alnavio.com

FANB

Zenaida Amador (ALN).- En el mundo crece la polémica acerca del proceso de cambio en Venezuela, ya que algunos señalan que se está propiciando una intervención extranjera y otros afirman que sin una acción contundente de la comunidad internacional no se concretará la salida de Nicolás Maduro del poder. ¿Qué puede suceder en el contexto actual y qué factores se están moviendo para forzar un desenlace?

Zenaida Amador (ALN).- La población espera que la ayuda humanitaria internacional logre ingresar al territorio venezolano, como lo ha planteado Juan Guaidó, para atender a 300.000 personas que están en riesgo. Pero Nicolás Maduro y sus funcionarios siguen bloqueando los accesos bajo el argumento de que el país no necesita ni alimentos ni medicinas. Lejos de aportar soluciones en este sentido, Maduro lanza promesas armamentistas y organiza ejercicios militares. Guaidó llama a la población a organizarse como una red de voluntarios para garantizar que la ayude ingrese y pueda ser distribuida.

María Rodríguez (ALN).- El premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa afirma que la lealtad de la Fuerza Armada a Nicolás Maduro responde a dos factores. Tan poderosos son estos argumentos que dificultan lo que pide Juan Guaidó: que los militares den el paso y se coloquen del lado de la Constitución venezolana.

María Rodríguez (ALN).- En la FANB “los nombramientos y ascensos no se rigen por un sistema de mérito y capacidad, sino de lealtad y afinidad política”. Lo explica al diario ALnavío un analista de Seguridad y Defensa. ¿La principal consecuencia? Impacta directamente en el potencial militar de la Fuerza Armada venezolana.

Pedro Benítez (ALN).- Secuestros de menores de edad, detenciones arbitrarias, razzias en los barrios y ejecuciones extrajudiciales son el coctel represivo con que los brazos policiales que acatan a Nicolás Maduro ponen a raya la protesta popular en Venezuela. Mientras la comunidad internacional busca salidas políticas al drama venezolano, las siniestras Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) ponen en práctica su propia versión de la caravana de la muerte en los barrios más pobres del país.

Pedro Benítez (ALN).- ¿Por qué el ministro de la Defensa, general Vladimir Padrino López, advierte del riesgo de guerra civil en Venezuela? Esta sólo es posible si hay una fractura en el mundo militar. “Estamos para evitar un enfrentamiento entre venezolanos, no es la guerra civil, no es la guerra entre hermanos la que va a solucionar los problemas de Venezuela, es el diálogo”, dijo este jueves el ministro. Qué ocultan las palabras del general que sostiene a Maduro en el poder.

Zenaida Amador (ALN).- “No quiero bonos, no quiero CLAP, lo que yo quiero es que se vaya Nicolás”. Esta es la consigna que se escucha en las reuniones callejeras, en los atestados vagones del metro y en las protestas espontáneas que se repiten en las barriadas de Venezuela. Puertas adentro de las cúpulas del chavismo la frase es evidencia de que el esquema de control social aplicado en los últimos años hace aguas en medio de una crisis sin precedentes. El margen de maniobra de Nicolás Maduro se acorta y sólo le resta apelar a las acciones represivas y al miedo.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Lo que hay que preguntarse de entrada es si el gobierno de Nicolás Maduro se encuentra en mejores condiciones para salir airoso del reto que le ha planteado el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó. A simple vista parece un gobierno consolidado que tiene al frente a una oposición sin fortalezas. Pero las apariencias engañan.

Pedro Benítez (ALN).- Nicolás Maduro aún manda pero no gobierna. En cambio, Juan Guaidó comienza a mandar y a gobernar. El primero conserva el control de los aparatos de inteligencia y la policía política, pero no puede tomar medidas de gobierno. El segundo apenas tiene escolta, pero comienza a dar pasos para concretar el gobierno de transición. El centro de gravedad del poder político en Caracas se está moviendo.

Alonso Moleiro (ALN).- La cuenta de Twitter de Fabiana Rosales, esposa del presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, es la caja de resonancia de una causa: la pugna por un gobierno de transición y la celebración de elecciones justas. Rosales entró en el radar de la opinión pública nacional e internacional una vez que la policía política apresara, y luego liberara, a su esposo. La voz de Rosales, que corre a la intensidad de la crisis política, no ha decaído.

Zenaida Amador (ALN).- Al ritmo al que se suceden los hechos en Venezuela es difícil seguirles el pulso. Tampoco es sencillo advertir todas las variaciones que ocurren en el accionar de los distintos actores nacionales e internacionales ante la coyuntura. Sin embargo, toda esta vorágine deja claro que hay un cúmulo de intereses de geopolítica en juego y que, más allá de lo que trasciende a la opinión pública, se está desarrollando una apretada agenda de conversaciones y de negociaciones de toda índole que puede añadir matices a la evolución de los acontecimientos.

María Rodríguez (ALN).- Más allá del número de carros de combate, aviones, militares, milicias… la verdadera capacidad de unas Fuerzas Armadas se mide por el nivel de formación, operatividad, tecnología, cohesión y moral del personal. Y eso en Venezuela está muy afectado. De ahí que, ante una hipotética intervención estadounidense, la potencia militar de la Fuerza Armada de Venezuela “sería bastante limitada”. Así lo ven expertos en Seguridad, Defensa e Ingeniería Naval consultados por el diario ALnavío.

Pedro Benítez (ALN).- La cúpula del régimen chavomadurista luce desconcertada y aislada. Confiando en el apoyo de la fuerza militar y de sus aparatos de seguridad, subestimaron la presión internacional y no se esperaban la reacción popular de los venezolanos de los últimos días. Dos frentes con los que no contaban lidiar.

Zenaida Amador (ALN).- Desde su juramentación el 10 de enero Nicolás Maduro ha anunciado formalmente la inversión de unos 2.300 millones de euros. Este monto es clave para un país que viene de cinco años de recesión en los que ha perdido más del 50% del PIB. Pero no deja de llamar la atención que Maduro afirme que puede disponer alegremente de ese monto tras haber sometido a la población a la escasez de productos básicos, como alimentos y medicinas, porque carecía de recursos.

Pedro Benítez (ALN).- Este jueves Nicolás Maduro, luego de jurar ante el Tribunal Supremo de Justicia, y no ante la Asamblea Nacional como manda la Constitución, se trasladó al Patio de Honor de la Universidad Militar Bolivariana, ubicada en el Fuerte Tiuna, la más emblemática base militar de Venezuela. “Lo reconocemos como nuestro Comandante en Jefe”, manifestó el ministro de la Defensa, general Vladimir Padrino López, quien ha sido su principal respaldo desde 2014.