alnavio.com

Canal Interoceánico

Daniel Gómez (ALN).- El régimen de Daniel Ortega le entregó al magante chino Wang Jing un megaproyecto de 50.000 millones de dólares: el Canal Interoceánico. Han pasado cinco años de aquello y las obras no han comenzado. Los expertos dicen que no se pueden realizar. Hasta ahora Ortega guardaba silencio y finalmente habló.

Daniel Gómez (ALN).- El Canal Interoceánico de Nicaragua no está parado, dice a ALnavío la ministra de Turismo, Anasha Campbell. “El proyecto empieza con una fase de estudios de factibilidad. Actualmente está en ese punto”, explica. El caso es que desde 2014 ni el presidente, Daniel Ortega, ni el magnate chino al que se encargó el proyecto, Wang Jing, se han pronunciado al respecto.

Daniel Gómez (ALN).- Wang Jing, de 45 años, es uno de los hombres más ricos de China. Amasó una fortuna gracias a su teleco Xinwei. No obstante, también es conocido por liderar el Canal Interoceánico de Nicaragua, un proyecto de 50.000 millones de dólares que el presidente Daniel Ortega le entregó en 2013 y del que no se sabe nada. Cinco años han pasado y ni una excavadora se ha puesto a trabajar. Y eso también caldeó los ánimos contra el mandatario en la crisis que estalló el pasado abril.

  • 1

Daniel Gómez (ALN).- El presidente de Nicaragua ratificó que la construcción del Canal Interoceánico sigue en pie. Que las obras de este faraónico proyecto -más costoso que la presa de las Tres Gargantas y la misión Apolo juntas- se paralizaron porque falta una medición ambiental. Daniel Ortega insiste, aun a sabiendas de que el canal también agitó las protestas contra su gobierno.

Leticia Núñez (ALN).- Ya van 12 días de protestas en Nicaragua. La reforma de la Seguridad Social fue el detonante y aunque Daniel Ortega acabó retirándola, no ha sido suficiente. Encendida la mecha, ya nada parece contener la indignación popular. En un país con altas tasas de pobreza y desigualdad, los ciudadanos también se han movilizado en contra de la construcción del Canal Interoceánico y de las posibles expropiaciones que podría acarrear. Además, el Gobierno tardó cuatro días en reaccionar ante el incendio de Indio Maíz, una de las reservas más importantes de toda Centroamérica. La ira que el presidente Ortega ha despertado en los nicaragüenses parece tener una sola solución: su renuncia.