alnavio.com

Diego Salazar

Juan Carlos Zapata (ALN).- Va en serio. La investigación de los capitales del régimen de Maduro es una apuesta en serio del embajador de Juan Guaidó en España, Antonio Ecarri. Esta es una de las primeras tareas que se ha propuesto el diplomático. Pero Maduro reacciona. Y contrata un despacho para que blinde las cuentas.

Pedro Benítez (ALN).- Los presidente Xi Jinping, Vladimir Putin y Recep Tayyip Erdoğan parecen interesados en mantener a Nicolás Maduro dentro del club mundial de mandatarios autoritarios. Pero como ya ha comprobado Xi, (y lo apreciará el presidente turco dentro de poco), eso no será gratis. Los gobiernos de China y Rusia dan su apoyo al régimen chavista como una manera de desafiar a Estados Unidos en el Mar Caribe, pero sin obtener a cambio un beneficio económico importante. Por el contrario, Venezuela le debe 45.000 millones de dólares a China que no puede pagar. El autoritarismo sale caro.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Toda corrupción es perniciosa. Y la de Hugo Chávez puede pasar por la más perjudicial de la historia de Venezuela. Todo un saqueo de acuerdo a los números que se manejan. Veamos esta primera cifra: ¿Qué fue de la suerte de los 1,3 billones de dólares que obtuvo el país en casi dos décadas de chavismo? Segunda cifra: los exministros Jorge Giordani y Héctor Navarro denunciaron el 2 de febrero de 2016 que al menos 300.000 millones de dólares habían sido malversados. La agencia Reuters, que entrevistó a Navarro, reportó que según cálculos de ambos exfuncionarios, aquel monto no cuenta con respaldo “suficiente”, “por lo que sospechan que fueron malversados a través de importaciones ficticias y sobreprecios”.

Juan Francisco Alonso (ALN).- Hay secretos en este caso de corrupción denunciado por el fiscal general de Venezuela. ¿Por qué no avanzaron las investigaciones que el Ministerio Público había comenzado? “Nosotros entregamos las rogatorias a la Cancillería, como manda la ley, pero como los meses pasaban y no obteníamos respuesta, en una reunión internacional preguntamos a los representantes de algunos de los países a los que enviamos las solicitudes qué había ocurrido y nos dijeron que no habían recibido nada. En la Cancillería se quedaron con todo, porque estaban protegiendo a quienes ahora persiguen”, dice un colaborador de la exfiscal Luisa Ortega Díaz.
  • 1

Pedro Benítez (ALN).- Alejandro Andrade fue uno de los tentáculos de la corrupción, porque el otro fue Rafael Ramírez. Pero en este caso la institucionalidad del chavismo-madurismo no empezó a “investigar” a Andrade hasta que cayó en desgracia. La razón es muy sencilla: los dos fueron parte de la misma estructura corrupta y corruptora que edificó Hugo Chávez para mantener y extender su poder personal. Condenarlos a ellos es condenar a Hugo Chávez.

Juan Carlos Zapata (ALN).- “Cuando salieron del poder y se vieron huyendo, refugiándose en apartamentos de amigos, en casas de amigos, en humildes ranchos de simpatizantes de la causa, y sintiéndose además limpios, sin dinero, ahí, sin que nadie se los dijera, se lamentaron de haber confiado en que el poder era para siempre. Como corrieron con la suerte de retomar el poder, se prometieron no desaprovechar la oportunidad que una vez más se les abría. Pero se les pasó la mano. Le cogieron tanto gusto al dinero que no han parado. La excusa es que el dinero es para el partido y la revolución. Todos lo saben. Y lo que comenzó como un seguro de vida se convirtió en un gran negocio y como todo negocio ofrece sus complicaciones: la competencia, la lucha por los espacios para acumular más, para tener más”.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Dieguito Salazar era una sombra viva y activa en PDVSA. En la PDVSA de la Era Chávez. En la PDVSA de Rafael Ramírez. En la PDVSA de los precios altos del petróleo. En el entorno de los negocios se le conocía como Míster Rolex, o Míster TAG Heuer. Por su gusto casi enfermizo por los relojes de estas marcas. Los solía regalar sin mayores o menores explicaciones a aquellos con quienes se reunía. A quienes lo visitaban en su oficina. O a quienes él visitaba en la oficina de ellos. O con quienes comía en un restaurant. O a quien le provocaba agasajar por algún favor. O por simpatía. O simplemente para dejar constancia de su nuevo estatus de boliburgués, los nuevos ricos formados bajo la revolución bolivariana.