alnavio.com
Edición testing    8 de abril de 2020

Gasolina

Zenaida Amador (ALN).- Los precios del petróleo se hunden y con ellos las últimas posibilidades de que la crisis en Venezuela fuera menos severa de lo esperado incluso antes del brote global del coronavirus. La precariedad es tal que sólo se pueden esperar ingresos petroleros por el orden de los 5.000 millones de dólares para todo el año, con los que será imposible atender los requerimientos básicos del país como la gasolina y los alimentos, que ya no se producen en el territorio. Mientras tanto, los venezolanos movidos por la necesidad desoyen las restricciones de la cuarentena para buscar opciones diarias para sobrevivir, a sabiendas de que sólo se espera un panorama desolador.

Pedro Benítez (ALN).- Una furia está a la vuelta de la esquina en Venezuela y no es precisamente “la bolivariana” con la que amenaza Diosdado Cabello a la oposición. El detonante puede ser el grave desabastecimiento de gasolina que ha paralizado al país. Esa es una crisis en desarrollo más urgente que una posible intervención militar extrajera.

Juan Carlos Zapata (ALN).- La producción petrolera de Venezuela ya está en los mínimos de los mínimos. El precio del petróleo también. Para Petróleos de Venezuela, PDVSA, lo que marque el mercado tampoco es el precio real, porque está obligada a vender con descuentos. La producción hoy no supera los 350.000 barriles diarios. Y no hay gasolina en el país con las reservas de petróleo más grandes del planeta. La falta de gasolina es un problema económico, y también político.

José Guerra (ALN).- Con el país paralizado por la pandemia el consumo se ha reducido drásticamente pero tampoco se pueden movilizar los alimentos desde los centros productores hacia las plazas de consumo y ese va a ser un asunto que concentrará la atención en los próximos días. Preparémonos: la crisis de la gasolina está aquí.

José Guerra (ALN).- La pandemia del coronavirus agarró a Venezuela inmunosuprimida. Es tal el estado de vulnerabilidad y precariedad que los efectos del virus todavía no se han sentido, pero lamentablemente se van a hacer evidentes con los días por venir. Las medidas de resguardo personal y el distanciamiento social, expresado en cuarentenas, tal como se ha aplicado, pueden ayudar a contener la propagación de la enfermedad. Pero crean otros problemas. El más importante es el hambre que amenaza a los venezolanos.

Zenaida Amador.- Que Nicolás Maduro haya acudido al Fondo Monetario Internacional (FMI) para solicitar 5.000 millones de dólares en financiamiento es sólo una muestra de la gravedad del cuadro que enfrenta Venezuela, cuyas dimensiones reales son difíciles de precisar en medio de la opacidad y de la incertidumbre que sume a los venezolanos mientras el Covid-19 se expande por el territorio nacional.

Zenaida Amador (ALN).- La crisis de la economía venezolana entró en una nueva etapa donde la precariedad es la que hace posible sostener en mínimos operativos a sectores fundamentales como el petrolero y el eléctrico, mientras se acentúan las distorsiones que aniquilan la capacidad de compra de la mayoría de los venezolanos y van arrasando con lo que todavía queda en pie del aparato productivo. Es un efecto constrictor que se acentúa sin que se vislumbren en lo inmediato salidas al conflicto político.

Zenaida Amador (ALN).- El colapso de los servicios públicos marca el día a día de los venezolanos sin que se vislumbren soluciones en lo inmediato. La opción del régimen de Nicolás Maduro ante la imposibilidad de invertir lo mínimo para garantizar su prestación ha sido el desguace de algunas unidades y equipos para que otros operen precariamente.

Zenaida Amador (ALN).- Existe la posibilidad de que se acabe la gasolina más barata del mundo, que se expende en Venezuela, pero no por un incremento tarifario sino porque simplemente dejará de producirse y no habrá posibilidad de importar el combustible suficiente para atender al país, añadiendo así un elemento más a la crisis que lo azota.

Zenaida Amador (ALN).- Lo que en agosto parecía ser una medida inminente del gobierno de Nicolás Maduro hoy forma parte del silencio oficial. Los funcionarios poco dicen acerca del precio al cual escalará la que hasta ahora es considerada la gasolina más barata del mundo y no hay indicios de la fecha de aplicación del aumento.

Redacción (ALN).- Es la promesa del presidente electo de México. La refinería se ubicará en su estado natal, Tabasco, costará unos 8.000 millones de dólares y se construirá en tres años.

Leticia Núñez (ALN).- Los expertos aplauden la reducción del tamaño del Estado, que se rebajen los privilegios a los funcionarios y se luche contra la corrupción. No obstante, consideran que el Gobierno ecuatoriano avanza a pasos demasiado cortos, por lo que serán necesarios más ajustes. Asimismo, destacan un problema de credibilidad. Recuerdan que Moreno ya anunció otros dos planes de austeridad pero el presupuesto del Gobierno sigue mostrando aumentos del gasto corriente.

Daniel Gómez (ALN).- Elevar el precio de la gasolina a niveles internacionales en un país hiperinflacionario no es la mejor idea. Los analistas consultados por ALnavío califican la medida como “una locura”, “un exabrupto” que hará que casi ningún venezolano pueda pagar el combustible. Eso siempre que no tengan el “perverso” carnet de la patria.

Redacción (ALN).- Venezuela y Uruguay son la cara y la cruz en América Latina. El primero es el país con la gasolina más barata del mundo, según el ranking de GlobalPetrolPrices. Cada litro cuesta 0,01 dólares. El segundo es el más caro de la región con un costo de 1,79 dólares.

Leticia Núñez (ALN).- Sin agua potable. Sin gas. Sin internet. Sin luz. ¿Sin esperanzas? Caracas también sucumbió a los apagones, que afectaron al 80% de la ciudad, así como a zonas de los estados Miranda, Vargas y Aragua. Los servicios básicos no funcionan. El Gobierno racionará la gasolina. Hay quienes creen que Venezuela camina hacia una implosión. Hablan del fracaso del modelo chavista.