alnavio.com
Edición testing    27 de mayo de 2020

Frontera

Carlos Moreno (ALN).- Los ejercicios militares ordenados por Nicolás Maduro siguen su desarrollo. Muestran arsenal y equipos de guerra por redes sociales en una estrategia sin mucho fundamento de secreto militar. Pero nada de eso mueve más titulares y tensiones que la invocación del TIAR el lunes y las pruebas de la alianza del régimen con la guerrilla que correrán en la ONU por cuenta de Colombia.

Carlos Moreno (ALN).- Nicolás Maduro ya evalúa su “alerta naranja” y los ejercicios militares en la frontera con Colombia, hay imágenes en redes sociales oficiales que muestran a los soldados desplegándose y aportando incluso detalles de lugares, nada más lejos de una estrategia militar seria. El gobierno de Iván Duque, al contrario, no hace más mención a su “alerta máxima” y ninguno de los componentes militares publica fotos o vídeos de sus movimientos ni operaciones de defensa en la frontera. Ni siquiera los medios colombianos detallan información de cómo se desarrolla la logística de sus militares.

Carlos Moreno (ALN).- Los insurgentes pueden pagar hasta 19 dólares por jornada confirmó al diario ALnavío Javier Tarazona, director de FundaRedes. Michelle Bachelet, Alta Comisionada de los DDHH para las Naciones Unidas, reveló en su último informe que hay grupos irregulares reclutando jóvenes de todas las edades para actividades ilícitas. Informaciones recientes de la inteligencia militar de Colombia señalan que hay activos unos 239 venezolanos en las FARC y unos 234 en el ELN. Ahora redoblan su estrategia y abordan a niños con obsequios, como refieren denuncias desde el estado Táchira.

Carlos Moreno (ALN).- En pocas horas comienzan los ejercicios militares ordenados por Nicolás Maduro en la frontera con Colombia tras su anuncio de un “alerta naranja”. Hay, según el régimen, 3.000 militares desplegados y un sistema de misiles que demostrará el poder de fuego, pero Colombia ni se inmuta con el amago belicista. Ni el Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada ni el Ministerio de la Defensa hacen mucho ruido en las redes. Los jefes militares de Colombia andan activos en frentes que asumen más peligrosos.

Carlos Moreno (ALN).- Las amenazas de Nicolás Maduro no inquietan al gobierno de Iván Duque, que ni se inmuta con la alerta naranja que éste ordenó en la frontera colombo-venezolana, ni con los 3.000 efectivos militares, ni tampoco con la instalación del sistema de misiles. El presidente de Colombia no se aturde y sabe que hará más daño con la “batería de pruebas” de la relación de Maduro, las FARC y el ELN que presentará a finales de septiembre en la Asamblea General de Naciones Unidas.

Carlos Moreno (ALN).- El Ministerio de Relaciones Exteriores de Perú anuncia el reforzamiento de la seguridad en la frontera con Ecuador para evitar el cruce de más venezolanos. La ola migratoria descendió 90% con respecto a junio.

Daniel Gómez (ALN).- El arma de Juan Guaidó es la gente. Esta le es fiel y cada vez son más. Quedó patente en las multitudinarias movilizaciones de este martes. Nicolás Maduro no puede decir lo mismo. Apenas le queda gente. Y si se aferra al poder es porque la Fuerza Armada le sostiene. ¿Lo seguirá haciendo? En ello trabaja el presidente encargado. En convencer a los militares. En trabajar por la paz. En derrocar a un régimen que se defiende con intimidaciones y verdades a medias.

Leopoldo Martínez Nucete (ALN).- En los últimos días hemos visto terribles imágenes de represión por parte de las autoridades estadounidenses contra madres e hijos llegados a pie desde Honduras y otros países de Centroamérica a la frontera entre México y los EEUU. Para contribuir a una mejor comprensión del problema que nos propone la llamada “caravana de migrantes”, dejamos aquí una serie de consideraciones.

María Rodríguez (ALN).- El sociólogo colombiano Carlos Eduardo Gálvez se muestra crítico ante el anuncio del presidente Juan Manuel Santos de endurecer los controles fronterizos con Venezuela. “Es volcar la atención de un problema humanitario hacia un asunto de seguridad nacional”, explica Gálvez al diario ALnavío y subraya que se trata de “una mirada despectiva” hacia los migrantes venezolanos. Esta entrevista forma parte de una serie con expertos en Sociología que analizan el impacto del éxodo venezolano.

María Rodríguez (ALN).- Pablo Carballo, investigador y profesor de Sociología en la Universidad de Costa Rica, explica al diario ALnavío que los venezolanos que buscan salir del país se enfrentan a dos fuertes presiones: la de la contención física -la propia frontera- y otra psicológica sobre la idea de escapar, mejorar y sobrevivir. Por ello, “la sensación de cruzar la frontera podría adquirir aún más regocijo, al menos emocional”, detalla el experto. Esta entrevista es la primera de una serie con sociólogos que analizarán el impacto del éxodo venezolano.

Ezio Serrano Páez (ALN).- Faltan 10 minutos para las seis de la mañana. El paso a Cúcuta, Colombia, se inició lento, hay apretujamiento y tensión. Por alguna jugarreta cruel de la geografía política, nuevamente desde el Oriente se desplazan grupos humanos buscando sobrevivir en Occidente. Una chocante evidencia del trasunto cultural que subyace en la dicotomía revolución vs. democracia. Lo que fue una amplia avenida abierta para dos países, ahora recuerda una vía con cuerdas para conducir el ganado a sus rediles. Faltan pocos metros para rebasar la línea limítrofe de Venezuela y Colombia. La oficina de inmigración y el Seniat, la oficina de impuestos, nos recuerdan que aún el Estado revolucionario nos puede tocar.

Redacción (ALN).- El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, anunció controles más estrictos con 3.000 agentes en la frontera con el objetivo de regular el ingreso de venezolanos de manera “controlada, ordenada y dentro de la legalidad”. La medida no sólo cierra en muchos casos la vía de escape a miles de venezolanos que huyen a diario del régimen de Maduro. Con ella, Santos también eleva la presión sobre el Ejecutivo venezolano.

María Rodríguez (ALN).- Unos 550.000 venezolanos se encuentran en territorio colombiano, 62% más que un año antes, pero no todos tienen en mente permanecer en Colombia. Los hay que van, que vienen, y otros que sólo están de paso. En común tienen su huida de Venezuela, sumida en una grave crisis política, económica y social. Hasta seis frentes tiene abierto el drama venezolano en la frontera colombiana. En Cúcuta, la frontera más utilizada, se traduce en un mar de gente. De acuerdo con Migración Colombia, este paso registró más de 10 millones de movimientos de entrada y de salida en 2017.

  • 1