alnavio.com

Alberto Fernández

Juan Carlos Zapata (ALN).- Evo Morales se fue. Denunciando un golpe de Estado cívico, político, policial. Evo Morales no dice golpe militar. Habla en la carta de renuncia de golpistas. Así, de forma genérica. Se ve que Evo Morales no quiere enfrentar a los militares. De hecho, en la campaña electoral, mientras denunciaba que estaba en marcha un golpe de Estado, asistía a eventos militares, y visitaba cuarteles y guarniciones.

Pedro Benítez (ALN).- Los acontecimientos indican que si el Foro de Sao Paulo tiene un plan este no se está cumpliendo a la perfección como se han ufanado Nicolás Maduro y Diosdado Cabello. Ni perfecto, ni infalible. Por el contrario, la “brisa bolivariana” no se ha llevado (por ahora) ni a Lenín Moreno ni a Sebastián Piñera, sino a Evo Morales.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Alberto Fernández tiene un as para enfrentar la crisis de deuda que hereda del gobierno de Mauricio Macri. Ese as no es otro que el propio FMI. Argentina le debe al FMI. El FMI le prestó a Argentina casi 57.000 millones de dólares. Pero, según el presidente electo de Argentina, fue un préstamo para sostener a Macri en el poder, y en eso el FMI fue cómplice, y eso lo sabe Europa, dice, y lo sabe todo el mundo.

Daniel Gómez (ALN).- En la negociación entre Alberto Fernández y el Fondo Monetario Internacional, “Venezuela no será una condición”, pero sí puede influir, sobre todo a la hora de recabar apoyos, señala al diario ALnavío el argentino Carlos Malamud, investigador principal del Real Instituto Elcano. “La posición de Argentina con Venezuela y otros problemas internacionales despertará una posición más entusiasta o menos entusiasta por parte de EEUU e incluso de Europa”. Y es que como advierte Malamud, para que la renegociación prospere, será importante que Argentina cuente con el apoyo Donald Trump y de la UE.

Daniel Gómez (ALN).- La relación entre las dos grandes potencias de Suramérica va entrando en el terreno del pragmatismo. La última declaración del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, así lo demuestra: “Argentina precisa de Brasil y nosotros precisamos de Argentina”.

Daniel Gómez (ALN).- Se sabe que la izquierda en Latinoamérica recibirá un nuevo estímulo cuando se produzca la reunión entre Alberto Fernández y Andrés Manuel López Obrador. Pero el presidente electo de Argentina tiene otras prioridades en México. Entre ellas, reunirse “con la gente de Donald Trump” para “cuadrar las políticas con el FMI”, dice al diario ALnavío Mario Weitz, profesor en la escuela de negocios ESIC y consultor del Banco Mundial, quien agrega que en las reuniones EEUU pondrá una línea roja: Venezuela. “El único límite es Venezuela”.

Caleb Zuleta (ALN).- El ministro de Economía de Brasil, Paulo Guedes, estrella del gabinete de Jair Bolsonaro, ha dicho que el país doblará el crecimiento económico en 2020. Este 2019, el PIB no alcanzará ni siquiera el 1%. Es lo que ha proyectado el FMI. Pero en 2020, dijo el ministro, será más del doble. ¿Cuánto?

Pedro Benítez (ALN).- Hoy en Venezuela tanto chavistas como antichavistas desean un cambio. La estrategia de Juan Guaidó es poner en evidencia que el obstáculo para ese cambio tiene nombre y apellido: Nicolás Maduro. Este quiere aparentar ante el mundo que pretende normalizar la vida política nacional escogiendo a su propia oposición y justificando la elección de nuevos miembros del Consejo Nacional Electoral (CNE) por parte de un órgano que controla, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), desconociendo a la institución que constitucionalmente tiene esa responsabilidad, la Asamblea Nacional.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Alberto Fernández y Rafael Correa tuvieron un pequeño pero intenso debate. En el punto sobre la OEA y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, y la Corte Interamericana de Derechos Humanos, el presidente electo de Argentina no quiso comprarle el discurso al expresidente de Ecuador que pretende dinamitarlo todo.

Rogelio Núñez (ALN).- Alberto Fernández asumirá el 10 de diciembre como presidente de Argentina lastrado por una compleja situación económica. Con el país endeudado, en medio de una espiral inflacionaria, altos déficits, elevación del tipo de cambio y decrecimiento del PIB. Ante este panorama, el proyecto de Fernández tendría unos objetivos inmediatos y otros a medio plazo.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Alberto Fernández dice que el eje que propone entre Argentina y México no es para molestar a nadie sino para luchar por una América Latina más igual. “Esto, insisto, no es en desmedro de nadie. No es para pelear con nadie en el continente ni fuera del continente ni con ninguna latitud del mundo”.

Juan Carlos Zapata ALN).- Alberto Fernández envía mensajes en tres direcciones. Quiere apostar con México por un nuevo eje de poder en América Latina pero esto no significa que la ideología prime sobre la economía. El presidente electo de Argentina juega al pragmatismo pues sabe el problema que tiene encima. El problema de la deuda. Por ello Argentina requiere inversiones. Requiere producir. Requiere exportar. Requiere ingresos. Alberto Fernández se reúne con Andrés Manuel López Obrador y también lo hace con Carlos Slim. Y le dice al FMI y a los acreedores. Yo voy a resolver el problema de la deuda. El mensaje no tiene desperdicio.

Zenaida Amador (ALN).- En Latinoamérica avanza una coalición política donde juegan en paralelo las expresiones de la izquierda radical y los apaciguados discursos progresistas de los líderes que prefieren marcar una cauta distancia de regímenes como el de Nicolás Maduro. Sin embargo, todos están en la búsqueda de un reflotamiento que les permita aprovechar y potenciar los vientos de cambio que soplan en la región. La agenda de trabajo es ardua y el objetivo es volver a teñir de rojo el mapa regional.

Daniel Gómez (ALN).- Desde Alemania, el profesor Fernando Mires asegura en entrevista con el diario ALnavío que “el peronismo de hoy es lo más parecido a lo que en otros países llamamos socialdemocracia”. Uno de los motivos que explican esta afirmación, apunta, es que “tiene una clientela de votantes similar a la del PSOE”.

Pedro Benítez (ALN).- A Alberto Fernández no le va a quedar otra opción que aplicar el ajuste que Macri ha evadido en los últimos meses, tendrá que negociar otro acuerdo con el FMI y aplicar muchas de las políticas económicas que el kirchnerismo tanto ha criticado. No hacer eso implicaría profundizar la crisis y seguir los pasos de la Venezuela chavista.