alnavio.com

Hugo Chávez

David Placer (ALN).- BBVA llegó a ganar en Venezuela más de 350 millones de euros en 2013, el año que Maduro ascendió a la Presidencia, un resultado extraordinario en medio de la crisis que comenzaba. Seis años después, su negocio en el país es completamente residual: 0,1 billones de euros. La entidad redondea al alza su verdadero valor para que el negocio no quede tan deslucido en sus tablas de resultados.

Zenaida Amador (ALN).- Citgo es el principal activo externo de Venezuela y ha sido epicentro de las acciones de Juan Guaidó, como presidente interino, para darle protección ante la debacle económica del país, el impago de deuda y otros desmanes cometidos a lo largo de dos décadas de chavismo. Aunque el gobierno de Estados Unidos ha sido uno de sus principales aliados en la lucha contra Nicolás Maduro, en el esfuerzo por resguardar Citgo parece dejar solo a Guaidó.

Pedro Benítez (ALN).- Juan Guaidó no ha logrado aún desalojar del poder a Nicolás Maduro. Pero sí ha conseguido mantenerlo en jaque sosteniendo un respaldo popular interno y un apoyo político externo inéditos para un líder opositor venezolano. Sin el factor Guaidó cualquier oportunidad de cambio en Venezuela ya hubiera sido barrida.

Nelson Rivera (ALN-El Nacional).- Expresidente de PDVSA, exministro de Educación, expresidente de la telefónica CANTV, Gustavo Roosen es una de las voces más calificadas de Venezuela. En esta entrevista aborda el cambio en Venezuela, las medidas urgentes y las medidas de fondo. Señala que “no es sólo poner orden en las finanzas. Será indispensable reinventarse tanto en los sectores de la producción y la comercialización como en el de los servicios. Habrá, por ejemplo, que desarrollar en gran escala el turismo y convertirlo en fuente de empleo y de divisas, para lo cual hay que comenzar por resolver el grave estado de la seguridad ciudadana”.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Dos hijos de Chávez ya no se muerden la lengua para insultarse. O para asomar secretos. Tal vez aún los frena lo delicadas que son algunas materias, y que algunas comprometen a la memoria de Hugo Chávez, y que siendo así pueden desatar tormentas inconvenientes para el conjunto, que bien está en el poder, o que bien estuvo en el poder, y que ahora se ubica en el bando de la disidencia chavista.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Hubo un tiempo que al canciller Maduro le salían muy bien las cosas. Entonces tenía a Hugo Chávez. Y contaba con Fidel Castro. Pero sobre todo, tenía mucho dinero. Así, la Cancillería de Caracas era una maquinaria de iniciativas, pero también de manipulaciones, y engaños.

David Placer (ALN).- José Carlos Gómez, el fotógrafo que acompañó a Nicolás Maduro en su primera campaña, cuenta cómo fue descubriendo que el chavismo ha quedado reducido a “show y negocio”. Asegura que, detrás de la enorme propaganda de las misiones y de los planes sociales, sólo vio mentiras y, en el mejor de los casos, medias verdades.

Daniel Gómez (ALN).- En conversación con el diario ALnavío, el senador chileno José Miguel Insulza habla de su turbulenta relación con el expresidente Hugo Chávez, quien le llegó a llamar, siendo Insulza secretario general de la OEA, “insulso, pendejo y virrey del imperio”.

Zenaida Amador (ALN).- En medio de la crítica situación que atraviesa Venezuela, sumida en una emergencia humanitaria que centra la atención del mundo entero, el régimen de Nicolás Maduro no sólo utilizó el hambre de la población como estrategia política y como mecanismo de control social, sino que lo alentó como una vía para el enriquecimiento ilícito propio y de sus allegados. En este escándalo, que remueve la indignación de un país donde cerca de 90% de los hogares vive en situación de pobreza, están implicados empresarios emergentes que crecieron a la sombra del chavismo, varios altos funcionarios del régimen -muchos de ellos militares- y los propios hijastros de Maduro.

Pedro Benítez (ALN).- En sus ruedas de prensa matutinas, “las mañaneras”, el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador se empeña en que se recuerde a Hugo Chávez. No obstante, sin la renta de los petrodólares no puede emular al extinto comandante-presidente venezolano.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Nadie, ni los amigos saben en qué momento Diosdado Cabello se hizo socialista. O al menos es hacia donde apunta el discurso. Nadie, ni los amigos pueden jurar que sea socialista. Pero es lo que Diosdado Cabello, el número 2 del chavismo, pretende que le crean. Por ello no deja de repetir que sin el socialismo hubiera habido una guerra en Venezuela. Que sin la revolución el país hubiese estallado. Que es la conciencia socialista la que ha permitido que Venezuela cruce por esta especie de periodo especial sin conflictos que lamentar. Nadie, ni los amigos pueden dar fe de la fecha en que Diosdado Cabello dejó atrás la llamada derecha endógena, que era la corriente a la que lo vinculaban, atribuyéndole la llave de los grandes negocios en tiempos de Hugo Chávez, quien lo protegió en las buenas y en las malas, pese a que en ocasiones lo apartó del primer anillo del poder.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Dicen que no hay nada imposible en política. O que la política es el arte de lo posible. Esto está por confirmarse o negarse en Barbados, donde Juan Guaidó y Maduro negocian un acuerdo para conjurar la crisis de Venezuela. El arte de la política tendrá que despejar el escenario sobre si hay elecciones presidenciales en 2020, y sin Maduro en el poder.

#Informe Confidencial

Rogelio Núñez (ALN).- En paralelo a la decadencia del ideal de integración chavista, se alza la Alianza del Pacífico que sale de la Cumbre de Lima más fuerte y con mayor proyección. La Alianza, nacida en 2011, ha tomado el liderazgo internacional a favor del libre comercio, la integración y el multilateralismo en un mundo convulso donde se encuentran en alza las tentaciones proteccionistas.

Juan Carlos Zapata (ALN).- A Nicolás Maduro le va a salir caro el asesinato del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo. Le saldrá caro en todos los planos. En el político interno. En lo internacional. Y en lo militar.

Pedro Benítez (ALN).- El reciente triunfo de la oposición turca en las elecciones municipales de Estambul, la principal ciudad de ese país, parece recordar que ante regímenes autoritarios, a sus respectivas disidencias les resulta más efectivo el recurso de los votos que el de las balas. Enfrentar a una dictadura cuando no se tiene armas es un dilema de todos los movimientos democráticos en países tan lejanos el uno del otro como Turquía y Venezuela.