alnavio.com
Edición testing    7 de agosto de 2020

Dgcim

Pedro Benítez (ALN).- Peleas a golpes a plena luz del día entre funcionarios de distintos cuerpos policiales. Disputas, rivalidades y conflictos entre los distintos organismos de seguridad. Balaceras en la vía pública ante la atónita mirada de los transeúntes. Deserción de oficiales militares. No son hechos aislados sino recurrentes que indican un patrón y tienen una causa de fondo. Son una señal alarmante de descomposición.

Juan Carlos Zapata (ALN).- A Maduro, a Cabello, a Delcy Rodríguez, al régimen, quizá los haya descontrolado que Guaidó no cayó en la trampa que le tendieron a su llegada al aeropuerto internacional. Pese a los insultos y amenazas, pese a las agresiones, el Presidente Encargado mantuvo un control a la altura de su posición. Controló la rabia. Controló el miedo, porque también hay miedo. Al mismo tiempo tenía que saludar a algunos partidarios. Tenía que sonreír. Y caminar, seguir adelante sin detenerse, y hasta soltarle un discurso a la dirigente chavista que el régimen designó para el trabajo sucio.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Al Pollo Carvajal no le gusta un relato. El de la DEA. Opina que se trata de un invento. El general Hugo Armando Carvajal Barrios, exjefe de Inteligencia y Contrainteligencia Militar de Hugo Chávez, ha insistido que la DEA montó una historia sólo con el propósito de llevarlo a Estados Unidos y obligarlo a declarar y a que aporte información. El Pollo niega la acusación de conspirar para introducir cocaína en los Estados Unidos, o que vendieron cocaína incautada a narcotraficantes, o que ayudaron a las FARC. En fin, la acusación de conspiración y terrorismo. Para el Pollo Carvajal, no hay pruebas. El relato es un invento.

Juan Carlos Zapata (ALN).- El Pollo Carvajal no ha dejado ni las plumas en España. Eso sí, la fuga ha derivado en un escándalo que deteriora la imagen de la Audiencia y la Policía Nacional. El general Hugo Carvajal se fugó la semana pasada de su casa cuando se conoció que sería extraditado a los Estados Unidos. ¿Pero a dónde se fue?

Pedro Benítez (ALN).- Los dos principales herederos del régimen chavista están contentos por las protestas en Chile y Ecuador. Tienen algo más que un respiro. Pero ellos saben que las cosas no han salido como las planearon. También están sorprendidos y temerosos del efecto contagio que no se detiene en regímenes de izquierda o de derecha. El segundo a bordo del régimen chavista, Diosdado Cabello, transmite euforia en sus intervenciones públicas. Desde su punto de vista no es para menos. La ola de protestas primero en Ecuador y luego en Chile lo tiene en regocijo. Nicolás Maduro por su parte está satisfecho pero es más prudente.

Pedro Benítez (ALN).- En política (como en la vida) se hace lo que se puede, no lo que se quiere. Se llama aceptar la realidad tal cual es y de allí intentar cambiarla. Es la lógica de la propuesta que Juan Guaidó, el presidente del Parlamento venezolano, reconocido como presidente interino del país por 55 países, ha presentado públicamente. Una solución salomónica.

Juan Carlos Zapata (ALN).- A Cilia Flores no se le ha escapado ningún detalle. La esposa de Nicolás Maduro conocía las operaciones de sus hijos. El tren de vida. Las relaciones y los nexos con Alex Saab. A Cilia Flores no podían escapársele esos “detalles”, porque ella lo conoce casi todo, interesada como es por los informes de inteligencia y por otras cosas más.

Fernando Muñoz (ALN).- El régimen de Nicolás Maduro se ha granjeado muchos enemigos a lo largo de los años, tanto dentro como fuera del país. Desde que asumió el poder, Maduro vive una situación insólita: la conspiración y enemistad de casi todos los generales que en algún momento dirigieron la inteligencia política, la contrainteligencia militar, y se encargaron de velar por su seguridad.

Pedro Benítez (ALN).- La “unión cívico-militar” de la que por años se ufanó el chavismo como parte de su estrategia de hacer de la Fuerza Armada Nacional (FAN) el brazo armado del partido oficial, ha terminado en la represión sin límites de esa misma FAN. Tal como en el caso de las dictaduras comunistas, el auténtico enemigo es el descontento militar que Nicolás Maduro pretende aplacar por medio del terrorismo de Estado.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Allí está la orden. Allí está el libreto. De Nicolás Maduro el cruel. El tirano, como bien suele decir ahora el expresidente de España, Felipe González. Desde que se sentó en la silla del Palacio de Miraflores, Maduro no ha hecho más que cumplir esa sentencia. La línea dura de la represión y el terror.

Zenaida Amador (ALN).- Venezuela es un hervidero donde se producen más de 200 protestas al día debido a la crisis económica, la escasez y el colapso de los servicios públicos. Pero no siempre esa protesta social se conecta con la agenda política, algo que Juan Guaidó intenta revertir ante los graves errores cometidos por el régimen de Nicolás Maduro con sus flagrantes violaciones a los derechos humanos incluso bajo el seguimiento de la ONU.

Zenaida Amador (ALN).- Las apariencias ya no importan para el régimen de Nicolás Maduro. Ni que la Alta Comisionada de los Derechos Humanos para la Organización de Naciones Unidas esté por emitir un informe sobre su gestión, ni que el mundo entero esté atento a su deslegitimado ejercicio del poder, ni que la Corte Penal Internacional lo esté investigando por la comisión de crímenes de lesa humanidad bajo su mandato. Nada de eso ha impedido que las torturas, las desapariciones y las muertes de disidentes sean noticia cotidiana en Venezuela.

Juan Carlos Zapata (ALN).- A Maduro le queda eso. El terror. Que tampoco es que sea un elemento nuevo en el esquema que lo sostiene en el poder. Por ello este miércoles anuncia que será implacable contra la oposición si intentan derrocarlo. “Seríamos implacables”. La verdad es que Maduro parece un hombre acorralado. Porque hasta en su propia casa se conspira contra él.

#FiltracionesdeVenezuela

Juan Carlos Zapata (ALN).- El exjefe del Sebin, Cristopher Figuera, no excluye a nadie. No excluye ni siquiera a Nicolasito, el hijo de Nicolás Maduro, a quien involucra en el saqueo del oro del Banco Central, que es uno de los tantos esquemas en los que mutó la corrupción en los tiempos de Maduro. Anda en los 29 años, y es miembro de la Asamblea Nacional Constituyente.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Nada ha terminado allá en el seno del poder del madurismo. Una estructura partida como el corazón partío. Pues mientras más se indaga más se constata de la concreta participación de los altos mandos militares, de los altos y elevados jueces, de los encumbrados boliburgueses, y de ahí, en el mismo plano y más hacia abajo, una línea de oficiales militares y fichas civiles. No ha terminado ese 30 de abril. No ha terminado esa madrugada de la liberación de Leopoldo López y la huida del jefe del Sebin, Manuel Cristopher Figuera. No han terminado inclusive los rumores. No han terminado los recelos. Y las miradas que acusan y preguntan hasta dónde, hasta qué punto, en realidad, este alto jefe militar, este elevado magistrado, estaban involucrado.