alnavio.com

Diosdado Cabello

Pedro Benítez (ALN).- El regreso del PSUV a la Asamblea Nacional sería una victoria para Juan Guaidó, una derrota para Diosdado Cabello y un problema para Nicolás Maduro. Para el ala radical del chavismo gobernante que encabeza Diosdado Cabello implica una derrota. Es reconocer la inutilidad de la Constituyente que hace dos años se vendió como plenipotenciaria, supraconstitucional y todopoderosa. Pues bien, ella se pierde en sus manos. Razón por la cual no es de extrañar que ya haya empezado con sus tácticas de saboteo a los planes de Maduro.

Ysrrael Camero (ALN).- En 2020 habrá un proceso electoral en Venezuela. Si estas elecciones son libres y nos conducen a la democracia, o se convierten en otra alcabala de nuestra dilatada autocratización, depende de que se pueda construir una negociación a la que hay que empujar a Nicolás Maduro con los incentivos correctos, la movilización masiva en la calle, la presión diplomática y una oferta que no pueda (ni quiera) rechazar.

Pedro Benítez (ALN).- La crisis de los migrantes venezolanos en las fronteras de Ecuador y Chile, el cambio de actitud de los gobiernos de esos países ante este masivo movimiento de personas y la indiferencia con que el régimen chavista ve un problema que ha creado tienen (y no por casualidad) un antecedente en América: la crisis de los balseros cubanos hacia Estados Unidos.

Pedro Benítez (ALN).- ¿Por qué Nicolás Maduro aceptaría dialogar con el enemigo que lo sanciona y bloquea? ¿Por qué “altos funcionarios” de su régimen conversan con el imperio? La respuesta es que la revolución chavista tiene precio. Siempre lo ha tenido. En Washington lo saben.

Daniel Gómez (ALN).- Luego de las declaraciones de Donald Trump y Nicolás Maduro, confirmando contactos de alto nivel entre Caracas y Washington, la noticia de que Diosdado Cabello se reunió con altos funcionaros de EEUU gana fuerza. Porque Cabello no estaría conspirando contra Maduro. Estaría siguiendo el mandato de su presidente. Porque como se dijo en ALnavío, a Cabello no le interesa salvarse él. Le interesa salvar al chavismo. Y por ello conversó con Mauricio Claver-Carone, encargado de América Latina y el Caribe de la Casa Blanca.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Cabello no va a conversar con Estados Unidos para salvarse él. En todo caso lo haría para salvar el modelo. Y para salvar a Maduro. Y a los otros. El que claudique, el que traicione, lo pierde todo. Ante los aliados, ante los amigos, ante la militancia del PSUV, ante la base más radical, ante los militares, ante los movimientos internacionales. Y no puede perder lo que ha construido en esas bases.

#NegociaciónenVenezuela

Juan Carlos Zapata (ALN).- Ahora la fuerza está del lado de Guaidó. Juan Guaidó puede tensar la cuerda. No tanto. Pero puede hacerlo. Fue Maduro el que se levantó de la mesa de negociaciones y es Maduro el que quiere volver. Y es la Fuerza Armada la que quiere que se siga negociando. Y por ello el regreso de los mediadores a Caracas. Tal como ha sido confirmado por el propio Guaidó. Están en Caracas aunque no hay fecha del reinicio de la negociación.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Ya seguir allí, en el Palacio de Miraflores, en la Asamblea Nacional Constituyente, es una victoria. Ya seguir allí, en el poder, es una victoria. Pocos lo creen, pero Maduro y Cabello piensan con la lógica del desafío. Así actúan y así lo están demostrando. Con ese desafío sobreviven. Y no descansarán hasta echar a Guaidó de la patria que sólo a ellos, a Maduro y Cabello, les pertenece.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Ahora Bolton es el malo de todo. Es el policía malo. Porque Bolton con Venezuela se pasó de la raya. Bolton cometió errores. Y Donald Trump no estaba de acuerdo con lo que estaba haciendo el asesor de Seguridad. Trump lo nombró en el cargo, y Trump lo botó aunque John Bolton diga que renunció por diferencias con el Presidente. Ahora se ve que son severas las diferencias sobre Venezuela, Irán y Corea del Norte.

Daniel Gómez (ALN).- Elliott Abrams, enviado especial de Trump para Venezuela, se le hace “difícil ver” a un gobierno de transición en el que participen Diosdado Cabello y Tareck el Aissami, ambos con cargos en EEUU relacionados al narcotráfico.

#Informe Confidencial

Rogelio Núñez (ALN).- El triunfo de Mauricio Macri y la derrota del kirchnerismo en las elecciones presidenciales de 2015 significó el punto de partida de la teoría del “giro a la derecha” según la cual América Latina, tras una década de “giro a la izquierda”, volvía a la política pendular y giraba hacia la derecha.

#NegociaciónenVenezuela

Juan Carlos Zapata (ALN).- La revelación de Donald Trump de que en efecto su gobierno conversa con altos funcionarios del régimen de Nicolás Maduro, cambia todo el formato de negociación que se lleva a cabo con la ayuda del gobierno de Noruega. O peor, puede implosionar la mesa de negociación y el mecanismo. Lo dice un diplomático que también es experto en este tipo de procesos. Lo que dijo Trump y confirma Nicolás Maduro, marca una nueva ruta.

Pedro Benítez (ALN).- Poco a poco Nicolás Maduro y Diosdado Cabello van acercándose al final del callejón sin salida donde se han metido. Deben escoger cómo quieren perder más: confrontando o negociando. Si no tienen suficiente fuerza para la confrontación, tendrán que volver a Barbados donde los representantes de un desafiante Juan Guaidó los esperan.

Juan Carlos Zapata (ALN).- El ministro de la Defensa de Maduro no puede ocultar que es un activista del chavismo, y del propio Maduro. Cada vez que habla, lo hace con los códigos del militante, o del jefe de uno de los grupos que sostiene a Maduro en el poder. No es verdad cuando dice que defiende la Constitución y a la Patria. Sobran los elementos que lo desmienten. Sin embargo, Padrino López acaba de lanzar un mensaje que tiene su piquete.

Zenaida Amador (ALN).- El mensaje que lanzó Juan Guaidó alertando al mundo sobre la intención de Nicolás Maduro de disolver la Asamblea Nacional parece haber contenido una arremetida mayor contra la única institución legítima que queda en pie en Venezuela. El régimen reditó el esquema aplicado desde 2016, el de ir aplastando poco a poco al Parlamento, apelando a la persecución de diputados y a las amenazas.