alnavio.com
Edición testing    27 de enero de 2020

Dilma Rousseff

Pedro Benítez (ALN).- Los expresidentes Lula da Silva y Cristina Kirchner transforman sus respectivos juicios en causas políticas. Una estratagema hábilmente cínica para mantener el apoyo de sus seguidores dentro y fuera de sus países y conseguir impunidad.

Daniel Gómez (ALN).- El concepto de “sentencia firme” ha cambiado para el Tribunal Supremo Federal de Brasil, explica el expresidente Michel Temer. Por eso cuando apresaron a Lula da Silva la justicia actuó de forma correcta. Y por eso cuando lo excarcelaron a principios de noviembre también lo hizo de forma correcta.

Pedro Benítez (ALN).- La verdad es esta: gobiernos como los de Lenín Moreno, Mauricio Macri e incluso Jair Bolsonaro están cargando con la cuenta de los tres lustros de fiesta populista pagada por el auge de las materias primas que disfrutaron Rafael Correa, la pareja Kirchner y la dupla Lula da Silva-Dilma Rousseff. Estos tuvieron suficientes recursos para financiar toda clase de subsidios a sus clientelas políticas mientras por otro lado sostenían sus respectivas y mutuas redes de corrupción. Ahora alguien tiene que pagar la cuenta y el costo político.

Moisés Naím (ALN).- En algunos países, una vez que el sistema político aprende a defenestrar al jefe de Estado, se acostumbra a hacerlo periódicamente. La conflictividad social, el revanchismo, la polarización y la antipolítica que hoy caracterizan a muchas sociedades crean el caldo de cultivo que conduce al despido, la cárcel y, a veces, hasta la muerte de sus presidentes.

María Rodríguez (ALN).- El expresidente de Brasil, Michel Temer, propulsó el impeachment de Dilma Rousseff, sucesora de Lula. Así alcanzó la Presidencia del país en 2016. Tres meses después de darle el relevo a Jair Bolsonaro, la Policía Federal arrestó a Temer por un caso vinculado a Lava Jato. Una megatrama que ya hundió al expresidente Lula, encarcelado hace casi un año.

María Rodríguez (ALN).- La expresidenta de Brasil, Dilma Rousseff, criticó que se hable de una opción militar en Venezuela. “Sabemos lo que ocurre cuando comienzan las intervenciones. Sabemos lo que pasó en Afganistán, Irak y en Siria. No queremos esto en nuestro continente”, dijo Rousseff en una rueda de prensa en Madrid junto al expresidente colombiano Ernesto Samper. Ambos participaron posteriormente en un foro sobre derechos humanos en América Latina.

Juan Carlos Zapata (ALN).- El presidente de Brasil, Jail Bolsonaro, no deja de enviarle elogios a su aliado, Donald Trump. La última perla es llamarlo “el hombre más poderoso del mundo”. Lo dijo en una entrevista con la cadena brasileña SBT. La expresión ha sido recogida por los medios a nivel mundial.

Juan Carlos Zapata (ALN).- La presencia de Evo Morales en la toma de posesión del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha sido catalogada como una señal de pragmatismo. Morales fue el único de los mandatarios de la órbita chavista-castrista en asistir este martes a Brasilia. Morales viene de mantener buenas relaciones con Michel Temer, no así Venezuela, Cuba y Nicaragua.

María Rodríguez (ALN).- El acto de investidura de Jair Bolsonaro como presidente de Brasil constata la ruptura en la política brasileña. Sólo contó con el apoyo explícito de los expresidentes Fernando Collor de Mello y José Sarney. Dilma Rousseff y Lula quisieron restarle protagonismo al acto con una carta de protesta de Lula desde la cárcel.

LO MEJOR DE 2018

Juan Carlos Zapata (ALN).- Siempre hay que volver a lo mismo. Saltarse la norma para ser reelecto. O acudir al ventajismo electoral –con todo el peso del Estado y la corrupción- pues el propósito es ganar elecciones para que el modelo mantenga la mascarada democrática. Lo hizo Chávez. Lo hizo Correa. Lo hicieron los Kirchner. A Correa le salió mal la jugada. Jamás pensó que de las propias filas del correísmo iba a surgir la corriente que lo denunciaría por corrupción, por abuso de autoridad, por mal manejo de la economía y por egocéntrico y mesiánico. Lo que le ocurrió a Correa no es lo que quieren quienes apoyan a Evo Morales.

LO MEJOR DE 2018

María Rodríguez (ALN).- Los últimos gobiernos en Brasil suman casi una treintena de ministros investigados por corrupción. Para que el gabinete de Jair Bolsonaro sea exitoso está obligado a alejar la corrupción de las instituciones del país, también de la política. La primera arma es el juez Sergio Moro, futuro ministro de Justicia.

Leticia Núñez (ALN).- Ningún candidato ha elogiado a Michel Temer en la campaña. Nadie se ha acordado de él. No les conviene. El mandatario deja el poder después de dos años y cuatro meses con una carga demasiado pesada en su espalda: es el primer presidente en la historia de Brasil denunciado formalmente por cometer crímenes de corrupción. Temer, como destacan analistas consultados por ALnavío, es una figura tóxica. Una figura que marcará un paréntesis entre dos periodos importantes: los 13 años de presidencias del Partido de los Trabajadores y la probable llegada del ultraderechista Jair Bolsonaro. Pero no todo es negativo. La agenda reformista en economía avala al gobierno de Temer.

Daniel Gómez (ALN).- El ultraderechista Jair Bolsonaro se perfila como el futuro presidente de Brasil. Desde el adiós de Lula da Silva y su posterior caída en desgracia, el país está huérfano de liderazgo. Liderazgo interno. En América Latina. Y en su papel de interlocutor con EEUU para cuestiones clave como ahora lo es Venezuela. ¿Será Bolsonaro capaz de llenar este vacío? Anna Ayuso, investigadora senior del Centro de Información y Documentación Internacional de Barcelona, no se atreve a dar un pronóstico. Pero cree que lo que marcará la diferencia será su capacidad de sumar apoyos. De negociar. Eso lo hacía muy bien Lula.

Leticia Núñez (ALN).- Las elecciones presidenciales de Brasil dejaron varios derrotados. Lula da Silva, Dilma Rousseff y el Partido de los Trabajadores quedan muy golpeados. También el Partido de la Social Democracia Brasileña, que por primera vez desde 1994 no estará en la segunda vuelta. Y, por extensión, todo el sistema de partidos brasileño, que precisamente se sostenía en esas dos fuerzas. “Ha sido un terremoto a escala nacional”, dice un experto a ALnavío.

Leticia Núñez (ALN).- El candidato ultraderechista fue el gran vencedor de los comicios presidenciales. No sólo se impuso con 46% de los votos. Su familia también cosechó importantes victorias. Su hijo Eduardo se convirtió en el diputado federal más votado de la historia de Brasil al obtener más de 1,8 millones de votos. Mientras, su otro hijo Flavio conquistó un escaño de senador en Río de Janeiro. Y Carlos, el mediano, mantiene el puesto de concejal municipal en Río que consiguió en el año 2000.