alnavio.com
Edición testing    

Figuras del Poder

Redacción (ALN).- Don Pepe, como también es conocido, nació en el seno de una familia humilde en 1941, época de posguerra. Siempre soñó con vestir traje, tener un despacho y tres secretarias. Lo consiguió, aunque antes tuvo que migrar a Suiza, recorrer miles de kilómetros y arriesgarse a la quiebra sin ser nadie.
El sueño millonario de Juan José Hidalgo
Redacción (ALN).- La empresaria, de origen venezolano, reside en Nueva York. Desde ahí dirige una de las firmas más importantes del mundo. Con 42 años, alentada por su amiga Diana Vreeland, una reputada editora, ingresó en la industria de la moda. El éxito no se hizo esperar y desde el comienzo la firma se convirtió en sinónimo de elegancia, término sobre el que se sostiene el imperio de Carolina Herrera.
El imperio de la elegancia de Carolina Herrera
Redacción (ALN).- Carlos Slim acumula más de 64.000 millones de euros en bienes. Dicha fortuna le supone el odio y la envidia de muchos compatriotas que se preguntan incrédulos cómo una persona puede tener tanto y otros tantos tan poco. Otros simplemente le admiran.
El cuaderno de finanzas de Carlos Slim
Redacción ALN.- Gustavo Grobocopatel está convencido de que Argentina puede convertirse en la Inglaterra del siglo XVIII.
El rey de la soja encabeza la Revolución Verde
Redacción (ALN).- La mecenas Patricia Phelps de Cisneros sabe que Latinoamérica es un lugar donde el realismo mágico no es solo un movimiento literario. Natural de Venezuela y habitual viajera, ve como lo cotidiano armoniza con lo fantástico generando un hervidero de ideas que cocina metáforas, lienzos y esculturas. Sin embargo, hay una cosa que se le escapa. Siente incomprensible que Gabriel García Márquez, Julio Cortázar y Jorge Luis Borges llenen bibliotecas y librerías en todo el mundo, mientras no halla rastro de escultores y pintores latinoamericanos en las principales galerías. Por destapar a estos artistas desconocidos se está dejando la piel.
Patricia Phelps emprende la colonización del arte latinoamericano
Redacción (ALN).- El presidente de ACS y Real Madrid vive por y para los negocios. Desde que “Pitina”, su esposa, falleció en 2012 se aísla de la realidad en las oficinas del Santiago Bernabéu. Es un adicto al trabajo que apenas duerme. De hecho, si echara una carrera al sol, perdería.
El trabajo marca la vida de Florentino Pérez
0,310546875