alnavio.com
Edición testing    27 de mayo de 2020

Hugo Chávez

Juan Carlos Zapata (ALN).- La fuente dice. El resumen global es que el proyecto petrolero de Nicolás Maduro es una forma de deshacer todo lo que se hizo en los años de chavismo para volver a la PDVSA de 1998, la de la apertura de Luis Giusti y Rafael Caldera, y toda la democracia.

Por Juan Carlos Zapata (ALnavío).-Ese plan petrolero ya estaba en marcha. Desde 2019. Ahora Maduro, Tareck El Aissami y Asdrúbal Chávez quieren darle forma legal, y ampliarlo a otras áreas. En lo operativo ese es el plan que el 10 de diciembre del año pasado adelantó el diario ALNavío y que hasta ese momento le estaba dando resultados a PDVSA. Pero luego llegaron las sanciones. Luego se fue Rosneft. Luego otro capítulo de las sanciones, y esta semana Chevron anunció que se acogía a lo dictado por Estados Unidos: No producir ni comercializar más petróleo en Venezuela.

Zenaida Amador (ALN).- Ante la llegada del 1 de mayo, Día del Trabajador, el régimen de Nicolás Maduro decretó un aumento salarial que dejó un mal sabor de boca. Reincidiendo en su práctica de imponer medidas inconsultas, elevó lo que llama “el salario mínimo integral” de 2,5 a 4,5 dólares mensuales en medio de una crisis sin precedentes y con el país paralizado por la cuarentena para contener el Covid-19. Desde el chavismo, para justificar tal nivel de depauperación del ingreso, se argumenta que en Venezuela se regalan los servicios públicos. ¿Qué más se puede esperar?

Pedro Benítez (ALN).- Icono del populismo chavista. Santo grial de la política venezolana. Tema tabú de todas las campañas presidenciales. Un mito. Sostener en niveles bajos hasta el ridículo el precio de la gasolina fue una de las banderas más importantes para Hugo Chávez. Poco importó que durante los 12 años que estuvo en el poder, el costo de oportunidad que implicaba ese subsidio superara los gastos en salud y educación, y un gigantesco drenaje de recursos para PDVSA. Hoy, con Venezuela paralizada por la falta de gasolina y con la industria petrolera en ruinas, a Nicolás Maduro no le queda otra opción que enterrar una de las últimas banderas del chavismo.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Estados Unidos dice que no sabe dónde esté el general Hugo el pollo Carvajal. Estados Unidos lo solicita. En Estados Unidos pesa una acusación por narcotráfico contra el exjefe de contrainteligencia militar y es por ello que huye. Se escondió. Estaba en Madrid. ¿Sigue en España? Otra fuente sospecha quién esconde al pollo Carvajal.

Zenaida Amador (ALN).- En su urgencia por sostenerse en el poder a cualquier precio Nicolás Maduro lleva meses alejándose de la línea ideológica del chavismo. Esa también es sacrificable. Sin recursos y con un modelo económico fracasado, le ha coqueteado a cualquier opción, incluyendo desandar el camino estatista de la industria petrolera. La PDVSA roja rojita de Chávez parece que pasará a la historia como el registro de un desatino.

Juan Carlos Zapata (ALN).- El general Manuel Quevedo pasará a la historia como el hombre que enterró a PDVSA. Y lo hizo en tiempo récord. Petróleos de Venezuela ya estaba en crisis cuando Quevedo asumió la presidencia. Pero de él contará la historia que asumió la presidencia de la compañía cuando la producción estaba en 1,5 millones de barriles diarios, ¿y a cuánto la llevó? ¿En qué se transformó PDVSA?

Zenaida Amador (ALN).- En Venezuela la inestabilidad alcanza niveles límite y los brotes de descontento, con protestas y saqueos en varias regiones del país, aumentan a diario ante lo cual Nicolás Maduro, cada vez más alejado de la línea democrática, ha optado por meter directamente la mano en el bolsillo de las empresas privadas con el fin de garantizar sus menguados programas sociales y crear una ilusión de señorío cuando en verdad el país entero parece salirse de control.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Maduro presiona. En la calle y en las empresas. Maduro sigue el libreto. A la ofensiva. Como hasta ahora le ha funcionado, pues aprieta más. Pero la situación tiene un límite. La situación puede estallarle. La cuerda puede romperse.

Pedro Benítez (ALN).- Los motines del hambre sacuden a la Venezuela profunda. Ese país azotado por la carestía y abandonado a su suerte por el régimen chavista. El detonante del malestar es la manera corrupta y arbitraria como los funcionarios civiles y militares chavistas venden la gasolina y las cajas de los alimentos sociales, Clap. Mientras tanto, desde el centro del poder en Caracas, Nicolás Maduro mira con indiferencia confiado en su control sobre la Fuerza Armada Nacional y apostando a una población resignada. Dispuesto a imponer una “normalidad relativa y vigilada”.

Zenaida Amador (ALN).- “A Venezuela no la detiene ni el petróleo a 10 ni a menos 10”, afirma Nicolás Maduro tratando de emular aquel grito de guerra que Hugo Chávez lanzó en 2009: “Pónganme el petróleo a cero y aún con eso Venezuela no entra en crisis”. El crudo marcador de Venezuela se cotizaba este martes entre 1 y 2 dólares. ¿Qué pasará?

Pedro Benítez (ALN).- Acusaciones, amenazas, detenciones arbitrarias, el régimen chavista ha hecho de la pandemia del coronavirus otro capítulo de su guerra sin fin. Ahora le ha tocado el turno a uno de los cuatro gobernadores de oposición, Alfredo Díaz, del estado Nueva Esparta, a quien acusan de haber permitido la llegada del exterior del contagio a la Isla de Margarita cuando todas las evidencias indican que la responsabilidad es de los mandos militares nacionales que responden a Maduro.

Hernán Castillo (ALN).- “Nada es tan peligroso como un Ejército en medio de una nación pacífica”, dice Alexis Tocqueville. Y de aquí partimos para decir que el tema esencial para comprender el proceso político venezolano, paradójicamente es uno de los temas menos estudiado por la sociedad civil. Me refiero a las relaciones civiles y militares y la seguridad y defensa del Estado democrático.

Por José Guerra (ALN).- Venezuela enfrenta una situación fiscal explosiva. Los precios del petróleo luego del acuerdo de la OPEP lejos de recuperase se han desplomado hasta alcanzar -la cesta venezolana- el 17 de abril el irrisorio nivel de13 dólares por barril, con el cual no se cubren los costos de producción, situados en promedio cerca de 27 por barril.

Pedro Benítez (ALN).- Una furia está a la vuelta de la esquina en Venezuela y no es precisamente “la bolivariana” con la que amenaza Diosdado Cabello a la oposición. El detonante puede ser el grave desabastecimiento de gasolina que ha paralizado al país. Esa es una crisis en desarrollo más urgente que una posible intervención militar extrajera.