alnavio.com
Edición testing    30 de marzo de 2020

Crisis en Bolivia

Daniel Gómez (ALN).- La presidenta de la Cámara de Senadores, Eva Copa, no quiere más muertos ni más violencia en Bolivia. Quiere negociación, diálogo y paz. Su apuesta es porque se arribe lo antes posible a elecciones urgentes, como señala el acuerdo que firmó este domingo con la presidenta interina, Jeanine Áñez. No hay que olvidar que Eva Copa es dirigente del MAS, el partido de Evo Morales. Un MAS dividido entre los radicales del evismo, y los pragmáticos. Ella representa a estos últimos. Ella se llama Eva. ¿Se viene un nuevo evismo?

Juan Carlos Zapata (ALN).- ¿Cuántas agendas hay en desarrollo en Bolivia? Los principales actores políticos del país ya parecen encaminados a pactar el esquema y la fecha de las nuevas elecciones. Pero la calle sigue activa, la protesta sigue viva. Desde el exilio el expresidente Evo Morales mantiene la línea de que se siga ejerciendo presión sobre el gobierno interino de Jeanine Áñez y al mismo tiempo endurece el lenguaje contra los militares a los que una vez consideró leales al proceso político que lideró. Evo Morales ha llegado ahora al punto de denunciar que pudo haber sido objeto de un atentado. Evo Morales suma ahora dos problemas. Ya no cuenta con un partido monolítico -unos parlamentarios piden su regreso y otros no- y el haber endurecido el lenguaje contra los militares, lo aleja de estos.

Daniel Gómez (ALN).- Poco a poco retoma la vía institucional en Bolivia, mientras el caos en las calles no cede. Este miércoles habrá sesión en la Cámara de Senadores para anular las elecciones del 20 de octubre, procesar la dimisión de Evo Morales y allanar el camino hacia nuevos comicios. Lo dice la presidenta del Senado, Eva Copa, quien es dirigente del MAS, el partido de Morales. Y lo dice justo después de que el ministro interino de Presidenta, Jerjes Justiniano, amenazara con convocar elecciones por decreto si los parlamentarios de Evo Morales no ponían de su parte para desbloquear la situación política.

Daniel Gómez (ALN).- “Nosotros tenemos nuestros tiempos y en su momento se va a tomar una decisión”, respondió este lunes el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, a la pregunta de si su gobierno va a reconocer o no a la presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez. Mientras, el expresidente Evo Morales sigue asilado en Ciudad de México.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Evo Morales dice que tiene información de que hay comandos de las Fuerzas Armadas que se le están volteando al gobierno interino que preside Jeanine Añez. “Me informan que miembros de la Fuerza Armada se están volteando contra la dictadura”, apunta. Evo Morales sigue en México.

Daniel Gómez (ALN).- En Bolivia no hay cálculos recientes, pero se sabe que las protestas paralizaron algunos campos de gas. También se cortaron gasoductos. En Chile, donde todavía continúan las movilizaciones, el gobierno estima pérdidas de 1.550 millones de dólares. Luego está Ecuador. Sólo 10 días duraron las protestas, pero el país perdió más de 1.600 millones de dólares.

Juan Carlos Zapata.- Evo Morales le envía un mensaje a Juan Guaidó. Al Juan Guaidó de este 16 de noviembre. Y el mensaje pasa por el Palacio de Miraflores desde donde gobierna Maduro. Pasa por los cuarteles del PSUV, el partido de Nicolás Maduro y Diosdado Cabello. Y pasa por los cuarteles militares y policiales. Evo Morales dice que quiere la paz en Bolivia, que quiere la pacificación, pero que el pueblo no va a parar. Y es que desde el exilio Evo Morales sigue estimulando la violencia y la confrontación. Evo Morales insiste en el caos. Evo Morales aun cree que el caos es su principal arma. El caos en la calle y el caos institucional. Evo Morales todavía calcula que los militares, o un sector de la Fuerza Armada puedan llevarlo de vuelta al poder.

Daniel Gómez (ALN).- La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, dice que no tiene ningún apetito de poder. Que convocará elecciones cuanto antes. Que respetará la independencia de las instituciones. De los políticos. “Nosotros lo que esperamos es cumplir”. Y agrega que también cumplieron cuando Evo Morales era presidente participando en las elecciones del 20 de octubre. “Cumplimos para no quedar al margen”, dijo. “Si no nos hubiera ocurrido como en Venezuela”.

Daniel Gómez (ALN).- Evo Morales fracasó. La estrategia de generar el caos en Bolivia a través de un vacío de poder no le funcionó y ahora el gobierno está en manos de la oposición. Por eso el MAS, su partido, regresa a a Asamblea Legislativa y se hace de las presidencia en Congreso y Senado. Un movimiento que sin duda añade interrogantes al futuro del país. ¿El MAS impondrá su mayoría parlamentaria para anular la presidencia de Jeanine Áñez? ¿Querrá devolver a Evo Morales al poder? ¿O simplemente participará en la transición de Bolivia?

Daniel Gómez (ALN).- Parece que Evo Morales confunde lealtad con legalidad. Se siente traicionado. Por el Ejército, quienes le dijeron que se iba a mantener en el poder. Por el general Williams Kaliman, un hombre del que tenía buenas referencias. Y mientras, Evo Morales se olvida de lo importante: defender la Constitución.

Daniel Gómez (ALN).- Este martes se decide el futuro político de Bolivia. La responsabilidad recae sobre la segunda vicepresidenta del Senado, Jeanine Áñez, a quien le corresponde la Presidencia interina, por mandato de la Constitución. Áñez tendrá que poner en marcha los mecanismos para que en Bolivia se produzcan unas elecciones libres. Antes, debe garantizar la seguridad de los diputados de Evo Morales, temerosos de las revueltas en La Paz. Sin el voto de estos legisladores no podrá ser nombrada presidenta interina.

Daniel Gómez (ALN).- Dos analistas consultados por el diario ALnavío dicen que sí hay un golpe de Estado contra Evo Morales en Bolivia. Argumentan la opinión aludiendo al comportamiento de la Fuerza Armada, la cual sugirió la renuncia de Morales. Sin embargo, esta no es la opinión generalizada. Hasta seis expertos consultados apuntan, así como lo considera el opositor Carlos Mesa, que no hay ningún alzamiento contra Morales. Que el germen fue aquel referéndum constitucional que el mandatario desoyó.

Juan Carlos Zapata (ALN).- A Evo Morales lo perdió la enfermedad del chavismo. Esa peste producida por el exceso de poder y excesos en el poder. Evo Morales estaba avisado desde que perdió el referendo de 2016. Evo Morales torció la historia, violó la Constitución, y se burló de la mayoría y de la voluntad popular, imponiendo la opción de una nueva presidencia que los votos le negaban, entonces con la derrota del referendo, y ahora en las elecciones de este octubre. Evo Morales no entendió que perder una elección no significa perder la vida y tampoco quedar fuera del poder, no totalmente. Evo Morales no entendía que peor era manipular el escrutinio, y cometer fraude. Evo Morales estaba enfermo de chavismo y quería más poder, quería otra presidencia, y estaba dispuesto a lograrlo, y creía que esta vez, como en 2016, no correría riesgo, pues calculaba tenerlo todo bajo control. Evo Morales no calculó, sin embargo, que no era mayoría, y que esa mayoría, contenida en 2016, podía explotar y explotó.
  • 1