alnavio.com

Bolivia

Juan Carlos Zapata (ALN).- Ya Jeanine Áñez es presidenta de Bolivia. Lo decidió el Parlamento. Lo confirmó el Tribunal Constitucional. Y lo aceptaron la fuerza policial y la Fuerza Armada. El procedimiento no contó en la Asamblea Legislativa con el respaldo de los diputados de Evo Morales. Y por ello el expresidente, desde su exilio en México, señaló que se trata de una presidenta autoproclamada.

Daniel Gómez (ALN).- Este martes se decide el futuro político de Bolivia. La responsabilidad recae sobre la segunda vicepresidenta del Senado, Jeanine Áñez, a quien le corresponde la Presidencia interina, por mandato de la Constitución. Áñez tendrá que poner en marcha los mecanismos para que en Bolivia se produzcan unas elecciones libres. Antes, debe garantizar la seguridad de los diputados de Evo Morales, temerosos de las revueltas en La Paz. Sin el voto de estos legisladores no podrá ser nombrada presidenta interina.

Pedro Benítez (ALN).- Los acontecimientos indican que si el Foro de Sao Paulo tiene un plan este no se está cumpliendo a la perfección como se han ufanado Nicolás Maduro y Diosdado Cabello. Ni perfecto, ni infalible. Por el contrario, la “brisa bolivariana” no se ha llevado (por ahora) ni a Lenín Moreno ni a Sebastián Piñera, sino a Evo Morales.

Juan Carlos Zapata ALN).- Alberto Fernández envía mensajes en tres direcciones. Quiere apostar con México por un nuevo eje de poder en América Latina pero esto no significa que la ideología prime sobre la economía. El presidente electo de Argentina juega al pragmatismo pues sabe el problema que tiene encima. El problema de la deuda. Por ello Argentina requiere inversiones. Requiere producir. Requiere exportar. Requiere ingresos. Alberto Fernández se reúne con Andrés Manuel López Obrador y también lo hace con Carlos Slim. Y le dice al FMI y a los acreedores. Yo voy a resolver el problema de la deuda. El mensaje no tiene desperdicio.

Juan Carlos Zapata (ALN).- En el equipo de Juan Guaidó entienden que Alberto Fernández no es Cristina Fernández de Kirchner. Han estudiado el tema. Han seguido las declaraciones del excandidato y ahora presidente electo de Argentina. Entienden que no es Nicolás Maduro. No es Evo Morales. No es Miguel Díaz-Canel. No es Daniel Ortega. El equipo de Guaidó por ello traza una estrategia diferente para Alberto Fernández.

Juan Carlos Zapata (ALN).- El FMI cambia. Lo que no cambian son los discursos que pronuncia la izquierda. Esa izquierda que representan el presidente de Bolivia, Evo Morales, y el expresidente de Ecuador, Rafael Correa. O de sectores como el chavismo, que es un poco de izquierdismo pero también fascismo y militarismo. El máximo exponente de esta posición es Nicolás Maduro. Los tres han enfilado contra el FMI, responsabilizándolo de los estallidos sociales en Ecuador, Chile y de la crisis en Argentina. Maduro es quien cuanto y más ha aprovechado el momento. Pero la verdad es que poco tiene que enseñarle a la región y al mundo sobre economía. El fracaso económico de Maduro es un hecho conocido a nivel mundial. Es más, el paquete de Maduro es peor que las recetas que aplica el Fondo Monetario Internacional. El paquete de Maduro ha devastado a Venezuela. Y ha ocasionado un éxodo de venezolanos por el mundo que suma casi seis millones.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Evo Morales insiste en la versión del golpe de Estado. Porque a la oposición siempre hay que marcarla como golpista. Es el libreto de Hugo Chávez y el chavismo. Evo Morales dice que el golpe de Estado está en desarrollo. Y la oposición lo que ha hecho es anunciar la creación de una Coordinadora Democrática con el fin de defender el resultado electoral y apurar una segunda vuelta. Evo Morales acusa a la oposición de vendepatria. No hay diferencia con el lenguaje con el que Hugo Chávez y el poder cubano y Nicolás Maduro descalificaban y siguen descalificando a la oposición en Venezuela.

Daniel Gómez (ALN).- Los gobiernos que cambiaron el mapa político en América Latina no trajeron la estabilidad prometida. Chile arde en protestas. Ecuador ardió hace una semana. Hay problemas en Colombia. Y una crisis económica dejó herido de muerte al gobierno de Mauricio Macri en Argentina. La izquierda tampoco se libra de la inestabilidad. Hoy Bolivia es un hervidero ante el posible fraude electoral de Evo Morales. Hace una semana en México el cuestionado gobierno de Andrés Manuel López Obrador se vio doblegado por el narcotráfico. Por no hablar de las continuas crisis de Venezuela, Cuba y Nicaragua.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Evo Morales se fue. Denunciando un golpe de Estado cívico, político, policial. Evo Morales no dice golpe militar. Habla en la carta de renuncia de golpistas. Así, de forma genérica. Se ve que Evo Morales no quiere enfrentar a los militares. De hecho, en la campaña electoral, mientras denunciaba que estaba en marcha un golpe de Estado, asistía a eventos militares, y visitaba cuarteles y guarniciones.

Daniel Gómez (ALN).- El opositor Carlos Mesa quiere ponerle fin a la violencia en Bolivia, liderada por los seguidores de Evo Morales y también, por los radicales de la oposición. Por eso Mesa dice: “No le demos la excusa al expresidente autoritario y tiránico que diga que esto ha sido un golpe de Estado, porque esto no ha sido un golpe de Estado, y si nosotros vulneramos la Constitución le vamos a regalar un argumento que no tiene por qué tener”.

Rogelio Núñez (ALN).- La actual polarización y la división política paralizan a los países de América Latina que se hallan atrapados en un cepo del que no parecen capaces de salir. La situación social (elevada frustración de expectativas) y económica (ralentización y crisis) latinoamericana conduce a que los países deban acometer profundas reformas estructurales surgidas y apoyadas por amplios consensos. Sin embargo, esa polarización y esa división que invaden la política latinoamericana actual detienen cualquier iniciativa de cambio estructural.

Moisés Naím (ALN).- Las protestas callejeras son como los incendios forestales que han aumentado en frecuencia e intensidad. Los expertos alertan que estos enormes incendios van a continuar y tendremos que aprender a vivir en ecosistemas propensos a incendiarse.

Pedro Benítez (ALN).- Los dos principales herederos del régimen chavista están contentos por las protestas en Chile y Ecuador. Tienen algo más que un respiro. Pero ellos saben que las cosas no han salido como las planearon. También están sorprendidos y temerosos del efecto contagio que no se detiene en regímenes de izquierda o de derecha. El segundo a bordo del régimen chavista, Diosdado Cabello, transmite euforia en sus intervenciones públicas. Desde su punto de vista no es para menos. La ola de protestas primero en Ecuador y luego en Chile lo tiene en regocijo. Nicolás Maduro por su parte está satisfecho pero es más prudente.

Daniel Gómez (ALN).- “Estoy casi segurísimo que con el voto de las áreas rurales vamos a ganar en la primera vuelta”, dijo este miércoles el presidente de Bolivia, Evo Morales. “Sólo estamos esperando a que el Tribunal Supremo Electoral informe”, agregó. “Somos respetuosos a lo que diga”. Morales es respetuoso, pero antes de que el tribunal se pronuncie él se da vencedor. ¿Acaso este le llevará la contraria?

Juan Carlos Zapata (ALN).- A Evo Morales le faltó el remate. Todo parece indicar que no pudo ganar en primera vuelta y se le puede complicar el triunfo para la segunda. Aún lleva la ventaja. Pero quien crece es Carlos Mesa, que quedó de segundo y alcanzó un 38% de los votos, un porcentaje que no estaba en los cálculos de ninguna encuestadora. A última hora se conocen las denuncias de parte de Mesa de la interrupción de los escrutinios por parte del Tribunal Electoral. El candidato afirma que la segunda vuelta es inevitable.