alnavio.com
Edición testing    31 de mayo de 2020

Ali Jamenei

Moisés Naím (ALN).- Las secuelas de la decisión de asesinar al general iraní Quasem Soleimani serán múltiples y variadas. Por ahora se vislumbran dos muy claras. La primera es que, en el futuro inmediato, aumentará la presencia militar de Estados Unidos en Oriente Próximo. “Traer los soldados a casa” es una promesa electoral y un eslogan usado con frecuencia por el presidente Donald Trump. Esta promesa, que ya estaba siendo difícil de cumplir, ahora luce inalcanzable. El segundo efecto del asesinato de Soleimani es que el acuerdo nuclear entre Irán y varias potencias, en el cual la República Islámica se comprometió a limitar su programa nuclear, ya no tiene efecto.
  • 1