alnavio.com
Edición testing    27 de mayo de 2020

Américo De Grazia

Juan Carlos Zapata (ALN).- Estaba el embajador de Guaidó en España hablando de consenso cuando le reportaron que un joven venezolano quería saludarlo. Hablaba Antonio Ecarri del consenso con que ha sido elaborado y propuesto el Plan País de Juan Guaidó y el aviso acude como una señal precisa del consenso. El joven poco o casi nada tiene que ver con la participación política: lo mueve la urgencia del cambio, siendo él también víctima del desastre, y por ello está en Madrid, por ello ha migrado, por ello quiere saludar y enterarse. Al fin y al cabo esta es otra forma de consenso y de unidad.

Daniel Gómez (ALN).- El diputado Américo de Grazia dice que en Venezuela se mueven “diamantes de sangre, oro de sangre, y coltán de sangre”. Y en este último negocio el principal involucrado es el hijo de Nicolás Maduro, Nicolás Maduro Guerra. De Grazia tiene testimonios, fotos e informes que así lo demuestran.

Pedro Benítez (ALN).- Tres masacres en sus comunidades en menos de un año es lo que han denunciado los líderes indígenas de la etnia Pemón en Venezuela. Si esto ocurriera en Chile, Colombia o Brasil sería un escándalo mundial y habría en estos momentos una campaña internacional para denunciarlo. Pero no es el caso de Nicolás Maduro que dispone del aval (o complicidad) de parte de la izquierda mundial y del aparato comunicacional del gobierno ruso.

Pedro Benítez (ALN).- El proceso de repartir a girones pedazos del territorio nacional para mantener cohesionados a los dirigentes regionales del chavismo es una de las tácticas que Nicolás Maduro sigue para aferrarse al poder en Venezuela. Con lo que la promesa del socialismo del siglo XXI ha devenido en la instauración de una especie de feudalismo en pleno siglo XXI. Para esto Maduro paga con oro.

Zenaida Amador (ALN).- Colombia es clave en el entramado mundial que se teje ante la crisis venezolana. Pero el tono de su participación en el proceso subió la semana pasada con la reunión entre Iván Duque y Donald Trump. Ahora no sólo es el puente para el ingreso de la ayuda humanitaria internacional a Venezuela, sino que se perfila como el escenario para que EEUU exhiba su poderío militar al redoblar el cerco sobre el régimen de Nicolás Maduro. Son tiempos de decisiones históricas.

Pedro Benítez (ALN).- Paradojas de la historia. Hace casi 60 años Venezuela fue el primer país latinoamericano donde se intentó replicar la experiencia cubana de la lucha armada con apoyo material de La Habana. El primero donde se las derrotó. Pero ahora, es el último reducto de las guerrillas de filiación comunista que aún sobreviven: el ELN y los disidentes de las FARC.

Pedro Benítez (ALN).- Para bien y para mal las fuerzas militares venezolanas han sido en el último siglo la columna vertebral del Estado. Esa posición ha estado y está (hoy) amenazada por grupos armados que han penetrado el territorio del país bajo el amparo de los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro por razones ideológicas y como aliados del proyecto político chavista. Pero a eso hay que sumar el desprestigio en el que han caído a los ojos de la población, que las identifica como parte del régimen. Un aspecto siniestro que revela la otra cara de la crisis venezolana.
  • 1