva Esparta, a quien acusan de haber permitido la llegada del exterior del contagio a la Isla de Margarita cuando todas las evidencias indican que la responsabilidad es de los mandos militares nacionales que responden a Maduro.
El gobernador Alfredo Díaz otro objetivo del madurismo / Twitter: @alfreditodiaz
El gobernador Alfredo Díaz otro objetivo del madurismo / Twitter: @alfreditodiaz

Para el chavismo la política no es la guerra por otros medios, sencillamente es la guerra. Es su concepción de la política. Es, probablemente, el peor legado de Hugo Chávez a sus acólitos.

Desde su llegada al poder hace 20 años el motor de toda la acción chavista ha sido el conflicto permanente, la búsqueda incesante e insaciable de los enemigos de la causa. Como se puede apreciar hoy en el resto del mundo esa es una de las características fundamentales del populismo.

En ese sentido, el chavismo ha cumplido rigurosamente el libreto. Primero fue el enemigo anterior. Los gobiernos de Acción Democrática y Copei (1959-1998) contra los cuales enfiló la culpabilidad de todos los errores, de todos los fracasos. De todas las traiciones históricas. Reales o supuestas. Hugo Chávez exprimió ese argumento hasta más no poder.

Cuando el paso de los años desgastó la verosimilitud de ese discurso y no se podía seguir señalando a los ya lejanos gobiernos anteriores de los fracasos y promesas incumplidas del régimen se pasó a culpabilizar al enemigo interno: los empresarios privados. La burguesía lacaya y apátrida.

Exministro antidrogas señala que es urgente liberar a Venezuela del secuestro criminal de Maduro

Leer más

Eran ellos, los especuladores y acaparadores que provocaron la que ha sido la inflación más alta del mundo por años y el desabastecimiento generalizado. Desde modestos panaderos y comerciantes hasta grandes empresas tradicionales como el Grupo Polar. Era la guerra económica. Otro protagonista de esa etapa fue el dólar a quien se prometió pulverizar.

El otro fue el enemigo exterior: Estados Unidos. El imperio. Un actor infaltable del relato a lo largo de estas dos décadas. Siempre detrás del sinnúmero de conspiraciones, golpes de estados y magnicidios nunca demostrados. Durante la etapa de George Bush y la primera de Barack Obama la respuesta de Washington fue la inferencia. Chávez arremetió verbalmente contra el republicano aprovechando la extendida impopularidad de éste, mientras que el mercado norteamericano pagaba puntalmente la factura petrolera de hasta 100 dólares el barril. Es decir, financiaba sus delirios revolucionarios. El imperialismo era la encarnación del mal pero pagaba bien.

El nuevo objetivo de Maduro

Pues en estos días de pandemia Nicolás Maduro anda como lobo al acecho en busca del enemigo interno de ocasión. Del sujeto hacia el cual desviar la atención.

La encontró en el gobernador del estado insular de Nueva Esparta, Alfredo Díaz. Uno de los cuatro gobernadores opositores elegido contra todas la dificultades en agosto de 2017.

Se detectó un foco de contagio de la pandemia en una academia de béisbol situada en la isla luego del arribo de personas provenientes de República Dominica. Maduro respondió automáticamente señalando al gobernador. Inmediatamente vino la acusación de irresponsabilidad hasta supuesta corrupción por parte de él, sus voceros y de todo el aparato comunicacional. En un primer momento no lo afirmó abiertamente pero Maduro dejó colar la idea de la eterna conspiración.

Porque para él (esto sí lo ha dicho abiertamente) la pandemia es un ataque bilógico del Estados Unidos contra China. No tiene pruebas pero aseguran que aparecerán.

En estos días Maduro anda como lobo al acecho en busca del enemigo interno / Foto: Prensa Maduro

En el caso de la acusación contra el gobernador de Nueva Esparta (Isla de Margarita) poco importó que el acceso a ese estado por puertos y aeropuertos esté en manos de la Guardia Nacional (GNB) que responde únicamente a Maduro y que tiene la responsabilidad de efectuar los protocolos sanitarios.

Tampoco que la mencionada academia trabaje en la jurisdicción y con el aval de una alcaldía controlada por el oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), que actuando con el característico sectarismo chavista llegó al extremo de impedir a la gobernación efectuar las jornadas de limpieza y prevención correspondientes.

Mucho menos Maduro tomó en cuenta que él mismo decidió despojar (ilegalmente) a esa gobernación de recursos, presupuestos y competencia, entre otras las referidas a la salud pública, luego que su candidato fuera derrotado (pese a todo el ventajismo de que dispuso) por Alfredo Díaz hace dos años y medio. Le entregó esas mismas competencias y recursos al candidato derrotado por los electores con el título de “protector” del estado. Una muestra más del talante democrático del chavismo.

No conforme con lo anterior una de las primeras medidas para “atender” el problema fue arrestar a la epidemióloga Carmen Hernández y presentarla ante un tribunal ¿Su delito? Advertir públicamente sobre el caso de contagio en la academia. Otro privado de libertad fue el director de Defensa Civil del estado Aldo Pusticcio por intentar adelantar un operativo de desinfección.

En el caso de la acusación contra el gobernador de Nueva Esparta poco importó que el acceso a ese estado insular por puertos y aeropuertos esté en manos de la Guardia Nacional (GNB) que responde únicamente a Maduro y que tiene la responsabilidad de efectuar los protocolos sanitarios.

No son casos aislados porque la campaña del gobierno de Maduro en este mes de cuarentena nacional ha incluido arrestos diarios. Por incumplir las medidas, por contagiarse, por informar o por criticar.

La retórica y acción oficial ha sido la de tratar los afectados por coronavirus en Venezuela como delincuentes. Enemigos de la paz pública. Los casos de contagios y los procedimientos para actuar no los ordena un profesional experto en el aérea de epidemiologia sino el Fiscal General de Maduro, Tarek William Saab. No da parte médicos, sino partes policiales. Ese es el criterio.

La televisión y la radio del Estado no se cansan de repetir que Maduro mantiene a salvo a Venezuela de la tragedia que está arrasando al mundo. No cesan en su boletines de hacer la odiosas comparaciones de la cifras. Del número de contagiados y fallecidos en Estados Unidos y Colombia. De todos los enemigos que nos ha querido hacer daño. Allí están pagando por sus pecados.

Porque Maduro esto es una guerra. O al menos otro capítulo de una guerra sin fin. Contra los desafectos y contra el mundo.

Pedro Benítez

Artículos de Pedro Benítez

Periodista, escritor, historiador y politólogo venezolano. Profesor de la Universidad Central de Venezuela.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios