alnavio.com

Estados Undios

Zenaida Amador (ALN).- Rusia es el aliado estratégico que el régimen de Nicolás Maduro exhibe ante el mundo cuando la escena global le juega en contra, es el espaldarazo necesario frente al cerco de Estados Unidos y el contrapeso en el tablero de la geopolítica. Pero no es todo lo que el chavismo espera y necesita, al menos no con la urgencia que lo demanda.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Cuando Hugo Chávez quería manipular e impactar en los grupos de poder que lo rodeaban y en las masas que lo seguían, apelaba a un recurso cuyo propósito era enfatizar en la voluntad de estar dispuesto a llevar a cabo una tarea costara lo que costara. Y ese costo era, de ser posible, reunirse hasta con el diablo y en el mismísimo infierno. Si tengo que reunirme con el diablo, lo haré. Si la reunión es en el infierno, hasta allá iré. Vociferaba Chávez en discursos de calle o en cadenas de radio y televisión. El chavismo, todo, aprendió las frases de Chávez. Y las repite. Maduro las ha repetido. Maduro puede ir al infierno. Pero se niega ir a los Estados Unidos por muy importante que sea la tarea para el interés nacional.

Leopoldo Martínez Nucete (ALN).- Además de reunirse con los jefes de Estado de un grupo de países del Caribe y recibir a Fabiana Rosales, primera dama del gobierno interino de Juan Guaidó en Venezuela, con lo que escala en la política de confrontación con el régimen de Maduro para promover un cambio en ese país, en estas dos últimas semanas Donald Trump avanzó sin mayor reflexión en dos frentes: la migración centroamericana y la crítica a Iván Duque en Colombia.

Pedro Benítez (ALN).- Es en su propia falta de cálculo y no en la unidad opositora venezolana donde Donald Trump y su equipo de política exterior encontrarán la auténtica causa de su (por ahora) fracaso ante Nicolás Maduro y Vladimir Putin.

Zenaida Amador (ALN).- Mientras Estados Unidos repite una y otra vez que hará todos los esfuerzos necesarios para lograr la restauración de la democracia en Venezuela, lo que implica la salida de Maduro y para lo que no descarta apelar incluso a la opción militar, Rusia hace sus propias manifestaciones de fuerza y desafía a Washington dándole parte del aliento que Maduro requiere para sostenerse en el poder con facilidades financieras, acuerdos comerciales y hasta la posibilidad de enviar más efectivos a su territorio.