alnavio.com

Bandes

Zenaida Amador (ALN).- El Departamento del Tesoro de EEUU emitió nuevas sanciones que involucran a instituciones financieras públicas venezolanas, cuyo epicentro es el Bandes. Se trata del mismo banco que Lenín Moreno señala de haber servido para hacer donaciones a favor de Rafael Correa con el propósito de desestabilizar la democracia ecuatoriana, el mismo que desde 2006 permitió construir una red de tratos con Tabaré Vázquez en Uruguay y que, entre otras cosas, ha servido de soporte para una relación milmillonaria con China, el gran aliado internacional del chavismo.

Zenaida Amador (ALN).- Uruguay es uno de los últimos reductos que le quedan al chavismo en América del Sur. Las gestiones que adelanta ayudan a ganar tiempo a Nicolás Maduro y a darle piso político a pesar del rechazo del pueblo venezolano y de buena parte de la comunidad internacional. La vinculación genera ruidos internos y salpica al presidente Tabaré Vázquez, que ahora también podría estarle abriendo margen a Maduro para que se oxigene financieramente.

Pedro Benítez (ALN).- Alejandro Andrade fue uno de los tentáculos de la corrupción, porque el otro fue Rafael Ramírez. Pero en este caso la institucionalidad del chavismo-madurismo no empezó a “investigar” a Andrade hasta que cayó en desgracia. La razón es muy sencilla: los dos fueron parte de la misma estructura corrupta y corruptora que edificó Hugo Chávez para mantener y extender su poder personal. Condenarlos a ellos es condenar a Hugo Chávez.
  • 1

Zenaida Amador (ALN).- A propósito del caso de corrupción del extesorero de Hugo Chávez, Alejandro Andrade, que actualmente ocupa titulares en la prensa mundial, vale la pena dar una mirada a algunos hitos de la escandalosa malversación de fondos que anida en Venezuela para entender las razones de la crisis actual.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Chávez protegía a Alejandro Andrade por la tarea que le había asignado –de elevada confianza– en la estructura de financiamiento de la revolución. Lo que se suma a la risa. Al ojo. Andrade lo divertía. Andrade derrochaba simpatía, y no lo hacía enojar. Nunca. Por el contrario, siempre tenía a mano un chiste para el comandante quien, por lo demás, en el cuerpo a cuerpo también era simpático y chistoso. La anécdota de Andrade mostrando las heridas de balas de FAL, y casi desnudándose, arroja una idea del personaje espontáneo y a quien la gracia le brotaba por los poros. Andrade siguió riéndose, convertido en inversionista ecuestre, propietario de caballos pura sangre, de rango nacional e internacional. Más aún, a dos años de la muerte de Chávez y en pleno gobierno de Maduro, mantenía su puesto de director principal del Banco de Venezuela.