alnavio.com

China

Pedro Benítez (ALN).- Por cuestiones del destino es probable que Donald Trump sea el presidente norteamericano que haga el desquite por el fracaso de la invasión de EEUU a Cuba en abril de 1961. Algo que puede ocurrir en Venezuela en algún momento de 2019.

María Rodríguez (ALN).- ¿Se reunieron o no se reunieron representantes de Juan Guaidó en Washington con diplomáticos chinos? Una portavoz del Ministerio de Exteriores chino lo niega. Pero hace unas semanas otro portavoz dijo que se estaban manteniendo conversaciones con “todas las partes”. Para Maryhen Jiménez Morales, investigadora en el Departamento de Política y Relaciones Internacionales de la Universidad de Oxford, este enredo esconde un “grave problema” por algo obvio: “La diplomacia secreta tiene que ser secreta”. La politóloga explica al diario ALnavío que “sí debe haber encuentros” de China con el equipo de Guaidó, pero “es muy negativo que estos salgan a la luz porque no le da seguridad a China”. La clave ahora para Guaidó es “ganarse a los chinos”, insiste.

María Rodríguez (ALN).- Cuando Nayib Bukele, presidente electo de El Salvador, evalúe las relaciones diplomáticas con China, deberá estudiar los beneficios de aliarse con una potencia económica como la asiática, las consecuencias de que esta se inmiscuya o no en la política interna de El Salvador y los atractivos y riesgos de participar en la Nueva Ruta de la Seda. ¿Qué pesará más? Así opinan los expertos consultados por ALnavío.

Pedro Benítez (ALN).- Nicolás Maduro aún manda pero no gobierna. En cambio, Juan Guaidó comienza a mandar y a gobernar. El primero conserva el control de los aparatos de inteligencia y la policía política, pero no puede tomar medidas de gobierno. El segundo apenas tiene escolta, pero comienza a dar pasos para concretar el gobierno de transición. El centro de gravedad del poder político en Caracas se está moviendo.

Zenaida Amador (ALN).- Al ritmo al que se suceden los hechos en Venezuela es difícil seguirles el pulso. Tampoco es sencillo advertir todas las variaciones que ocurren en el accionar de los distintos actores nacionales e internacionales ante la coyuntura. Sin embargo, toda esta vorágine deja claro que hay un cúmulo de intereses de geopolítica en juego y que, más allá de lo que trasciende a la opinión pública, se está desarrollando una apretada agenda de conversaciones y de negociaciones de toda índole que puede añadir matices a la evolución de los acontecimientos.

Zenaida Amador (ALN).- La Casa Blanca dio un paso al frente en su decisión de desconocer a Nicolás Maduro como presidente de Venezuela y se jugó la temida carta de las sanciones petroleras en su contra. En paralelo, Juan Guaidó, como presidente encargado de Venezuela con reconocimiento de Estados Unidos y de al menos otra docena de naciones, anunció que inició “la toma del control progresivo y ordenado de los activos de nuestra República en el exterior”. En ambos casos el argumento es el mismo: impedir que el régimen de Maduro siga saqueando los activos y recursos de Venezuela.

Zenaida Amador (ALN).- “No quiero bonos, no quiero CLAP, lo que yo quiero es que se vaya Nicolás”. Esta es la consigna que se escucha en las reuniones callejeras, en los atestados vagones del metro y en las protestas espontáneas que se repiten en las barriadas de Venezuela. Puertas adentro de las cúpulas del chavismo la frase es evidencia de que el esquema de control social aplicado en los últimos años hace aguas en medio de una crisis sin precedentes. El margen de maniobra de Nicolás Maduro se acorta y sólo le resta apelar a las acciones represivas y al miedo.

Pedro Benítez (ALN).- Luego de año y medio de desmovilización se levanta una nueva ola opositora en Venezuela. Ciudad tras ciudad se repiten las concentraciones en apoyo al joven presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, quien ha despertado, contra todo pronóstico, un entusiasmo que se percibía perdido.

Zenaida Amador (ALN).- En el mundo crece la polémica acerca del proceso de cambio en Venezuela, ya que algunos señalan que se está propiciando una intervención extranjera y otros afirman que sin una acción contundente de la comunidad internacional no se concretará la salida de Nicolás Maduro del poder. ¿Qué puede suceder en el contexto actual y qué factores se están moviendo para forzar un desenlace?

Moisés Naím (ALN).- Hoy se le puede aplicar a China lo que tantas veces se dijo de EEUU: si China estornuda el mundo coge un resfriado. O más concretamente: lo que pasa en China le afecta a usted. Y en estos tiempos la economía china no sólo estornuda, sino que está enferma.

María Rodríguez (ALN).- Un cambio de Gobierno en Venezuela “sería positivo para China porque podrá invertir más y de manera más eficiente y más sostenible” en el país. Lo dice en esta entrevista al diario ALnavío Maryhen Jiménez Morales, investigadora en el Departamento de Política y Relaciones Internacionales de la Universidad de Oxford. La politóloga considera que China está evaluando la situación, su papel, el apoyo a un lado u otro “y se va a decantar por el camino pragmático”.

Leopoldo Martínez Nucete (ALN).- La crisis que vive Venezuela, así como la ruta que transita para restablecer el orden constitucional democrático, son inéditas. Sin elecciones confiables, el sufrimiento del pueblo venezolano, ya inmenso, sería aún mayor; y asistiríamos irremediablemente a un escalamiento del conflicto político cuyo desenlace nadie puede predecir.

Redacción (ALN).- Tras 20 horas en silencio después de que Juan Guaidó jurase como presidente encargado de Venezuela, China habló y se puso nuevamente del lado de Nicolás Maduro. Criticó “las injerencias de cualquier tipo en los asuntos internos de Venezuela”. La misma línea sigue Rusia. El canciller Seguéi Lavrov declaró que los países que reconocieron a Guaidó “se autodelatan”.

Zenaida Amador (ALN).- Nicolás Maduro ha manifestado abiertamente que seguirá gobernando en Venezuela. Se muestra inmutable ante el desconocimiento internacional a su segundo mandato, ante el rechazo popular y ante las acciones que adelanta la oposición para impulsar un cambio de Gobierno. Pero le pegan con fuerza las medidas que individualmente aplican los países, que pueden fraccionar a sus grupos de poder y dejarlo sin oxígeno financiero.

Rafael Alba (ALN).- Wall Street empieza a manifestar dudas sobre las últimas estrategias empresariales de Apple. Tim Cook está forzado a encontrar nuevos sistemas para incrementar el peso del negocio musical en las cuentas de resultados de la compañía.