alnavio.com

Estados Unidos

Zenaida Amador (ALN).- La maquinaria del chavismo se activó con fuerza esta semana. Ya no sólo se hacen alardes de cohesión en las filas del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y se busca exhibir la lealtad de los componentes militares a Nicolás Maduro. Ahora Maduro y sus altos funcionarios se atrincheran, se radicalizan y tratan de meter miedo con las palabras y los hechos. En la medida en que se acerca el 23 de febrero se esfuerzan por sembrar temor en un intento por anular el ímpetu del rechazo popular.

Zenaida Amador (ALN).- Han trascurrido las primeras tres semanas desde que Estados Unidos aplicó sanciones petroleras al régimen de Nicolás Maduro tras el reconocimiento de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela. Desde entonces se han intensificado las acciones para proteger los activos externos de la nación y se cierran los flujos de recursos a disposición de Maduro, quien, casi sin oxígeno financiero, sigue forzando su permanencia en el poder. Los elevados costos de esta situación repercuten en la economía y en los venezolanos.

Alonso Moleiro (ALN).- La cuenta de Twitter del senador estadounidense Marco Rubio honra con total elocuencia la bien ganada fama de ser uno de los adversarios más fieros de Nicolás Maduro. El republicano es una voz sobresaliente en el coro internacional que señala los excesos y violaciones a la legalidad de Maduro.

Leopoldo Martínez Nucete (ALN).- Las primarias del Partido Demócrata continúan sumando aspirantes a candidatos a la Presidencia de EEUU en 2020. Esta semana entraron a la competencia (o declararon la intención de hacerlo) tres senadores. Bernie Sanders (Vermont), Cory Booker (New Jersey) y Sharren Brown (Ohio). Con sobrados méritos y cualidades, todos apelan al electorado más progresista o a la base sindical del partido.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Esto no es teatro. Donald Trump dice que ya no hay vuelta atrás. Y el general Vladimir Padrino López responde que “vamos a resistir”, “vamos a vencer”. No es comedia. Y sin embargo, todo puede transformarse en tragedia. Las partes pueden creer que tienen la situación controlada. Y en un escenario de conflicto, cualquier detalle puede escaparse del juego, del juego de guerra. ¿Y entonces?

Beatriz de Majo C. (ALN).- El Nicolás Maduro descoyuntado que vimos pocos minutos más tarde de la exposición de Donald Trump era un gobernante con el norte perdido, incapaz de aportar una nueva idea a la resolución de los graves problemas que enfrenta su gestión. Era la de un mentiroso incapaz de mirar la realidad de frente. Era la de un ser atrapado dentro de la perversidad de sus alianzas. En dos platos, la de un boxeador en situación de nocaut técnico. Ya no da más.

Aníbal Romero (ALN).- El reciente discurso del presidente Donald Trump en Miami tiene gran importancia, y constituye en sí mismo un evento político de primer orden. Ante todo, porque explicó con suma claridad qué ha pasado en Venezuela bajo el régimen chavista-madurista, y en segundo lugar porque esbozó con trazos inequívocos una estrategia dirigida hacia un futuro distinto y mejor. Lo dicho por Trump puede sintetizarse en tres frases principales.

Zenaida Amador (ALN).- El 23 de febrero concluirá el primer mes desde que Juan Guaidó, como presidente de la Asamblea Nacional, asumió las funciones ejecutivas de Venezuela de forma interina y con ese plazo termina el barniz de tolerancia que el régimen de Nicolás Maduro le ha dado. La fecha es crucial en el pulso que se vive en la geopolítica mundial por el caso venezolano y marcará un giro en la evolución del proceso, ya que puede significar el punto de quiebre del régimen y el último hito en el que se juega la supervivencia.

Zenaida Amador (ALN).- Colombia es clave en el entramado mundial que se teje ante la crisis venezolana. Pero el tono de su participación en el proceso subió la semana pasada con la reunión entre Iván Duque y Donald Trump. Ahora no sólo es el puente para el ingreso de la ayuda humanitaria internacional a Venezuela, sino que se perfila como el escenario para que EEUU exhiba su poderío militar al redoblar el cerco sobre el régimen de Nicolás Maduro. Son tiempos de decisiones históricas.

Moisés Naim (ALN).- Debe ser delicioso para Vladimir Putin saber que puede influir sobre la política y la economía de un país situado a 10.000 kilómetros de distancia. Otros en Rusia no lo ven así. En las más altas esferas del Estado ruso hoy hay tres grupos que compiten por el apoyo de Putin a sus posiciones con respecto a Venezuela: los economistas, los oligarcas y los geopolíticos.