alnavio.com

Carlos Mesa

Juan Carlos Zapata (ALN).- Bolivia entra en la recta final de la campaña electoral. Evo Morales confía en el triunfo. Las encuestas comienzan a reflejar la ventaja necesaria para sortear una segunda vuelta frente al expresidente Carlos Mesa, una segunda vuelta que le podría complicar la victoria. Hasta esta semana, Evo Morales no lograba sacarle a Carlos Mesa, como mínimo, los 10 puntos obligatorios. Al parecer, la crisis de Ecuador ha venido en ayuda de Evo Morales.

Rogelio Núñez (ALN).- El liderazgo de Evo Morales ha ido de la mano del predominio del Movimiento al Socialismo en el Legislativo que en 2014 consiguió 25 de 36 escaños en el Senado y 88 de 130 en la Cámara de Diputados: 113 puestos en la Asamblea de un total de 166. Esos tiempos parece que ya son historia y ahora en 2019 las encuestas sitúan a Evo Morales lejos del 50% y con muchas posibilidades de tener que disputar un balotaje, algo que no ocurrió en ninguna de las tres elecciones anteriores en las que fue el más votado.

#Informe Confidencial

Rogelio Núñez (ALN).- Bolivia camina hacia un nuevo escenario caracterizado por la polarización, la fragmentación y una difícil gobernabilidad futura. Una polarización que se traduce en la formación de dos liderazgos y dos bloques: el del propio mandatario, Evo Morales, y el de su principal rival, el expresidente Carlos Mesa. Ese es el panorama más probable una vez que se celebren las presidenciales del 20 de octubre.

Alonso Moleiro (ALN).- Portador de un capital político indiscutible, que no necesariamente tiene que traducirse en votos, el expresidente de Bolivia Carlos Mesa emerge como la posibilidad ciudadana para destronar al poderoso Evo Morales, hegemónica expresión del populismo carismático con ribetes étnicos. En este momento Mesa recorre el país, procurando sentar las bases de una victoria que todavía es sólo una posibilidad, y va registrando cada paso en su cuenta de Twitter.

Leticia Núñez (ALN).- El presidente de Bolivia suma 12 años, seis meses y 21 días en el poder. El récord le llega en la nueva casa presidencial, un edificio de 120 metros de altura cuyo costo oficial supera los 34 millones de dólares. Morales pretende ampliar la marca con un cuarto mandato en 2019. Lo hace tras perder un referéndum y retorcer la Constitución. “Incumplió la promesa de no presentarse. Esto le pasará factura”, dice un experto consultado por ALnavío.
  • 1

Rogelio Núñez (ALN).- El mes de octubre va a ser, políticamente hablando, apasionante en Suramérica, ya que habrá cuatro citas ante las urnas: tres elecciones presidenciales (Bolivia, Uruguay y Argentina) y unas municipales (Colombia). Tres de esos comicios, además, coinciden el mismo día, el 27 de octubre (en Argentina, Uruguay y Colombia).

Daniel Gómez (ALN).- Los comicios presidenciales de Argentina y Bolivia tendrán lugar en octubre. Dos citas trascendentes para el futuro político de una América del Sur que gira cada vez más hacia la derecha. Y esto influye en Venezuela. Un nuevo triunfo de Mauricio Macri y una posible derrota de Evo Morales podrían dejar al gobierno de Nicolás Maduro ya no aislado: solo. Pero también podría ocurrir lo contrario.

María Rodríguez (ALN).- El expresidente de Bolivia Carlos Mesa dice que no habría sido responsable abstenerse ante la posibilidad de que Evo Morales se presente a un cuarto mandato. De ahí que Mesa concurra a las elecciones de 2019. “Si Morales es candidato, ¿vamos a dejarle el camino para que gane al galope y solito?”, se pregunta el exmandatario. La respuesta es que Mesa no quiere permitírselo.

Antonio José Chinchetru (ALN).- Evo Morales juega con cartas marcadas en el tablero electoral boliviano. Se presentará a la reelección de 2019 tras desconocer un referéndum que se lo prohibía y retorcer la Constitución. Sin embargo, no tiene asegurada la victoria. Un sondeo augura el triunfo del expresidente Carlos Mesa. Este, sin embargo, es reacio a concurrir puesto que supondría legitimar la jugada del mandatario. El suyo es un dilema complejo en una partida donde Morales tiene en los tribunales otro As bajo la manga.