alnavio.com

FANB

Zenaida Amador (ALN).- Desde su juramentación el 10 de enero Nicolás Maduro ha anunciado formalmente la inversión de unos 2.300 millones de euros. Este monto es clave para un país que viene de cinco años de recesión en los que ha perdido más del 50% del PIB. Pero no deja de llamar la atención que Maduro afirme que puede disponer alegremente de ese monto tras haber sometido a la población a la escasez de productos básicos, como alimentos y medicinas, porque carecía de recursos.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Lo que hay que preguntarse de entrada es si el gobierno de Nicolás Maduro se encuentra en mejores condiciones para salir airoso del reto que le ha planteado el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó. A simple vista parece un gobierno consolidado que tiene al frente a una oposición sin fortalezas. Pero las apariencias engañan.

Pedro Benítez (ALN).- Por enésima vez Nicolás Maduro denuncia un supuesto plan de Washington que involucra a Colombia para desestabilizar e intervenir militarmente en Venezuela. Secundado por Diosdado Cabello, segundo hombre del régimen, repite las mismas fanfarronadas que en su ocasión profiriera el dictador iraquí Saddam Hussein. Los dos prometen la madre de todas las batallas que ellos nunca van a dar, porque la suya es una “revolución” hecha a punta de dólares, no de balas.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Diego Arria, excandidato presidencial, exministro, exgobernador de Caracas, diplomático, y expresidente del Consejo de Seguridad de la ONU, analiza para ALnavío este escenario de guerra. En verdad, la intervención en Venezuela ya no se descarta. ¿Pero cómo puede producirse? ¿Cuál sería la magnitud? No hay tema más caliente en América que el caso venezolano. De la crisis de la democracia y el tránsito a la dictadura se pasó al éxodo masivo y ahora a la posibilidad de la intervención militar. La opción está sobre la mesa. Este domingo, el diario ABC de Madrid entró en detalles. Tituló: ‘El Polvorín Iberoamericano’.

Pedro Benítez (ALN).- Lealtad, esa fue la obsesión de Hugo Chávez y con más razón lo es de Nicolás Maduro. Lealtad sin cuestionamientos por parte fundamentalmente de los militares, auténtica columna vertebral del régimen. Pero esa lealtad no ha sido gratis, tiene un precio cada vez más difícil de pagar porque cada vez queda menos que repartir.

Pedro Benítez (ALN).- ¿Puede una operación militar derrotar la hiperinflación? Los altos mandos militares de Nicolás Maduro, encabezados por el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, contribuyen al proceso de destrucción de la economía venezolana chocando contra la misma piedra. El nuevo intento por derrotar a unas fuerzas económicas que no alcanzan a comprender sigue el libreto de la guerra económica que el dictador Idi Amín Dadá aplicó en Uganda en los años 70.

Pedro Benítez (ALN).- Maduro busca legitimidad y estabilidad. Bajar la presión internacional. Mejorar su imagen. Demostrar que está dispuesto a ceder en cualquier cosa con tal que se acepte su mandato presidencial. Pero él y sus colaboradores tendrán que hacer mucho más para cambiar la imagen que el mundo democrático tiene de ellos y conseguir estabilidad.

Pedro Benítez (ALN).- ¿Puede ser Venezuela la Siria del Caribe con apoyo ruso? Esa parece ser una idea que acarician el presidente Nicolás Maduro y su ministro de la Defensa, homónimo del señor del Kremlin. La pregunta es si Vladimir Putin desea (o puede) extender su desafío a Estados Unidos a esta parte del mundo.

Pedro Benítez (ALN).- Este jueves Nicolás Maduro, luego de jurar ante el Tribunal Supremo de Justicia, y no ante la Asamblea Nacional como manda la Constitución, se trasladó al Patio de Honor de la Universidad Militar Bolivariana, ubicada en el Fuerte Tiuna, la más emblemática base militar de Venezuela. “Lo reconocemos como nuestro Comandante en Jefe”, manifestó el ministro de la Defensa, general Vladimir Padrino López, quien ha sido su principal respaldo desde 2014.

Pedro Benítez (ALN).- Para bien y para mal las fuerzas militares venezolanas han sido en el último siglo la columna vertebral del Estado. Esa posición ha estado y está (hoy) amenazada por grupos armados que han penetrado el territorio del país bajo el amparo de los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro por razones ideológicas y como aliados del proyecto político chavista. Pero a eso hay que sumar el desprestigio en el que han caído a los ojos de la población, que las identifica como parte del régimen. Un aspecto siniestro que revela la otra cara de la crisis venezolana.

Pedro Benítez (ALN).- Es muy probable que no exista ninguna modalidad moderna de corrupción de los recursos públicos que el chavismo-madurismo no haya puesto en práctica en los últimos 20 años. La codicia incontrolada por el dinero ha sido su auténtico mal. Su motivación más íntima. El ansia de saqueo de los recursos de Venezuela por parte de sus jerarcas, funcionarios y asociados no se ha detenido ni siquiera ante el hambre de la población. Por el contrario, en el drástico incremento de la pobreza extrema (61,2% de los hogares en 2017) y en los 8,2 millones de venezolanos que aseguran comer sólo dos o menos veces al día, han encontrado una nueva ocasión para el enriquecimiento personal.

Pedro Benítez (ALN).- La semana pasada la Asamblea Nacional Constituyente de Nicolás Maduro firmó un acta de rendición. Derogó la ley de ilícitos cambiarios vigente desde 2008. En teoría ya no será ilegal comprar y vender libremente divisas en Venezuela. El régimen chavista se ha rendido ante el dólar paralelo. Ese mismo que aseguró pulverizaría. Una derrota. Pero no es de sus derrotas y fracasos de lo que quieren Maduro y el régimen que se hable. No del hambre y la emigración masiva, sino de golpes y atentados.

Pedro Benítez (ALN).- Con la magnitud de la crisis que padece Venezuela, cualquier otro gobierno de América Latina ya habría caído. De hecho, así ha ocurrido a lo largo de la accidentada historia de la región. Sin embargo, el de Nicolás Maduro no sólo no ha caído, sino que contra todas las expectativas iniciales ha logrado sostenerse durante cinco años y amenaza con completar el sexto. ¿Cómo ha sido posible? Repasar las fortalezas y debilidades de su régimen puede dar luces al respecto.

Pedro Benítez (ALN).- Desde 2006 la oposición venezolana se propuso derrotar electoralmente a Hugo Chávez y a su movimiento, arrancarle la bandera de la legitimidad al chavismo usando su Constitución y sus reglas. Lo logró de manera clara en la elección parlamentaria de 2015. Para lo que nunca se preparó fue para el día después, cuando el chavismo demostrara que no tenía intenciones de ceder el poder por un resultado electoral. Esa es la estrategia que busca hoy ante la reelección de Nicolás Maduro.

Pedro Benítez (ALN).- En un contexto de rumores y de intranquilidad militar crece la lista de antiguos jerarcas del chavismo perseguidos por Nicolás Maduro. Ahora le toca a un destacado miembro de la logia militar que participó en el intento de golpe de Estado del 4 de febrero de 1992 contra Carlos Andrés Pérez. Se trata del exministro del Interior, general Miguel Rodríguez Torres, último jefe de los servicios de inteligencia de Hugo Chávez y el primero de la Presidencia de Maduro.