alnavio.com
Edición testing    31 de mayo de 2020

Arco Minero

Daniel Gómez (ALN).- El problema medioambiental de Nicolás Maduro va más allá de la deforestación y de la contaminación de las aguas. También está afectando la salud y la seguridad de las personas que viven en las zonas de explotación minera. En los alrededores del Arco Minero se incrementan enfermedades como la malaria, campean terroristas y guerrilleros, y se producen muertes y masacres.

Daniel Gómez (ALN).- En la zona del Arco Minero de Venezuela el régimen de Nicolás Maduro explota minas a cielo abierto. Deforesta bosques. Contamina suelos. También atenta contra las personas. Contra los indígenas. Contra más de 20 etnias que viven en esa zona del país. Con militares. Con disidentes de las FARC. Con el ELN. Todo “un ecocidio y un genocidio”, dijo la vicecanciller de Juan Guaidó, Isadora Zubillaga. Un crimen contra el medio ambiente que los representantes de Guaidó denunciarán en Europa y América en busca de nuevas sanciones.

Zenaida Amador (ALN).- La economía venezolana al cierre de 2019 será 60% más pequeña que en 2013. Sólo este año, según estimaciones del Fondo Monetario Internacional, el PIB experimentará una contracción de 35%. A la par de esto, el país sigue sumido en un agresivo proceso inflacionario con una variación de precios de 50.100,3% entre octubre de 2018 y septiembre de 2019 y, según la FAO, 6,8 millones de venezolanos padecen hambre. Las proyecciones de organismos internacionales y de firmas privadas indican que el panorama no será diferente en 2020.

Zenaida Amador (ALN).- La respuesta es simple: No. Por más que Maduro asegura que está por monetizar las riquezas mineras que siguen en el subsuelo de Venezuela, lo cierto es que no tiene dinero para cumplir con las obligaciones de deuda que contrajo, ni para asegurar el abastecimiento básico de alimentos y medicinas que demanda la población, ni para garantizar la operatividad mínima del país. Sin embargo, es la explotación minera la vía por la cual su régimen se ha hecho con el exiguo flujo de recursos que lo mantiene a flote y el sector desde donde teje varias de sus alianzas estratégicas.

Zenaida Amador (ALN).- Nicolás Maduro ha manifestado abiertamente que seguirá gobernando en Venezuela. Se muestra inmutable ante el desconocimiento internacional a su segundo mandato, ante el rechazo popular y ante las acciones que adelanta la oposición para impulsar un cambio de Gobierno. Pero le pegan con fuerza las medidas que individualmente aplican los países, que pueden fraccionar a sus grupos de poder y dejarlo sin oxígeno financiero.
  • 1