alnavio.com
Edición testing    31 de mayo de 2020

Conindustria

Zenaida Amador (ALN).- Ante la llegada del 1 de mayo, Día del Trabajador, el régimen de Nicolás Maduro decretó un aumento salarial que dejó un mal sabor de boca. Reincidiendo en su práctica de imponer medidas inconsultas, elevó lo que llama “el salario mínimo integral” de 2,5 a 4,5 dólares mensuales en medio de una crisis sin precedentes y con el país paralizado por la cuarentena para contener el Covid-19. Desde el chavismo, para justificar tal nivel de depauperación del ingreso, se argumenta que en Venezuela se regalan los servicios públicos. ¿Qué más se puede esperar?

Zenaida Amador (ALN).- Sin atender el pliego de propuestas del empresariado venezolano, donde recomendaban flexibilizaciones y garantías para remontar la parálisis general de actividades impuesta por las propias autoridades, más las otras secuelas que dejará la pandemia del coronavirus, el régimen de Nicolás Maduro decidió recargar en el sector privado las primeras medidas económicas dictadas cuando se cumple la primera semana de cuarentena general en el país.

Zenaida Amador (ALN).- La llamada revolución bolivariana le hizo la guerra a la empresa privada venezolana a lo largo de dos décadas en el poder, período durante el cual impulsó un feroz proceso de expropiaciones y estatizaciones bajo la consigna de que los medios de producción debían estar centralizados en el Estado como extensión “del pueblo”. En algunos momentos complejos el chavismo montó unos supuestos espacios de entendimiento con los empresarios, que no pasaban del efectismo político necesario para la ocasión. Pero en esta oportunidad, con el país en ruinas, al borde de una tragedia sanitaria a causa del coronavirus y sin más opciones, parece que a Nicolás Maduro le tocará pedirle al empresariado una vía que ayude al país a sobrellevar esta debacle.

Zenaida Amador (ALN).- El sector formal de la economía que todavía sigue en pie en Venezuela llega a 2020 severamente golpeado luego de seis años de aguda crisis, peor a las que han vivido naciones sometidas a conflictos bélicos. Muchos empresarios están dispuestos a seguir adelante, pero sus más temidos adversarios son las estrategias económicas de Nicolás Maduro para sostenerse en el poder. ¿Cómo se explica que enfrenten esas dificultades si el régimen venezolano ha dado paso a una flexibilización económica?

Zenaida Amador (ALN).- La exoneración de impuestos a la importación fue una de las estrategias adoptadas por Nicolás Maduro para crear una burbuja comercial en Venezuela, a la que solo tiene acceso una pequeña porción de la población y que en nada contribuye a la reactivación de la economía. La medida, que vencía este 31 de diciembre, recibió un nuevo aliento por otros seis meses, período suficiente para que el régimen perfile sus estrategias político-electorales de 2020.

Zenaida Amador (BCV).- Un Banco Central desmantelado y politizado, como casi todas las instituciones de Venezuela, había recurrido al silencio como forma de ocultar el colapso de la economía. Así se mantuvo por cuatro años, omitiendo estadísticas clave mientras apuntalaba la gestión expansiva del gasto público de Nicolás Maduro con una generación masiva de dinero sin responder a la realidad productiva del país. Y así fue hasta abril de este año cuando, por razones que todavía no han sido explicadas, el Banco Central de Venezuela comenzó a mostrar las cifras de la hecatombe.

Zenaida Amador (ALN).- Aun con el sombrío panorama que pesa sobre Venezuela, profesionales de las diversas áreas están trabajando en la preparación de las acciones para el día después de la salida de Maduro con las que será posible atender la emergencia del país y avanzar hacia su recuperación. El cambio político necesario y la forma en que se produzca lucen como la piedra en el zapato.

Zenaida Amador (ALN).- Aunque Nicolás Maduro sigue blandiendo el Plan de la Patria como hoja de ruta de su gestión para avanzar hacia la construcción del socialismo y con la jerga revolucionaria impregnando sus discursos, la realidad es que ha venido adoptando medidas económicas que cualquier observador podría catalogar de neoliberales. ¿Son medidas de ajuste o son sólo un intento desesperado por sostenerse en el poder a cualquier costo en medio de una crisis económica sin precedentes?

#VenezuelaSeApaga

Zenaida Amador (ALN).- Sin ingresos petroleros para encubrir el fracaso del modelo aplicado por dos décadas, Venezuela presenta una realidad aplastante: la economía ha sido destruida. En esta serie de entregas ALnavío analizará a fondo la paralización de una de las naciones más ricas del mundo.

Leticia Núñez (ALN).- Adiós a los reyes del desayuno en Venezuela. El país tenía el privilegio de contar con una de las 18 fábricas que Kellogg’s posee en todo el mundo. Hasta ayer. La firma estadounidense puso fin a 57 años de operaciones en Venezuela debido a la crisis económica provocada por el régimen de Nicolás Maduro. Se va una empresa global, presente en 180 naciones. Ni el tigre Tony ni el gallo Cornelio soportan la deriva.
  • 1