alnavio.com

Elecciones

Pedro Benítez (ALN).- La megaelección anunciada por Nicolás Maduro amenaza con ser un fatal choque político. Si Maduro pospone las elecciones del 22 de abril dará una señal de debilidad y si los partidos opositores se dividen entre los que participan y los que se abstienen facilitarían su propia liquidación. Pero además, Diosdado Cabello está empujando a Maduro a desafiar por partida doble a la comunidad democrática latinoamericana. Destrucción mutua asegurada.

Redacción (ALN).- La Asamblea Nacional Constituyente ya ha recibido el encargo de Nicolás Maduro para que convoque comicios a la Asamblea Nacional, a los consejos legislativos estatales y municipales coincidiendo con los presidenciales. La oposición ha mostrado su rechazo.

Leticia Núñez (ALN).- El cantante evangélico Fabricio Alvarado lidera las encuestas con un 36% de apoyos, frente al 29% del oficialista Carlos Alvarado. Cuando quedan menos de seis semanas para que se celebre la segunda vuelta de los comicios presidenciales, ninguno parece cosechar un apoyo abrumador. “No hay un claro líder en términos de atracción electoral”, dice a ALnavío el sociólogo Pablo Carballo.

Pedro Benítez (ALN).- Las dos grandes potencias emergentes del planeta pueden ser el apoyo de los regímenes autoritarios que intentan consolidarse en Bolivia, Nicaragua y Venezuela. El creciente poderío económico de la República Popular China y la fuerza militar de la Federación Rusa son la única tabla de salvación del gobierno de Nicolás Maduro, cada vez más aislado por sus propios vecinos. La actitud de esas potencias puede ser uno de los desafíos más importantes a los que se enfrenten las democracias de Latinoamérica.

Leticia Núñez (ALN).- A pesar de que Brasil dejó atrás la recesión más grave de su historia, el Fondo Monetario Internacional destaca que en el país se requieren importantes ajustes fiscales y hay incertidumbre política. Una incertidumbre que también reina en Perú, donde la crisis política que se generó tras el indulto a Alberto Fujimori amenaza el buen rumbo de la economía. Ambos países, y especialmente sus sistemas financieros, serán evaluados por la institución a lo largo de 2018 de cara a reforzar la estabilidad .

Leticia Núñez (ALN).- Luis Guillermo Solís hizo historia en 2014 al convertirse en el primer presidente de Costa Rica en más de seis décadas que no procedía de un partido político tradicional. Cuatro años después, el país ha roto definitivamente con el bipartidismo. Celebrada este domingo la primera vuelta electoral, marcada por el rechazo al matrimonio gay, los ciudadanos elegirán el próximo 1 de abril entre dos candidatos emergentes: Carlos Alvarado, del PAC, y el evangélico Fabricio Alvarado, de Restauración Nacional.

Leticia Núñez (ALN).- Puede pasar cualquier cosa. Las encuestas, que hace apenas una semana daban como favorito al populista Juan Diego Castro, ahora sitúan en primer lugar al diputado evangélico Fabricio Alvarado. El fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos a favor del matrimonio igualitario, que Costa Rica debe aplicar, ha dado un vuelco a la campaña copando todo el debate. Pero, sin duda, lo que reina es la indecisión. Más de un tercio de los costarricenses aún no tiene decidido a quién votará. Hay cinco candidatos con opciones de pasar a la segunda vuelta y ninguno supera el 17% de apoyos. Nunca hubo tanta incertidumbre en un país tan próspero.

Alonso Moleiro (ALN).- El candidato presidencial Juan Diego Castro, apodado ‘el Donald Trump de Costa Rica’, encarna una especie de variante subregional de los fenómenos populistas globales. Con un estilo frontal, cuestiona la corrupción y promete acabar de raíz con la delincuencia y la impunidad. Castro ofrece un gobierno cibernético, que rinda cuentas directas a los ciudadanos, y castigar ejemplarmente los desafueros administrativos. Como suele suceder con estos meteoros carismáticos de citas electorales, tampoco es muy amigo de la prensa.

Pedro Benítez (ALN).- La propuesta del primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela, Diosdado Cabello, de celebrar elecciones parlamentarias el mismo día que las presidenciales implicaría la disolución de la Asamblea Nacional elegida en 2015 y agravaría la percepción de ilegitimidad que en la opinión democrática internacional pesa sobre Nicolás Maduro.

Redacción (ALN).- El Defensor del Pueblo colombiano asegura que se han hallado indicios de una posible intervención por parte de grupos armados en el marco de las elecciones en 287 de los 1.103 municipios del país. Colombia celebra comicios legislativos en marzo y presidenciales en mayo.

Pedro Benítez (ALN).- Venezuela va rumbo a una elección presidencial sin ningún rastro de democracia. Esta es una situación que no conocía Latinoamérica desde hace décadas y un abierto desafío a las democracias de la región.

Redacción (ALN).- El Consejo Nacional Electoral decide que los comicios se celebrarán el 22 de abril. El anuncio de la fecha llegó casi inmediatamente después de que la oposición se negara a aceptar la propuesta chavista en el diálogo que mantenían en República Dominicana.

Leticia Núñez (ALN).- El próximo 1 de abril los costarricenses tienen una nueva cita con las urnas. Elegirán presidente entre dos polos opuestos: el predicador Fabricio Alvarado, con un discurso conservador y a favor de los valores cristianos, y el candidato del oficialismo, Carlos Alvarado, el único que se ha mostrado 100% a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo. Lejos quedó la amenaza populista de Juan Diego Castro. El Donald Trump costarricense apenas logró 9,4% de los votos.

Pedro Benítez (ALN).- La más antigua guerrilla de Latinoamérica conserva su acrónimo de cara a la primera vuelta de las elecciones presidenciales previstas en Colombia para el próximo 27 de mayo, pero se presenta con un discurso muy moderado. Sin embargo, el recuerdo de la violencia y de su abierta y entusiasta identificación con el régimen chavista parece ser una carga demasiado pesada que ha llevado al candidato presidencial a renegar de las políticas sociales de su aliado.

Antonio José Chinchetru (ALN).- Los efectos del régimen de Nicolás Maduro son devastadores para la población venezolana. El autócrata, sin embargo, está demostrando que es un maestro en garantizarse la permanencia en el poder. La ilegal convocatoria de elecciones presidenciales en un plazo máximo de tres meses y una semana es una prueba ello. Al mantener siempre la iniciativa sobre la oposición, actúa como si conociera algunas de las ideas claves de Sun Tzu en ‘El arte de la guerra’ en el siglo VI antes de Cristo.