alnavio.com

Banco Central de Venezuela

#FiltracionesdeVenezuela

Juan Carlos Zapata (ALN).- El exjefe del Sebin, Cristopher Figuera, no excluye a nadie. No excluye ni siquiera a Nicolasito, el hijo de Nicolás Maduro, a quien involucra en el saqueo del oro del Banco Central, que es uno de los tantos esquemas en los que mutó la corrupción en los tiempos de Maduro. Anda en los 29 años, y es miembro de la Asamblea Nacional Constituyente.

Pedro Benítez (ALN).- El anuncio es formal, luego de cinco catastróficos años el Banco Central de Venezuela (BCV) admite lo que era evidente: Nicolás Maduro perdió la guerra económica que el mismo emprendió en 2013.

Daniel Gómez (ALN).- Las sanciones que impuso la Administración de Donald Trump el 17 de abril a PDVSA afectan a Repsol. La multinacional española tiene acuerdos mixtos con la petrolera estatal venezolana. Esto afecta su actividad en el país. Actividad que quiere continuar “adoptando las medidas necesarias con pleno respeto a la normativa internacional de sanciones”.

Zenaida Amador (ALN).- Mientras Venezuela nada en la incertidumbre sobre lo que ocurrirá luego del 10 de enero, con Nicolás Maduro al frente de un segundo mandato catalogado como ilegítimo, el Gobierno trabaja en planes de sostenimiento impulsando la “desbolivarización” de la economía.

Redacción (Londres/ALN).- Este artículo fue publicado en inglés en ‘Project Syndicate’ el pasado 3 de octubre bajo el título ‘Planning for post Maduro Venezuela’. ALnavío lo reproduce en traducción propia. Su autor, Andrés Velasco, fue ministro de Finanzas en el primer gobierno de Michelle Bachelet. Acaba de ser designado como primer director de la Escuela de Políticas Públicas de la London School of Economics.

Redacción (ALN).- Al igual que el Banco Central de Venezuela no informa desde mediados de 2014 datos claves como la inflación, su equivalente nicaragüense ha dejado de publicar las estadísticas diarias.

Moris Beracha (ALN).- Nicolás Maduro anunció la semana pasada que el nuevo bolívar soberano estará respaldado por el petro, una criptomoneda cuyas transacciones son desconocidas y poco transparentes. Es la primera vez que un gobierno en el planeta decreta una medida de esta naturaleza, lo que podría indicar incluso que el cono monetario oficial de Venezuela carece de valor alguno, pues el petro no se transa en mercados internacionales ni es una divisa.

Pedro Benítez (ALN).- Ocupado en distintas maniobras políticas en un intento por conseguir “legitimidad” luego de los cuestionados comicios del 20 de mayo pasado, el gobierno de Nicolás Maduro parece desentenderse del principal y más dramático problema que hoy afecta a Venezuela: la hiperinflación.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Hay expertos que dicen que no se sabe a ciencia cierta cuánto cifra la deuda de Venezuela. Este es un tema. Porque el chavismo no sólo consumió los ingresos extraordinarios que obtuvo por concepto de petróleo sino que también multiplicó la deuda que había heredado de los 40 años de gobiernos de la democracia. En entrevista con el diario ALnavío, el experto Francisco Rodríguez, de Torino Economics, analiza el problema y propone soluciones.

Zenaida Amador (ALN).- Desde su juramentación el 10 de enero Nicolás Maduro ha anunciado formalmente la inversión de unos 2.300 millones de euros. Este monto es clave para un país que viene de cinco años de recesión en los que ha perdido más del 50% del PIB. Pero no deja de llamar la atención que Maduro afirme que puede disponer alegremente de ese monto tras haber sometido a la población a la escasez de productos básicos, como alimentos y medicinas, porque carecía de recursos.

Juan Carlos Zapata (ALN).- La historia se repite. Ya la de Hugo Chávez reventó en tragedia. La de López Obrador apenas comienza. Pero comienza con los mismos síntomas del líder predestinado a salvar la Patria, y para dejar constancia de ello, nada como dividir la historia. Chávez dijo V República y Andrés Manuel López Obrador dijo IV Transformación. El número es lo de menos. El mensaje lo dice todo. Para Chávez, la IV República fueron los 40 años más nefastos de Venezuela. Los 40 años del pacto de partidos -el de Punto Fijo inspiró los acuerdos de La Moncloa en España-, del neoliberalismo salvaje, de la corrupción y de la deuda social y la deuda pública. Con la V República, Chávez se proponía la Patria Bonita, la Patria Feliz, el País Potencia, industrializado, exportador, rico, la Venezuela limpia y honesta, de justica social, incluyente, de democracia participativa, sin pobres.

Zenaida Amador (ALN).- Los resultados del nuevo Sistema de Mercado Cambiario no parecen consistentes con el optimismo del Gobierno venezolano. Al contrario, son el reflejo de una economía que suma cinco años de contracción y que sigue profundizando la tendencia negativa precisamente por indicadores como la escasez de divisas para responder a las necesidades del país y cubrir sus obligaciones.

Zenaida Amador (ALN).- El Plan de ahorro en oro y las restricciones bancarias para empujar el envío de remesas por los canales oficiales tienen un mismo fin para el Gobierno venezolano: captar recursos. Frente a los recientes incrementos de impuestos y el esperado aumento del precio de la gasolina, este par de medidas lucen como de captación al menudeo, lo que evidencia la precariedad de la situación.

Pedro Benítez (ALN).- La economía de Venezuela puede terminar este año siendo la mitad de lo que era en 1999. Un proceso de destrucción, sin precedentes en el continente americano, de un país que no ha pasado por una guerra. Esta devastación supera la crisis peruana de fines de los 80 e iguala la de Nicaragua en la misma década, sólo que este último país padeció un guerra civil. Una serie de medidas económicas y petroleras tomadas por el expresidente Hugo Chávez, y mantenidas en el tiempo por su heredero y sucesor, resumen todo lo que la ciencia económica indica que no se debe hacer, pero se ha hecho con consecuencias humanas devastadoras.

Pedro Benítez (ALN).- El estilo de gobierno de Nicolás Maduro consiste principalmente en negar las evidencias y regodearse en una realidad virtual. Ocurre con las cifras de construcción de viviendas que publicita, pero también con las de producción de petróleo. Y por supuesto, niega la existencia de hiperinflación. La línea comunicacional se puede resumir así: La realidad es la que yo digo que es.