alnavio.com
Edición testing    8 de agosto de 2020

Chi Hyun Chung

Rogelio Núñez (ALN).- Sobre las elecciones de Bolivia va a planear la sombra de Evo Morales. Su hegemonía colapsó en octubre pero ni él ni su partido, el MAS, son cadáveres políticos. De hecho, desde su renuncia, Morales ha buscado cómo incidir en la situación interna: primero afirmando que deseaba regresar. Luego trasladándose de México a Argentina para estar más cerca de la evolución de los acontecimientos. Y ahora planeando la estrategia a seguir y evaluando quién es el mejor candidato masista para cuidar su herencia.

Caleb Zuleta (ALN).- Los analistas en Bolivia coinciden. Fernando Camacho es quien tiene la principal opción para llegar a la Presidencia. Los analistas también se preguntan: ¿Quién es el favorito de Evo Morales para ser candidato del MAS? Camacho es el líder que encabezó la revuelta cívica en Bolivia. El hombre que le solicitó la renuncia a Evo Morales e introdujo la Biblia en el palacio de gobierno. Camacho encabezó la opción más radical. Era el presidente del Comité Cívico de Santa Cruz. Evo Morales, por su parte, envía señales desde Buenos Aires. Le gustaría un candidato que defienda su gestión económica. ¿Quién puede ser? De momento, Camacho cosecha.

Juan Carlos Zapata (ALN).- La oposición a Evo Morales y al MAS barre en Bolivia. Pero de cara a las elecciones de 2020, el bloque que evitaría el regreso del MAS y Evo Morales al poder está dividido. Esa oposición, cuando era oposición al gobierno, también le ganaba a Evo Morales, pero fue dividida a la primera vuelta de las elecciones del 20 de octubre. Y le ganaba en la segunda vuelta, unida, y eso fue lo que despertó los miedos de Evo Morales, y por ello cometió el fraude. Ahora, sin Evo Morales en el poder, ¿qué riesgos corre ese bloque otra vez dividido? ¿Y qué riesgos de que Bolivia pase del extremo de la izquierda al extremo de la derecha?

Rogelio Núñez (ALN).- Evo Morales nunca ha creído en la democracia liberal. Tras casi 15 años en el poder elegido (2005) y reelegido (2009 y 2014) en las urnas gracias a un viento económico favorable (el boom de los hidrocarburos), a una estrategia clientelar y a la cooptación de las instituciones, su raíz corporativista y autoritaria se había olvidado en el baúl de los recuerdos.

Juan Carlos Zapata (ALN).- A Evo Morales le faltó el remate. Todo parece indicar que no pudo ganar en primera vuelta y se le puede complicar el triunfo para la segunda. Aún lleva la ventaja. Pero quien crece es Carlos Mesa, que quedó de segundo y alcanzó un 38% de los votos, un porcentaje que no estaba en los cálculos de ninguna encuestadora. A última hora se conocen las denuncias de parte de Mesa de la interrupción de los escrutinios por parte del Tribunal Electoral. El candidato afirma que la segunda vuelta es inevitable.

Rogelio Núñez (ALN).- El liderazgo de Evo Morales ha ido de la mano del predominio del Movimiento al Socialismo en el Legislativo que en 2014 consiguió 25 de 36 escaños en el Senado y 88 de 130 en la Cámara de Diputados: 113 puestos en la Asamblea de un total de 166. Esos tiempos parece que ya son historia y ahora en 2019 las encuestas sitúan a Evo Morales lejos del 50% y con muchas posibilidades de tener que disputar un balotaje, algo que no ocurrió en ninguna de las tres elecciones anteriores en las que fue el más votado.
  • 1